domingo, 31 de octubre de 2010

Las creencias supersticiosas son cada vez más comunes

Creer posible algo es hacerlo cierto.


Friedrich Hebbel


Desde Discovery News
Por Emily Sohn
Traducción y comentario final: KC



Es esa época del año otra vez. Fantasmas, duendes y otros personajes fantasmagóricos salen de las sombras y entran a nuestra vida cotidiana.


Para la mayoría de la gente, la emoción dura unas semanas cada mes de octubre (y un par de días de noviembre para los mexicanos; nota de KC). Pero para los verdaderos creyentes, lo paranormal es un hecho cotidiano, no sólo una broma de días festivos.


Para entender lo que impulsa a algunas personas a creer de verdad, dos sociólogos visitaron ferias psíquicas, pasaron noches en casas embrujadas, recorrieron bosques con cazadores de Pie Grande, se inscribieron en grupos de apoyo para las personas que habían sido secuestrados por extraterrestres, y llevó a cabo dos encuestas a nivel nacional.


Contrariamente a lo que podríamos pensar como estereotipos comunes, la investigación no reveló un único perfil de personas que aceptan lo paranormal. Los creyentes van desde la gente con espíritu libre, gente con bajos ingresos y poca educación y hasta empresarios de alto poder. Algunos eran vagabundos y otros eran neurocirujanos.


Las razones por las que la gente cree son variadas, informaron los investigadores en un nuevo libro, llamado "América Paranormal: Encuentros con fantasmas, avistamientos de OVNI's, cazadores de Pié Grande, y otras curiosidades en la religión y la cultura"


Para algunos, lo paranormal es sólo otra forma de explicar el mundo. Para otros, los fenómenos extraordinarios ofrecen oportunidades para perseguir los misterios, la experiencia de emociones e incluso alcanzar el estatus de celebridad, si realmente pudieran encontrar la evidencia.


"Es casi como una forma adulta para conseguir esa infantil necesidad de aventura y exploración", dijo el co-autor Christopher Bader, de la Universidad de Baylor en Waco, Texas. "Otras personas están sentadas en casa y alquilan videos, pero usted está sentado en una casa embrujada que está infestada de demonios."


"Estos chicos que están a la caza Pie Grande andan fuera persiguiendo un monstruo", agregó. "Se puede ver el verdadero atractivo en salir de fin de semana y nunca saber lo que se puede encontrar."


No hay datos concretos sobre qué tan común es creer en lo paranormal, lo que Bader y el co-autor Carson Mencken definen como creencias o experiencias que no son plenamente aceptadas por la ciencia o la religión.


Pero las tendencias en la programación de televisión ofrecen una pista de que hay un amplio interés en los fenómenos místicos y que se está volviendo más común. En la década de 1970 y 1980, dijo Bader, había tal vez una o dos series de temas paranormales en la programación de la televisión. Hoy en día, hay docenas, incluidos los programas sobre cazadores de fantasmas, los niños psíquicos, casas encantadas e incluso animales domésticos poseídos.


Un montón de científicos han puesto su energía para desacreditar las afirmaciones paranormales. Por el contrario Bader y Mencken querían mirar lo que impulsa a la gente a creer.


Comenzaron con dos encuestas a nivel nacional entrevistando a un total de más de 3,000 estadounidenses acerca de sus creencias, experiencias e intereses.


Cuando los científicos llegaron a los resultados, encontraron que las personas que son moderadamente religiosas son más propensos a creer en lo paranormal. Esto podría ser porque son lo suficientemente abiertas como para creer en lo desconocido, pero no tan rígidas en sus creencias religiosas para rechazar por completo las experiencias misteriosas.


Las cifras también muestran que diferentes tipos de entidades paranormales gustan a diferentes grupos demográficos. Las mujeres, por ejemplo, son más propensas a creer que viven en casas embrujadas. Los graduados universitarios son más propensos a tener experiencias fuera del cuerpo. Hombres solteros blancos son más propensos a creer en los ovnis.


Los cazadores de Pie Grande fueron quizás el grupo más sorprendente, dijo Bader. Ellos desafiaron todos los estereotipos de perseguidores paranormales que usan túnicas y están en comunión con los espíritus.


En cambio, eran muy serios, muy convencionales y, a menudo altamente profesionales. De hecho, sus creencias contradicen sus estilos de vida, a tal grado que muchos de ellos estaban plagados de ansiedad, los que les empujaba aún más a seguir con sus creencias.


"Sus amigos y familiares los consideran chiflados", dijo Bader. "Todo el mundo está diciendo que están locos. Por lo tanto, tienen un verdadero estilo agresivo y seriedad de propósitos. Quieren demostrar a todos que estaban equivocados."


Para un cazador, la búsqueda se inició un día cuando estaba en el bosque y jura que vio a Pie Grande en su camino.


"Imagínate la presión que eso inyecta en tu vida", dijo Bader. "Te consideras un chico normal, inteligente, y piensas que acabas de ver un mono gigante de pie delante de ti. Ahora, tienes que empatar esto con tu vida". "No se trata de personas que tratan de explicar un mundo loco", añadió. "Ellos están tratando de demostrarse a sí mismos que no están locos."


Independientemente de la persona o el fenómeno, las experiencias paranormales son puramente peculiaridades del cerebro humano, dijo Michael Shermer, director ejecutivo de la Sociedad de Escépticos, una organización educativa, y el editor fundador de la revista Skeptic.


Ya sea que se escuchen crujidos en una vieja casa o se vean puntos que se mueven al azar en una pantalla de computadora, dijo, la gente tiende a buscar patrones y significados en todo.


"La condición predeterminada en el cerebro es que todos los patrones son reales", dijo Shermer. "Es simplemente lo que hacemos."



Comentario


Como cualquier tendencia de moda, la penetración de este tipo de creencias en las sociedades se ve acrecentada (y en cierta forma justificadas en la sicología de las masas) por los medios masivos de entretenimiento y comunicación. Eso es una desgracia para el desarrollo de nuevas generaciones de científicos y tecnólogos.


En efecto, buscar la última evidencia de la presencia de extraterrestres en la Tierra, o la presencia de objetos fuera de tiempo, o el efecto de la telepatía generada por seres fuera del Sistema Solar, resulta más excitante que aprender a resolver ecuaciones diferenciales de segundo orden, o ceñirse al tedioso método científico que se basa en la recolección minuciosa de datos y evidencias para posteriormente analizarlas con un rigor sin sesgos.


El problema es que esta generación de creyentes de lo paranormal no podrá usar su creencia para resolver los problemas tecnológicos de una creciente población que demanda energía, ambiente limpio y posibilidades reales de desarrollo sustentable. Pero tampoco podrá hacer reales sus creencias como lo pregona don Federico Hebbel. Al menos no sólo por obra y gracia de sus creencias por si mismas.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Pánico y muerte por el contrabando de un cocodrilo

El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.


Sigmund Freud


Desde Scientific American
Por John Platt
Traducción: KC



Los contrabandistas de vida silvestre hacen casi cualquier cosa por dinero fácil, incluso escondiendo a un depredador vivo en un avión, sin tener en cuenta el riesgo para el animal o los demás pasajeros. Esta actividad ilegal llegó a una devastadora y absurda situación extrema recientemente cuando un hombre presuntamente intentó transportar de contrabando un cocodrilo vivo en un avión a su salida de la República Democrática del Congo (RDC). El cocodrilo se soltó, la tripulación y los pasajeros entraron en pánico, y el avión se estrelló, matando a 20 personas.


Por extraño que parezca, el cocodrilo sobrevivió al accidente, sólo para ser asesinado a machetazos posteriormente por campesinos locales.


Sólo un pasajero vivió para dar testimonio de los acontecimientos. El sobreviviente no identificado fue entrevistado por la revista africana de noticias con sede en Francia Jeune Afrique, donde dijo que el cocodrilo fue transportado en el avión dentro de una maleta deportiva. Cuando el cocodrilo se escapó, según se informa, los pasajeros corrieron hacia la cabina del piloto, poniendo el avión fuera de balance, afirmó el hombre.


La revista también informó que el cocodrilo habría sido destinado a la reventa, aunque la forma en que el superviviente del accidente sabía de esto no está claro. El incidente ocurrió el 25 de agosto, pero los informes iniciales dijeron que el avión se había quedado simplemente sin combustible.


ITN News colocó un vídeo del lugar del accidente en YouTube.


Ninguno de los informes identificó la especie del cocodrilo, pero la República Democrática del Congo es el hogar de una rara subespecie conocida como el cocodrilo enano del Congo, o de Osborn (Osteolaemus tetraspis osborni).


Foto por Sias van Schalkwyk a través de stock.xchng



sábado, 23 de octubre de 2010

Muchos universos, y ninguno requiere de dios

¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante: ¿Habrá mujeres allí?


Woody Allen


Desde el NYTimes
Por Dwight Garner
Traducción: KC



Stephen Hawking, el científico más respetado desde Einstein, es un matemático formidable y también un vendedor formidable. "Quiero que mis libros se vendan en los quioscos del aeropuerto", ha declarado con picardía, y ha aprendido a ponerlos allí.


La "Breve Historia del Tiempo" de Hawking, publicada en 1988, vendió unos nueve millones de copias (los típicos "Best seller" de ciencia venden una pequeña fracción de ese número). Lo hizo en parte, apoyándose en su preocupante historia personal. El cuerpo de Stephen Hawking está siendo devastado por la enfermedad de Lou Gehrig, mientras que su mente está totalmente intacta, una pequeña caja negra en medio de los restos del naufragio. No fue casualidad que el Sr. Hawking en silla de ruedas con cara de duende apareciera en la portada de ese libro - una rareza para un libro de seria inteligencia - y no en su contraportada.


En "Breve Historia del Tiempo" Hawking también incursionó en lo que el escritor científico Timothy Ferris ha llamado "Pregonerismo de dios". El señor Hawking, un veterano profesor de matemáticas en la Universidad de Cambridge, apenas ha mostrado algo como una inclinación religiosa durante su larga carrera (en las memorias de su ex esposa se le califica como un ateo). Pero terminó "Breve Historia", declarando que el descubrimiento de una teoría unificada en física nos podría ayudar a "conocer la mente de dios". Era una línea que  - cínicamente, algunos pensaron - permitía algunos destellos de luz solar difusa para calentar la fría navaja de su pensamiento.


El nuevo libro del Sr. Hawking, "The Grand Design", publicado el martes pasado, ya fue noticia y ha sido un tema de tendencia en Twitter, gracias a un tipo diferente de pregonerismo de dios. Esta vez el señor Hawking, se nos dice, declaró prácticamente muerto a dios.


Su búsqueda de una respuesta a la pregunta "¿Cómo empezó el universo?" Le ha llevado a sugerir que la creación de nuestro universo y de otros universos simplemente "no requiere la intervención de algún ser sobrenatural o dios." Es otro movimiento astuto. Los libros sobre las guerras de Dios son más fáciles de discutir que los que analizan los puntos más finos de la física cuántica. Al momento de escribir esta nota, "The Grand Design" es el libro N º 1 en Amazon, un punto por encima de "Libertad", la muy publicitada nueva novela de Jonathan Franzen.


La verdadera noticia sobre "The Grand Design", sin embargo, no es el señor Hawking anticipa el fin de dios, información que no sorprenderá a nadie que haya seguido de cerca su trabajo. La verdadera noticia sobre "The Grand Design", es que ha abandonado el lenguaje encantador de "Breve historia del tiempo" y ha optado por ser alternativamente condescendiente e impenetrable.


"The Grand Design" está lleno de chistoretes. "Si piensas que es difícil lograr que los seres humanos obedezcan las leyes de tránsito", leemos, "imagina convencer a un asteroide para se mueva a lo largo de una elipse". Este es el tipo de libro que introduce el legendario físico Richard Feynman como "un personaje pintoresco que trabajó en el Instituto de Tecnología de California y tocaba el bongo en una banda". Hawking escribió "The Grand Design" junto con Leonard Mlodinow, un compañero físico que también ha trabajado en " Star Trek:. La nueva generación". Este libro es provocativa ciencia pop, una exploración de las ideas más recientes sobre los orígenes de nuestro universo. Pero el aire dentro de esta biosfera literaria no es especialmente agradable para respirar.


En su esencia "The Grand Design" es el examen de un candidato relativamente nuevo para la "teoría final de todo", algo que se llama teoría-M, en sí misma una extensión de la teoría de cuerdas, que trata de reconciliar la relatividad general y la mecánica cuántica. "La teoría-M no es una teoría en el sentido habitual", los autores escriben. "Es toda una familia de teorías diferentes". Según la teoría-M "el nuestro no es el único universo". dicen los autores. "En lugar de eso,la teoría-M predice que un gran número de universos fueron creados de la nada". La imagen que viene a la mente aquí, según otros han escrito sobre la teoría-M, es la de dios soplando burbujas de jabón.


Pero el señor Hawking y elseñor Mlodinow afirman que "su creación no requiere la intervención de algún ser sobrenatural o dios. Más bien, estos universos múltiples surgen naturalmente de las leyes físicas. Se trata de una predicción de la ciencia". Muchos de estos universos serían muy diferentes del nuestro, agregaron los autores, y "absolutamente inadecuados para la existencia de cualquier forma de vida", o por lo menos en cualquier forma de vida de forma remota como la nuestra.


Si se confirma la teoría-M, sería "el principio unificador que Einstein tenía la esperanza de encontrar", escriben los autores. Pero es una teoría un tanto decepcionante, una colcha de retazos en lugar de una prenda de bien vestir, sin problemas.


Para acercarse a su pensamiento acerca de la teoría-M, el Sr. Hawking y el Sr. Mlodinow primero pasean tranquilamente por la historia del pensamiento científico sobre la naturaleza de nuestro universo, desde Pitágoras a Descartes, y de Heisenberg de Feynman. A menudo son buenos en el trabajo, hasta lograr nítidas las imágenes mentales. Escriben sobre una ciudad en Italia que, hace unos años, obligó a los dueños de mascotas a mantener a los peces de colores en peceras de vidrio curvas. ¿Por qué? Debido a que es cruel, el ayuntamiento alegó, dar a los peces "una visión distorsionada de la realidad".


Somos muy similares a esos peces de colores, los autores sugieren. Nuestras percepciones son limitadas y deformadas por el tipo de lentes a través de los cuales vemos el mundo, "las estructuras de interpretación de nuestro cerebro humano". Cavando profundamente en la física cuántica, ellos argumentan que nuestro universo "no tiene sólo una única historia, sino cada historia posible, cada una con su propia probabilidad". Nosotros creamos la historia al observarla; la historia NO nos crea a nosotros. Hay mucho en "The Grand Design" que, si no se es un físico o un matemático, a veces hace doler la cabeza, sobre todo las ideas acerca de por qué el tiempo como lo conocemos no existe. Incluso Feynman escribió una vez: "Creo que puedo decir con seguridad que nadie entiende la mecánica cuántica".


Los argumentos en "The Grand Design" - especialmente las de por qué dios no es necesario para imaginar el origen del universo - pusieron en la mente de algo que el Sr. Ferris dijo en su excelente libro "Todo el asunto" (1997).


"Los sistemas religiosos son inherentemente conservadores, la ciencia es inherentemente progresista", escribió el señor Ferris. La religión y la ciencia no tienen por qué ser hostiles entre sí, pero podemos dejar de intentar que ambos reinos tengan citas a ciegas. "Esto puede ser un ejemplo", agregó el Sr. Ferris, "donde las buenas paredes hacen buenos vecinos."

viernes, 22 de octubre de 2010

La fe en dios ¿nos hará millonarios?

El que está satisfecho con su parte es rico.


Lao-tsé



Hace algún tiempo tuve una etapa de penurias monetarias. No tenía trabajo fijo y había que mantener a mi familia. Fue una etapa difícil, pero que finalmente pude superar. Durante ese lapso, llegué a platicar con algunas personas sobre mis problemas. No faltó quien, sabiendo de mi agnosticismo y falta de fe, me aconsejara que me acercara a dios para pedirle que la abundancia regresara a mi vida, que retornara al buen camino del señor y que me cobijara con su palabra. Según estas personas eso haría que mi situación mejorase.


El resultado fue que mi situación mejoró sin necesidad de cambiar mi modo de pensar. Cambió por otras razones, porque no dejé de buscar oportunidades de trabajo, de mejores ingresos, de mejores perspectivas económicas. No me dejé vencer por lo oscuro del panorama financiero del país. No bajé la guardia y seguí buscando.


Pero siempre me quedé con la intención de analizar el consejo que la gente me daba. Sobre todo por las posibles implicaciones que podría tener, en caso de ser cierto eso de que si uno "se acerca a dios" entonces dios, de alguna forma, le premiará con mejores ingresos.


La fe cuantificada


Antes de iniciar el análisis, debo decir que la pregunta que da título a la entrada no se refiere a que podemos hacernos millonarios manejando la fe de otros, porque esa faceta está bastante comprobada. Ese sería el caso de sectas religiosas como la Fraternidad Cristiana de Guatemala.


El primer punto de análisis es la forma en que supuestamente uno debe pedir a dios la abundancia. De acuerdo con la gente que me aconsejó, la petición debe hacerse con fe, mucha fe. Las preguntas obligadas serían, si yo deseo mil dólares (por decir una cantidad) ¿Con cuanta fé debo pedírselo a dios? ¿Cuántas veces al día? ¿Hay una forma de cuantificar la fe contenida en los rezos y peticiones a dios? Y si es así, entonces si pido un millón de dólares ¿Debo aumentar la fe en mil veces con relación a la de mi petición por mil dólares?


Y al revés. La gente que ya obtuvo un millón de dólares ¿tuvo una fe de ese tamaño? La gente pobre, que vive en condiciones infrahumanas ¿esta así porque no tiene fe en dios? Si sólo dependiera de pedirle a dios, esos millones de pobres en el mundo ¿No lo habrán hecho ya? Y si ya lo hicieron ¿Por qué siguen siendo pobres?


Me gustaría referir un ejemplo que apunta hacia el lado contrario del consejo recibido. Uno de los países más pobres en latinoamérica, Bolivia, tiene un índice de pobreza (porcentaje de la población por debajo del nivel de pobreza) de 60, de acuerdo con index mundi. Pero otra estadística muestra que el 73 por ciento de la población de ese país profesa la religión católica, y que el total de la población con algún tipo de religión es de 88% (sólo un 12% sin religión). Mi razonamiento es que al parecer no hay una relación directa entre creencia religiosa y bienestar económico.


Causas y efectos


Podemos pensar que la causa de la pobreza o de la riqueza reside en el sistema económico de una región o país. Podemos pensar que hay sistemas que favorecen una distribución de ingresos más equitativa, pero eso también tiene sus puntos débiles. Cuba tiene un sistema socialista que distribuye ciertos satisfactores en forma equitativa; sin importar sus ingresos (que en pormedio pueden ser de entre 10 y 20 dólares al mes), los Cubanos tienen acceso a la educación, salud, luz eléctrica y el agua potable. A pesar de estas dificultades económicas es raro apreciar en las calles cubanas a personas de extrema pobreza, como sí se pueden observas en otros países latinoamericanos. Pero por otro lado, en los EE. UU., considerado el país más rico del mundo, un censo de 2005 reveló que 21 de cada 100 estadounidenses son pobres (http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=682013). Aunque este valor se contrapone al valor de index mundi, que se reporta como 12 (12% debajo del nivel de pobreza) para nuestros vecinos del Norte.


Podemos pensar también que las causas de pobreza o abundancia son estrictamente personales (sin considerar el sistema económico en el que se desarrolle la persona). Pero eso sería descartar las causas externas que ciertamente influyen. Es bien sabido que en una economía desarrollada es menos probable tener altos niveles de pobreza.


El caso de la fe religiosa como causa de pobreza o abundancia no está plenamente documentado. Ha habido algunos intentos como el de Guillermo Gómez Santibáñez, Director del Centro Interuniversitario de Estudios Latinoamericanos y Caribeños “Mauricio López” (CIELAC). En su blog cuestiona "La pobreza de Nicaragua ¿tiene alguna relación con su intensa devoción religiosa?". Cito un párrafo de su autoría:


El creciente mercado religioso, se expresa y evidencia en la oferta y demanda de testimonios de milagros, sanaciones y riquezas, bajo una actitud e ideología conocida como “teología de la prosperidad”, la que tiene entre sus características principales el establecimiento de una relación causa-efecto entre la aceptación de una fe y el disfrute de la abundancia económica, acompañada de una pastoral gerencial.




Y sin embargo, el mismo autor nos dice: "Dentro de la escala de países con menos desarrollo, la CEPAL sitúa a Nicaragua en el lugar 180. Su nivel de pobreza es comparable con los países de Africa". Yo interpreto que su conclusión es que "lo más seguro es que quien sabe". El hecho es que Nicaragua es un país pobre, sin importar las nuevas olas de religiosidad que se presentan en muchos países.


Por lo pronto, lo que es indiscutible es que mucha gente que tiene fe en dios no tiene propsperidad, al menos no en el modo en el que se inició esta entrada, en términos de miles o millones de dólares. Y lo contrario también sucede. Hay gente que tiene prosperidad económica y que es bastante religiosa. Pero las estadísticas muestran que son los menos.


Finalmente, al igual que la pobreza y la abundancia, las religiones están en todo el mundo (excepto en las zonas inhabitadas), como puede verse en el siguiente mapa.






El control de la inconformidad


Pero también se debe considerar lo que la cita de entrada nos dice, en las palabras de Lao-Tse. Una auto programación para sentirnos satisfechos con lo que tenemos puede traer un poco de paz a nuestras vidas. Hay gente que acude a la fe religiosa para llegar a ese estado de tranquilidad (no quisiera llamarle conformismo). Teniendo una actitud positiva hacia las dificultades (aunque sea con la ayuda de la fe religiosa) puede hacer el cambio. La autosugestión sobre la fatalidad, el destino o las variables ocultas como causa de una falta de prosperidad finalmente tiene sus consecuencias (principalmente en el momento de tomar una decisión frente a una oportunidad de mejora).


Habemos otros que sin necesidad de tener fe, podemos llegar también a ese estado de neutralidad emocional respecto a los bienes materiales y financieros. Aunque es recomendable siempre tener un plan de vida que nos fije metas más allá de nuestro estado actual (estado financiero, estado de satisfacción, estado de confort).


Después de todo, los humanos somos seres de retos, y la historia nos demuestra que la gente que venció esos retos es la gente que hace la diferencia. Consideremos que la inconformidad puede resolverse de dos formas, avanzando en forma activa para salir de ella, o sugestionandonos para abolirla.


La conclusión de la casa es que es mejor no confiarnos en en la causa divina y más bien empeñarnos en fomentar la causa terrena.


Ilustración de entrada: Cartón de Garzón. Tomado de: El Espectador. http://www.polodemocratico.net/spip.php?page=caricatura&id_article=5021

domingo, 17 de octubre de 2010

¿Qué fue de los rayos N?

Nada parece tan verdadero que no pueda parecer falso.


Michel Eyquem de Montaigne


Desde e-Skeptic
Por Terence Hines
Traducción: KC



A principios de 1903, la noticia del descubrimiento de un nuevo tipo de radiación en Francia se propagaba a través de la comunidad científica internacional. René Blondlot, uno de los físicos más famosos del mundo, había hecho el descubrimiento en la Universidad de Nancy. Llamó a la nueva radiación rayos N en honor de la universidad y la ciudad. El descubrimiento de una nueva forma de radiación no era ciertamente un hecho sin precedentes al inicio del siglo 20. Varios otros tipos de radiación habían sido reportados en la docena de años antes (incluyendo los rayos X). Pero nada sería más controvertido que los rayos N.


Se supone que los rayos N eran una forma de radiación exhibida por cualquier número de sustancias, con lasextrañas excepciones de la madera verde y la "anestesia" de metal (metal empapado en éter o cloroformo). En menos de un año de su anunciado "descubrimiento", fueron publicados no menos de 30 artículos que confirmaban la existencia de los nuevos rayos. Otros laboratorios, sin embargo, utilizando métodos más sofisticados, no pudieron replicar los resultados. El instrumento de medición de Blondlot fue un espectroscopio con un prisma recubierto de aluminio con un filamento en el interior. Los rayos N se refractaban por el prisma y se extiendían en un espectro. La única manera de ver los normalmente invisibles rayos N  era hacer que interactuaran con un filamento tratado (por ejemplo, recubierto de sulfuro de calcio). Moviendo el filamento a través de la brecha entre el prisma y la fuente de rayos ocasionaba que el filamento se iluminase y esto era lo que se informaba como una "detección" (ver la ilustración de abajo para otra forma de "detectar" rayos N).



Hacer clic en la imagen para agrandar


En 1903 la revista Nature envió al físico Robert W. Wood de la Johns Hopkins University, quien asistía a una conferencia científica en Gran Bretaña, a Nancy, Francia, para investigar. Durante una serie de experimentos, cuando las luces estaban apagadas, Wood en secreto quitó el prisma del espectroscopio, después de lo cual los rayos N fueron detectados, claramente un resultado imposible, ya que el prisma era supuestamente fundamental para la refracción de los rayos. En resumen, el pequeño experimento de Wood demostró que los rayos N no existían. El uso de Blondlot de una metodología puramente subjetiva, en oposición a un método objetivo, lo llevó a creer en la realidad de los nuevos rayos, como sucedió en varios otros laboratorios, sobre todo en Francia. (Es posible que haya habido algún sesgo nacionalista puesto que los alemanes habían descubierto los rayos X).


Wood era una persona extraordinaria, cuyas muy amplias áreas de interés incluían muchas de la física, así como las áreas no tradicionales tales como la investigación de medios espiritistas y el uso de la metodología científica en la detección de la delincuencia. Después de su visita al laboratorio de Blondlot, Wood informó de sus hallazgos en la edición 29 de septiembre 1904, de Nature, entonces, como lo es hoy, una de las principales publicaciones científicas del mundo. Esta carta, que se puede ver en e-Skeptic, es un clásico en la literatura escéptica. Después de su aparición en la revista Nature, se publicó rápidamente en francés en la Revue Scientifique (Vol. 2, 22 de octubre de 1904, pp 536-538) y en alemán en la Physikalische Zeitschrift (Vol. 1, 1904, pp 789 -791).


La carta parece haber tenido bastante efecto. Según M. Nye, cuya excelente historia del asunto de los rayos N se debe consultar para más detalles ("rayos N:. Un episodio en la Historia y Psicología de la ciencia" Estudios Históricos de las Ciencias Físicas, 1980, 125-156 ), "sólo un artículo se presentó a la Academia [Francesa] confirmando los rayos N" en los años siguientes. Por lo tanto, la carta de Wood señaló el comienzo del final del episodio de estos rayos. El debate se cocinó a fuego lento durante unos años más y Blondlot, quien se retiró en 1909, continuó su búsqueda de los rayos N, pero fue en vano.


Cabe señalar que en ninguna parte de la carta de Wood se especificó en qué laboratorio había realizado sus observaciones. Pero todo el mundo en el campo lo sabía.


Imagen de entrada: Robert Wood - justamente reconocido por sus descubrimientos fundamentales en la óptica física, y sus importantes contribuciones a la astronomía, supersónica, y biofísica.


(Reprinted with permission from the copyright holder the Skeptics Society and Skeptic magazine, www.skeptic.com)


domingo, 10 de octubre de 2010

Tres veces diez, y aun nada

Los ejemplos son diez veces más útiles que los preceptos.

Charles James Fox



Más numerología a bajo precio. Eso es lo que nos anuncia nuestro amigo Alejandro Agostinelli en su columna electrónica de Factor 302.4 titulada "¿Invadidos por las sectas o por la prensa perezosa?":

Ahora, la proximidad de una fecha curiosa, el 10 del 10 del 2010, presenta otro caso que devela el mecanismo de construcción de una falsa noticia, las distorsiones gestionadas por los medios que la levantaron (creyéndola novedad) y la consiguiente rutina de copipasteos, seguido por otros, y otros, y otros, que acaban convirtiendo a unos vagos comentarios no identificados en el anuncio de una inminente invasión sectaria.

Y es que hubo diarios que publicaron notas con contenidos demasiado "alarmistas" como para captar la atención de los lectores, claro, en forma totalmente injustificada y carente de soporte real. Vean ustedes, estimados lectores, este párrafo del diario electrónico Urgente 24:

La alerta rebotó en diferentes despachos oficiales del gobierno de la provincia de Córdoba, dado que el domingo 10, en distintos lugares de la serranía cordobesa (especialmente en la zona del "místico" Valle de Punilla), diferentes grupos New Age y religiosos tienen previsto reunirse para celebrar la apertura de un supuesto portal que traerá a extraterrestres a rescatar a la humanidad. Las sectas newagers están ganando cada día más peso en la provincia mediterránea.

Bueno, pues ya estamos en esta fecha y no pasa nada. Es decir, nada de qué alarmarse. Nada de extraterrestres, nada de portales y nada de nada. Lo único que me ha llamado la atención el día de hoy es una nota de la BBC News sobre el 10 perfecto. Un chico de Thurcaston, Inglaterra, cumplió 10 años, a las 10:10 del 10 de octubre de 2010 (10/10/10).

Y eso es todo amigos.

Nos veremos en el siguiente triple número: 11/11/11, para constatar que esta numerología barata no tiene nada de que preocuparnos, ni ocuparnos. Sólo la horda de crédulos nuevoereros tendrán de que hablar.

Ilustración: Juan Delfini, desde La Voz

sábado, 9 de octubre de 2010

Crónica de una falsa ofensa

La mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa, sino a la libertad de juicio.


Fernando Sánchez Dragó



Hace cosa de tres semanas publiqué una entrada sobre el bicentenario y sobre el por qué no es necesario creer en México (o para el caso, en cualquier cosa). Incluí una opinión sobre lo que a mi parecer es el orígen de México, opinión que ahora reproduzco (con una ligera corrección que he realizado por la sugerencia de un español de nombre Mario),


México es el producto de la violación incompleta de la raza y cultura Azteca (con sus pueblos vecinos) por parte de una bola de malnacidos y codiciosos españoles, quienes lograron realizarla (a medias) sólo por la ayuda inconsciente e involuntaria de una de las peores guerras bacteriológicas (Viruela).


Resulta que hace poco recibí un dramático comentario a esta entrada del bicentenario que se publicó en la plataforma Wordpress. Este comentario lo hizo este español que firma como Mario. Su comentario original lo incluyo aquí, pero la serie completa de envíos y respuestas se puede ver en el soporte documental.


Lamento decirte que yo no me considero ni un malnacido ni un ambicioso. Pero sí español. Lamento decirte que yo no he colaborado en ninguna guerra bacteriológica contra nadie ni me apetece.


Y lo que de verdad más lamento es que me insultes, que me insultes sólo por ser como soy, un español como los demás de mi país. Muchos de tus compatriotas me llamarían o llamarán “gachupín” y, como he vivido en propia carne, querrían descerrajarme un tiro en la cabeza sólo por eso, por ser y querer ser español. A mí me da igual lo que os pase u os deje de pasar, igual que a vosotros os la trae bastante floja lo que sea de mi país y mi vida. Peor (sic) recuerda: si la Conquista fue un desastre para vuestros antepasados aztecas, mayas o incas, te recuerdo que al menos con la llegada de la civilización occidental dejaron de hacer sacrificios humanos a sus dioses.


Y no te pido que me presentes tus excusas, me dan igual. Pero deja de insultarnos a los que no hemos tenido nada que ver con vosotros. Los actos que vuestra Embajada en Madrid ha realizado con motivo del bicentenario de vuestra independencia han sido más que insultantes para España y sus ciudadanos. Y nadie os ha reprochado nada al respecto. Si no sabéis pasar página y convivir sin antiguos rencores en la comunidad internacional, luego no nos pidas que nos callemos y no os despreciemos. En cuyo caso en seguida os oiremos decir el tan temido por los políticamente correctos -cosa que yo no soy, desde luego- de entre nosotros: -”Españoles racistas”.


Que lo sepas y hasta más ver.


Mario.


Bueno pues esta entrada tiene por objeto analizar este comentario (muy jalado, dramático y autovictimizante), desde dos prespectivas, desde el punto de vista histórico y desde la lógica (o falta de ella).


Perspectiva histórica


Para empezar, me saltó que al parecer el tío Mario no leyó bien la entrada original o no conoce mucho de historia, o ambas. Porque de entrada hablaba de lo que sucedió hace unos 500 años, y me refería a los españoles que llegaron a estas tierras y que gracias a una codicia impresionante y un hambre insaciable por oro, hicieron destrozo y medio. Y de que si lograron hacerlo fue porque tuvieron al aliado de la viruela, enfermedad para la que no había defensas entre los pobladores de la Gran Tenochtitlan. Les llamé "bola de malnacidos y codiciosos" porque su afán no era más que el de hacerse con el oro y las tierras a costa de la vida o el sufrimiento de quien se les pusiese enfrente.


Es un hecho bien documentado que esos primeros conquistadores no eran lo mejor de la sociedad española. En su gran mayoría no eran personas cultas o educadas. Julio R. Villanueva Sotomayor nos dice que un sólo el 30% eran hidalgos, el grado más bajo de la nobleza española. El resto era de la clase popular. La empresa de la conquista era un medio (probablemente el único en la España de la época) de ascenso social en una sociedad rígidamente estratificada.


El mismo Fray Bartolomé de las casas decía: "En estas ovejas mansas (refiriéndose a los pueblos indígenas)... entraron los españoles, desde luego que las conocieron, como lobos e tigres y leones cruelísimos de muchos días hambrientos. Y otra cosa no han hecho de cuarenta años a esta parte, hasta hoy, e hoy en este día lo hacen, sino despedazarlas, matarlas, angustiarlas, afligirlas, atormentarlas y destruirlas por las extrañas y nuevas e varias e nunca otras tales vistas ni leídas ni oídas maneras de crueldad.


Añado además que la esclavitud de la que fueron objeto los remanentes de la diezmada población azteca (y de otros pueblos circunvecinos) estaba avalada por el sistema de encomiendas. Si bien los españoles aceptaron en general que los indígenas eran seres humanos, los definieron como incapaces que, al igual que los niños o los discapacitados, no eran responsables de sus actos. Con esa justificación sostuvieron que debían ser "encomendados" a los españoles. La encomienda fue una institución que permitió consolidar la dominación del espacio que se conquistaba, puesto que organizaba a la población indígena como mano de obra forzada (otra forma de llamarle a la esclavitud) de manera tal que beneficiaran a la corona española.


Claro que la esclavitud también la tenían como sistema de dominación los mismos aztecas, cuando hacían las Guerras Floridas o cuando ampliaban sus dominios comerciales y militares.


Si alguien me preguntara ¿consideras que los Aztecas eran unos malnacidos? respondería: "sólo unos cuantos, de entrada los sacerdotes y los líderes militares". Y si la pregunta fuese ¿consideras que los Aztecas eran codiciosos? respondería: "sólo unos cuantos entre los que estarían por seguro los Pochteca o comerciantes".


Así que haber llamado malnacidos y codiciosos a los primeros españoles que llegaron a México, no es tan descabellado o fuera de la realidad. No sería necesario aclarar que ni siquiera consideré con esos calificativos al resto de españoles de esa época.


Perspectiva lógica


Pero eso no debería ofender a ningún español actual. Así como no debería ofender a ningún mexicano actual que alguien dijera lo mismo de los sacerdotes, militares y comerciantes aztecas de ese entonces. Por dos razones. La primera es que estamos hablando de gente que vivió y murió hace 500 años. No es lógico pensar que lo malo que hicieron nuestros antepasados (y sólo un pequeño grupo de ellos) deba ser motivo de reproche para sus actuales descendientes. Ni reproche, ni ofensa (vista desde el otro lado). La segunda razón es que en realidad no hay motivos para colocarse en el vértice de las víctimas después de haber aclarado que esa opinión NO es para ningún español actual.


Pero en esa falta de lógica de la respuesta de Mario también está anidada la idea de la "superioridad" europea cuando menciona que "al menos con la llegada de la civilización occidental dejaron de hacer sacrificios humanos a sus dioses". Y eso, mis queridos lectores, es hacer un argumento ad hoc. Resultaría entonces que los mexicanos deberíamos estar agradecidos con los españoles por la erradicación de los sacrificios humanos. Bueno, sacrificios en el sentido literal de la palabra, que era "sacrificar" o inmolar a una víctima inocente para "agradar" a los dioses. Pero como después le espeté a Mario ¿cómo se le llamaría a la costumbre de ese entonces de quemar en la hoguera a los sospechosos de brujería o herejía? ¿Ejemplo de civilidad?


Si bien no se les llamaba sacrificios humanos sino “ejecuciones piadosas” mediante aplasta cabezas, sierras y hogueras, eran causadas por un fervor religioso, dogmático e irracional. Igual que los sacrificios humanos de los aztecas.


La carencia de lógica del reclamo de Mario y la inclusión del argumento ad hoc de la supuesta  conveniencia y superioridad de la cultura occidental, soportan el que no pida disculpas por mis opiniones. y mucho menos que agradezca la "civilidad" de la religión católica. Si la conquista hubiese sido de los aztecas hacia los españoles, ahora mismo estaría despotricando contra las costumbres religiosas de sacrificar, martirizar, atormentar y ejecutar a quienes se oponen a la religión imperante, sea del origen que sea.


Muchos rituales de nuestros ancestros eran bastante crueles y sangrientos, como el de Xipe Tótec, deidad de la mitología azteca. Este dios representaba la parte masculina del universo, la región de la juventud y de la aurora, del maíz tierno, la abundancia, la riqueza y el amor. Representa la fertilidad y los sacrificios. Era también el patrono de los orfebres. Su nombre significa Nuestro Señor, el Desollado y se debe a que se quitó la piel para alimentar a la humanidad, símbolo de la semilla de maíz que pierde la capa externa antes de la germinación. Los sacrificados a él eran despellejados vivos.


Anualmente, los esclavos eran seleccionados como sacrificios a Xipe Totec. Estos esclavos eran despellejados cuidadosamente para producir una piel casi entera que entonces era usada por los sacerdotes durante los rituales de la fertilidad que siguieron el sacrificio. Se han encontrado las pinturas y varias figuras de arcilla que ilustran el método de despellejado y el aspecto de los sacerdotes usando estas pieles.


¿Era correcto hacer estos rituales sangrientos? Mi opinión es tajante: NO lo era, así como tampoco era correcto atormentar a los acusados de herejía o hechicería. La intolerancia basada en la religión o en los dogmas es la peor forma de justificar las barbaries, españolas, aztecas, alemanas, judías, musulmanas o de la región que sea.


Es una lástima que la gente siga adoptando actitudes como la de Mario, que no entiende que la mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa, sino a la libertad de juicio, como dice Fernando Sánchez Dragó.


En pocas palabras. No tengo nada en contra de los españoles actuales. Y menos por ser españoles (como sugirió nuestro delicado amigo Mario). Esa es una argumentación ad hoc, hecha exclusivamente para desacreditar mi opinión, pero sin validez lógica.


Recomiendo ver esta excelente crónica de la conquista de México, en la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Conquista_de_M%C3%A9xico.


Imagen de entrada: Máscara de Xipe Tótec.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.