lunes, 31 de enero de 2011

Como fabricar una señal del fin del mundo

La antigüedad del tiempo es la juventud del mundo.


Sir Francis Bacon



Me he resistido un tanto a escribir sobre esta serie de recientes sucesos que han sido multipublicitados por los terroristas informáticos de siempre. Se trata de una especie de "ola" mundial de misteriosas muertes masivas (MMM de aquí en adelante) de especies animales diversas, como peces, aves, ranas y hasta pulpos. Y si me he resistido es porque en realidad no veía más que el constante intento de los mentirosos de siempre, de los que viven de aterrorizar a los demás para meter miedo en la gente impresionable.


De acuerdo con algunas notas periodísticas, los sucesos que han dado lugar a cierta preocupación entre ambientalistas del mundo podrían estar ligados al cambio climático, lo cual es una buena explicación debido a que, como es bien sabido, cuando se altera el delicado equilibrio en el ambiente en el que florecen ciertas especies animales, éstas se ven en la imperiosa necesidad de adaptarse si es que han de sobrevivir en ese hábitat. Pero no todas las especies animales pueden adaptarse (o mudarse a mejores hábitats).


Pero lejos de ver las causas naturales (o un tanto artificiales) que han dado lugar a estas MMM, los improvisados agoreros de siempre y los terroristas informáticos de costumbre han dado por "agrupar" estos eventos, para intentar dar sustento a la venida del apocalíptico fin del mundo para 2012. está el caso de don Ángel Rodriguez que hasta se aventó a sugerir que estas muertes podrían deberse a los resultados del LHC (específicamente la "creación de un nuevo tipo de agua capaz de “congelar” el planeta"):


¿podría ser ese el frío del que has hablado con el tema de las aves, los peces y otros animales?.


Incluso una forista de nombre Felicia Vera sugirió que esta ola de MMM es una especie de "mensaje contundente", absoluto, total.


Sin embargo, que algunas especies animales muestren disminuciones evidentes en su población (o MMM) en un cierto lapso de tiempo no significa que eso sea una causa o "evidencia" de que el mundo se acabará en breve. Al parecer, para Felicia y para Ángel (y quizás para muchos más), el hecho de que se mueran unos peces es un mensaje ABSOLUTO. Para mi no lo es. Y no lo es porque haciendo un poco de ejercicio mental (es odioso, lo sé, y da flojera, por eso es mejor calificar a los mensajes como CONTUNDENTES), podemos evaluar rápidamente el número de peces que hay en el mundo. ¿Piensas, estimado lector, que por cada ser humano vivo en la tierra pueda haber 10 peces? ¿100 peces? ¿1000 peces?


Una vez respondida esa pregunta, piensa ahora cuántos peces se murieron en los eventos tan comentados. Después evalúa el porcentaje de peces muertos con relación a la totalidad de los peces vivos en este momento. Yo ya lo hice y no veo contundencia en el hecho. Ni me parece ABSOLUTO. Pero ese es sólo mi análisis.


La apuesta más probable para dilucidar estos MMM está en el uso de información diversa en un modo totalmente inconexo acudiendo a la falacia lógica conocida como "confusión de asociación por causalidad" (ver entrada sobre falacias lógicas).


Debido a este intento por dar un sentido apocalíptico a una serie de sucesos es que se me ocurrió compartir con mis lectores esta receta para fabricar... ejem, perdón, documentar una MMM de hormigas en las cercanías de mi casa. Igualmente, he fabri... lo siento, se me va la mano porque padezco del síndrome de la mano extraña, quise decir que he documentado la MMM de cucarachas, aunque de estas últimas admito que he tenido que agrupar los cadáveres durante una semana, debido a que en un día sólo me he encontrado a una o a dos de esta especie.


La primera MMM de hormigas es como de 200. Las conté de una en una y les lomé el pulso a todas. En efecto, estaban muertas, lo juro. La MMM de cucarachas es como de 10, y todas estaban patas para arriba, señal inequívoca de su muerte. ¿La evidencia? Ahí está la cucaracha muerta en la imagen de entrada.


Ahora colocaré ambas notas junto a la muerte del pulpo Paul y la de los puerquitos en el rancho de mi compadre y las enviaré a todos los feligreses de la iglesia de los santos de los últimos días bajo el título "Se acerca el fin del mundo, muertes inexplicables de animales lo confirma".


Con estas sendas noticias pretendería demostrar a los feligreses que el mundo se acabará en el 2012, ya que las MMM de hormigas y cucarachas en el patio de mi casa son inexplicables... bueno inexplicables para quienes no han estado por ahí cerca cuando mi esposa rocía insecticida en las inmediaciones. Pero para que la receta surta efecto, conservaré este último comentario en secreto, para que mi público "target" se lo crea toditito.



Actualización; 6 de febrero de 2011.



A la receta antes descrita añado un par de extrañas notas sobre la misteriosa muerte de animales impensables. La primera se refiere a la MMM de 100 perros de la raza Husky, acaecida en Whistler, Columbia Británica. La segunda se refiere a la muerte de 34 animales; dos cocodrilos, cinco iguanas, un mono capuchino, 14 pericos y 12 serpientes que murieron en el zoológico de Aldama, Chihuahua, por bajas temperaturas.. Lo que me reconforta es que estas MMM ya están siendo investigadas. Lo misterioso de la primera estriba en que fueron provocadas por un sólo hombre (una especie de Jack the Ripper canino). La segunda tiene el misterio del frío ¿por qué hace tanto frío? seguro porque ya viene el fin del mundo.

miércoles, 26 de enero de 2011

Los diluvios del Arca

El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene; y de explicar después por qué fue que no ocurrió lo que predijo.


Winston Churchill


Desde randi.org
Por el Dr. Romeo Vitelli
Traducción: KC



Predecir el fin del mundo no es una tarea fácil.


Al menos, eso fue lo que Johannes Stoeffler rápidamente cayó en cuenta. Nacido en 1452 en lo que ahora es Alemania, Stoeffler destacó como un erudito y más tarde se estableció como el párroco de Justingen, su pueblo natal. Además de realizar sus deberes religiosos, Stoeffler se hizo famoso por su aprendizaje en campos tan diversos como la astronomía, las matemáticas y la astrología, así como el diseño y la construcción de complejos instrumentos astronómicos, relojes, y planetarios a escala. También escribió un manual sobre la construcción y uso del astrolabio y estableció correspondencia regular con algunos de los principales intelectuales del siglo 15.


En 1499, cuando Stoeffler predijo con confianza que un diluvio universal cubriría el mundo el 24 de febrero de 1524, la gente prestó atención. Stoeffler basó su predicción en las diferentes conjunciones planetarias que pasarían en ese año. Mientras que sólo seis planetas eran conocidos en ese entonces, casi todos ellos (incluyendo el sol) estarían en conjunción en la constelación de Piscis y, dado que éste era el signo de los peces, seguramente significaba que el mundo se ahogaría irremediablemente. Si bien no fue el único profeta del fin del mundo de su tiempo, fue sin duda el más destacado. En 1507, Stoeffler ocupó por primera vez la cátedra de astronomía y matemáticas en la Universidad de Tubinga y eventualmente fue elegido rector en 1522.


A medida que la fecha de la terrible profecía se acercaba, más y más gente escuchó acerca de la predicción. No sólo fue Stoeffler un respetado académico, sino también fue asesor de la realeza, lo que lo convirtió en una fuente creíble. Más de un centenar de folletos fueron escritos sobre la inminente catástrofe y el pánico se apoderó de la gente. Las propiedades en los valles, las riberas de los ríos, o en la costa del mar fueron vendidas con pérdida (el hecho de que todavía había compradores dispuestos no pareció tranquilizar a nadie). Aunque algunos escépticos sugirieron que la conjunción planetaria no sería tan grave como se preveía, el miedo a la muerte inminente aún persistió. Los astrólogos Ingleses, no queriendo ser eclipsados por sus homólogos europeos,  anunciaron que el diluvio universal se produciría el 1 de febrero 1524 (y que la primera lluvia se produciría en Londres, por supuesto).


Si bien 1524 resultó ser un año excepcionalmente seco, los preparativos para una inundación continuaron. En Londres, los verdaderos creyentes construyeron una elevada fortaleza en la Iglesia Prioral de San Bartolomé el Grande y la equiparon con provisiones para dos meses. El 1 de febrero, más de veinte mil londinenses abandonaron sus casas y se reunieron en las laderas vecinas para esperar a que la lluvia llegase. Cuando el diluvio universal predicho resultó ser sólo una salpicadita (lo siento, no me pude resistir), todo el mundo acabó por irse a casa. Para cubrir su vergüenza, los astrólogos Ingleses anunciaron que sus cálculos erraron por cien años y que 01 de febrero de 1624 sería la verdadera fecha del apocalipsis.


En la Europa continental, por su parte, el 24 de febrero se acercaba y los preparativos continuaron realizándose a pesar de la debacle de Inglaterra. Los constructores de barcos se hicieron ricos, mientras que los terratenientes y los nobles se preparaban con arcas de emergencia para su propia supervivencia. Los comerciantes locales jugaron el juego del Apocalipsis y abarrotaron sus estantes con una variedad de suministros de emergencia muy dispuestos a hacer buenos negocios. Las riberas de los ríos en toda Europa estaban salpicadas de nuevos barcos cargados con toda la comida y el agua que con seguridad podrían llevar.


De las arcas de las que se supo serían construídas, la más ambiciosa fue la de un alemán llamado von Iggleheim quien construyó una lujosa arca de tres pisos para sus amigos y familiares. Al amanecer del 24 de febrero, von Iggleheim abordó su arca y ordenó a sus siervos llevar los suministros clasificados por la pasarela. Las multitudes se habían reunido, sobre todo por curiosidad, aunque algunos de ellos se divertían a costa de von Iggleheim. Los abucheos se detuvieron cuando la lluvia comenzó a caer. Si bien no fue una tormenta particularmente impresionante como tal, fue suficiente para sembrar el pánico entre la multitud. Cientos de personas murieron durante la estampida que siguió, pero a continuación la muchedumbre dirigió su atención hacia el arca de von Iggleheim y hacia las otras naves cercanas. Cuando von Iggleheim se negó a permitir que cualquiera de ellos subiese a bordo, fue arrastrado por la multitud fuera de su nave y apedreado hasta la muerte. El pánico sólo terminó cuando cesó la lluvia (aunque los cadáveres permanecieron).


Cuando 1524 finalmente mostró ser uno de los años más secos de la historia, el avergonzado Johannes Stoeffler revisó sus cálculos y concluyó que el Gran Diluvio vendría en 1528. En realidad, nadie se dio cuenta cuando la nueva fecha pasó sin incidentes. Murió en 1531 (por la peste, no por ahogarse) y es principalmente recordado por sus logros en astronomía y matemáticas. El ejemplo de Stoeffler, sin embargo, apenas evitó nuevas predicciones del Apocalipsis. Durante el siglo 17 el astrólogo rosacruz Johann Jacob Zimmerman se hizo famoso por anunciar que el Apocalipsis se produciría en el otoño de 1694 y que el desierto de Pennsylvania sería el mejor lugar para observar el fin del mundo. Con cuarenta entusiastas compatriotas, hizo los arreglos con el Gobernador de Pensilvania para construir un pequeño asentamiento que llamó la "Sociedad de la Mujer de la Vida Silvestre" (a pesar del hecho de que la mayoría de sus seguidores eran hombres). El acuerdo propuesto permitiría a los seguidores de Zimmerman vivir una existencia utópica de contemplación tranquila mientras esperaban el final. Lamentablemente, Zimmerman murió inesperadamente antes de que pudiera acompañar a sus seguidores para salir de Rotterdam. La comunidad planificada siguió adelante bajo el liderazgo del segundo de Zimmerman al mando, Johannes Kelpius. El asentamiento, cerca de lo que hoy es Wissahickon Creek, Pensilvania, es todavía una leyenda local y logró sobrevivir al falso fin del mundo en 1694. El asentamiento sólo se disolvió con la muerte de Kelpius catorce años más tarde.


Aunque se podría pensar que la gente se ha vuelto recelosa de las profecías apocalípticas en la actualidad, esto sería un error. Prácticamente cada nueva generación parece generar otro profeta de la fatalidad proclamando el inminente fin del mundo. Incluso Isaac Newton escribió un tratado ofreciendo su propia estimación de cuando se acabaría el mundo (que se publicó después de su muerte). Profetas famosos del siglo 18 y 19 incluyen a notables como Joanna Southcott con su caja de profecías y María Bateman con su gallina de la perdición. Hasta bien entrado el siglo 20, las profecías apocalípticas continuaron siendo anunciadas como revelaciones espiritistas y/o basadas en signos celestes. Ahora que el temido 2012 se acerca, la última moda del apocalipsis se está desarrollando pero difícilmente será la última.


Mientras tanto, un nuevo y ambicioso proyecto está en marcha en el estado de Kentucky. Organizado por el grupo creacionista "Respuestas en el Génesis" (y en gran medida financiado por el estado de Kentucky), el parque temático propuesto contará con una réplica a escala del Arca de Noé. Si bien los creacionistas detrás de este proyecto, evidentemente, desconocen el destino trágico del pobre conde von Iggleheim, probablemente sería bueno para ellos esperar clima despejado.


El Dr. Vitalli es un psicólogo de Hamilton, Ontario, Canadá. También escribe "Provendentia" (http://drvitelli.typepad.com/providentia/), un blog sobre psicología en el mundo de hoy.


Imagen de entrada desde Crónicas de Palmogala.



sábado, 22 de enero de 2011

El Planeta prohibido, o cómo maté a Plutón

Conviene matar el error, pero salvar a los que van errados.


Agustín de Hipona


Desde el NY Times
Por M.G. Lord
Traducción: KC



En agosto de 2006, la Unión Astronómica Internacional votó a favor de expulsar a Plutón del Panteón de Planteas de nuestro sistema solar, rebautizándolo como un "planeta enano". La votación se llevó a cabo debido a que Mike Brown, astrónomo del Instituto de Tecnología de California, había detectado un posible décimo planeta, y la Unión tuvo que decidir cómo clasificarlo. Si se admitía el objeto en la lista se preparaba el camino para un sistema solar con más de 100 planetas. (Los astrónomos esperan que el cinturón de Kuiper, la región más allá de Neptuno, donde se encontró el potencial planeta, contenga muchos objetos similares.) Si se le excluía, también debería desterrarse a Plutón.


Yo esperaba que esta votación, que tuvo lugar en Praga, fuese la parte más memorable del libro de Brown "Como maté a Plutón". O bien el momento en que después de haber examinado miles de imágenes telescópicas, distinguió por primera vez el objeto en movimiento - "planeta" significa "errante" - lo que provocó la votación de la UAI. Curiosamente, sin embargo, lo que me quedó más grabado fue la escena en la que un atontado Brown colocó arena para gatos en lugar de detergente en la lavadora, no por el agotamiento por las noches en vela mirando a través de telescopios de alta potencia en el Monte Palomar o en el Mauna Kea, sino por despertar para alimentar a su hija recién nacida.


"Como maté a Plutón" es un artefacto extraño, un híbrido poco extraño de "Corazones Solitarios del Cosmos" de Dennis Overbye e "Instrucciones de Operación" de Anne Lamott. No es un libro sobre el antiguo noveno planeta - o incluso de astronomía planetaria - condimentado con anécdotas de la vida de la familia Brown. Una buena parte del libro narra el desarrollo del bebé, incluso incluyendo algunas de las entradas del blog de Brown acerca de su hija sobre la alimentación y los hábitos de sueño durante los primeros 240 días después de su nacimiento. "Si se examina todos los no-biberones entre 01 a.m. y 04 a.m.", una entrada nos informa, "el intervalo medio entre las tomas es de 2 horas 39 minutos. Si se examina el mismo período para alimento en botella se encontrará una media de 2 horas y 28 minutos entre las tomas. Hmmm. Once minutos enteros... Yo y una botella somos casi tan buenos como la cosa real".


Este enfoque tiene una fuerza: Brown abre la vida emocional de un científico real para el lector, desmintiendo el mito de que él y sus colegas son autómatas. Pero también tiene una debilidad: los lectores arrastrados por la emoción de una historia de gigantes - el descubrimiento de un nuevo planeta potencial - pueden ser detenidos por las irrelevancias.


Brown es más exitoso cuando describe su trabajo como astrónomo, revelando la forma en que la planificación y la suerte se combinaron en en su descubrimiento de al menos tres objetos grandes que orbitan nuestro sol. Uno día de Acción de Gracias a finales de 1990, impedido por la niebla para utilizar el telescopio Hale de 200 pulgadas en el Observatorio Palomar, decidió en su lugar comprobar el telescopio Schmidt de 48 pulgadas. Debido a que este telescopio utiliza tecnología analógica, Brown lo consideraba como un "fósil". Pero luego se dio cuenta: la fotografía antigua vence a la imagen digital en la captura de grandes barridos del cielo, lo que es ideal para el mapeo de grandes áreas en las que era probable que un nuevo planeta estuviese al acecho.


Sin embargo, la tecnología era de enormes proporciones. "La última vez que había tocado la película real", escribe, "fue cuando estaba en tercer grado y mi padre y yo habíamos construido un pequeño cuarto oscuro". Peor aún, las placas fotográficas Schmidt eran tan sensibles a la luz roja que sólo podían revelarse en la oscuridad total. Afortunadamente, sin embargo, en esa fatídica noche se encontró con un veterano de Schmidt, experto en la tecnología antigua que se emocionó cuando Brown sugirió utilizar el telescopio para barrer una nueva parte del cielo.


La caza de planetas no es para los flojos o distraídos. Después de que su equipo hizo miles de imágenes, Brown tuvo que escribir software para detectar objetos que se movían, a continuación, corregir las distorsiones e imperfecciones fotográficas. Cuando él habla de la búsqueda, contra viento y marea, de un objeto brillante que "bien podría ser un planeta," el lector comparte su entusiasmo, así como sus sentimientos de propiedad. Y cuando relata cómo un astrónomo español, alertado por los registros del observatorio en línea, reclamó derechos de crédito por el descubrimiento, el lector también comparte su indignación.


La búsqueda de nuevos planetas es inevitablemente también una búsqueda de la fama. Pero mientras la U.A.I. consideraba la adición del potencial 10º planeta de Brown a la lista, dejó en claro que la ciencia debe triunfar sobre la celebridad: "La idea de que los astrónomos activamente incitan a la gente a tener una visión equivocada del sistema solar parecía casi criminal. La idea de que, durante la noche, me iba a convertir en uno de los astrónomos más famosos del mundo a causa de esta actividad criminal hizo de mí un cómplice pasivo. Y tenía que hacer algo para detenerlo". El voto no era una opción: Brown nunca se ha sumado a la UAI ("No puedo ponerme a llenar el papeleo", explica.) Así que desde la casa de su suegra en el noroeste del Pacífico, llamó a la oficina de prensa de Caltech y comenzó una exitosa campaña para degradar a Plutón.


Tal vez porque Brown tiene una hija, "Como maté a Plutón" aborda la discriminación de género en las ciencias. En el siglo 20, cuando se constuyeron los observatorios de Monte Palomar, que incluyeronn dormitorios, llamados el Monasterio, al igual que los propios telescopios, estaban fuera del alcance de las mujeres. Décadas más tarde, la ciencia espacial no estaba más integrada, sobre todo en el centro espacial de la NASA Marshall, donde el padre de Brown trabajó en el proyecto Apolo. Al crecer, recuerda Brown, "te convertías en un ingeniero de cohetes si eras un niño y te casabas con un ingeniero de cohetes si eras una chica". "Incluso hoy en día", observa en el sitio de una cena de Caltech, "las cosas siguen siendo alarmantemente sesgadas". Casi todos los hombres en la mesa son científicos; casi todas sus mujeres no lo son. Pero tiene la esperanza: "La mayoría de mis estudiantes de posgrado en los últimos años han sido mujeres. A veces no tienen más remedio que cambiar".


Admiro a la preocupación de Brown por la equidad de género, pero cuando leí sus descripciones de cuidado del bebé, no pude dejar de preguntarme: ¿Una mujer astrónoma sería tomada en serio si gran parte de su libro sobre la búsqueda de planetas también detallase los primeros meses de su bebé?


M.G. Lord es el autor de "Astro Turf:. La vida privada de La Cienca de Cohetes"

viernes, 21 de enero de 2011

Un agujero negro supermasivo

La ciencia, a pesar de sus progresos increíbles, no puede ni podrá nunca explicarlo todo. Cada vez ganará nuevas zonas a lo que hoy parece inexplicable. Pero las rayas fronterizas del saber, por muy lejos que se eleven, tendrán siempre delante un infinito mundo de misterio.


Gregorio Marañon


Desde NASA.gov
Traducción: KC



En una sola exposición, los astrónomos fueron capaces de confirmar la existencia de un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia M84. Lo hicieron utilizando el espectrógrafo más potente del Telescopio Espacial Hubble para mapear la rotación rápida del gas en el centro de la galaxia.


El zigzag de colores proporciona la evidencia. Si ningún agujero negro hubiese estado presente, la línea sería casi vertical. El Espectrógrafo de Imágenes del Telescopio Espacial midió una velocidad de 1,420,000 km/h dentro del espacio comprendido a 26 años luz del centro de la galaxia. Esta medida permitió a los astrónomos calcular que el agujero negro contiene al menos 300 millones de masas solares.


M84 está situada en el Cúmulo de galaxias de Virgo, a 50 millones de años luz de la Tierra, y es vecina cercana de la más masiva galaxia M87, que también contiene un agujero negro muy masivo.


Esta imagen fue publicada originalmente el 12 de mayo 1997.


Crédito de la Imagen: NASA, Gary Bower, Richard Green (NOAO), el equipo de definición instrumental STIS.

jueves, 20 de enero de 2011

Tercer cumpleaños de Ahuramazdah

Las tres cosas más difíciles de esta vida son: guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo.


Benjamin Franklin



Hoy cumplimos tres años de estar en la casa Blogspot. Llevamos poco más de 131 mil páginas vistas y vamos por más.


Agradezco a mis fieles lectores (y también a los ocasionales que se asoman para ver de qué se trata este rollo) que han hecho de este blog un espacio de orgullo para los autores y de referencia para el escepticismo en México.


¿Gustan una rebanadita del pastel? No engorda y produce un buen de endorfinas.


Saludos desde el espacio entre el cero y el uno.



Actualización: 23 de enero de 2011.



A tres días de haber cumplido tres años de edad, el blog gemelo de Ahuramazdah, en la plataforma Wordpress, se apresuró para dar un obsequio de lujo: el pasado domingo 23 de enero de 2011 se acumularon 200,000 visitas. Los numerólogos estarían fascinados: tres años, tres días, y justo a un año después de haber cumplido las 100,000 visitas,  en el 2011, después de 1011 días de haberse creado.




domingo, 16 de enero de 2011

Los escépticos ¿son personas fatuas, arrogantes y creídas?


El bruto se cubre, el rico se adorna, el fatuo se disfraza, el elegante se viste.


Honoré de Balzac



El verdadero escepticismo es como una auténtica incógnita en una ecuación diferencial parcial de segundo orden para los crédulos y creyentes. Y hago la anterior comparación porque la opinión de estas personas sobre lo que es un escéptico generalmente se basa más en prejuicios que en evidencias, y eso es lo que hace la diferencia. Uno de esos prejuicios es pensar que el escéptico es un incrédulo, dilema que ya hemos revisado en este espacio.


El incrédulo puede disfrazarse de escéptico, pero siempre le faltará el rigor de una verdadera búsqueda de evidencias o el mantenimiento de una duda razonable y acotada. Y eso quizás lo convierta en una persona fatua, de acuerdo con el dicho de nuestro amigo Honorato (fatuo, según la RAE: Falto de razón o de entendimiento. Lleno de presunción o vanidad infundada y ridícula).


El problema de los crédulos es que ante la duda de un escéptico sobre sus afirmaciones, generalmente carentes de evidencias, se sienten como ofendidos o atacados, y por lo regular resuelven aferrarse a sus bienamados prejuicios antes que razonar la duda expuesta. Cosa curiosa, eso los convierte en más fatuos que a los escépticos a quien quieren desacreditar.


El problema de los incrédulos es que no ejercen duda, sólo se oponen con base en lo que ellos consideran una postura correcta, pero también suelen basarse en prejuicios Generalmente sueltan su oposición basados en la ignorancia más que en una actitud de duda.


El caso de la semana es la afirmación de nuestro cliente frecuente, don Ángel Rodríguez, quien en recientes fechas se aventó la patinada de afirmar lo siguiente:


Los escépticos son personas fatuas, arrogantes y creídas de que poseen la Verdad Absoluta.


Esto lo afirmó en una misiva llena de bilis, como seguimiento al thread de un forista de Yahoo quien criticó a Juan Carlos Victorio sobre una entrada de corte escéptico en su blog, con relación a un avistamiento OVNI como una confusión con la observación de Venus.


Curioso, digo yo, que la descripción que don Ángel hace de los escépticos (que adivino él piensa que es la verdad absoluta) corresponde de forma más atinada a los crédulos. La arrogancia, quizás no sea una característica exclusiva de los escépticos; he conocido crédulos bastante arrogantes. Creídos, más bien los crédulos. Un escéptico no tendría que creer en nada, mucho menos en una "verdad absoluta", sino más bien basarse en evidencias. Y es que hablar de que un escéptico pretende tener la verdad absoluta es como hablar de las trenzas de un calvo.


El asunto de Venus puede verse en el blog de Juan Carlos Victorio: Misterios del aire. Y el comentario del forista criticón puede verse en el repositorio de material de apoyo de Ahuramazdah.


Yo no sé si Juan Carlos esgrimió el argumento de Venus como una explicación razonada o si se trata de simplemente oponerse al asunto del OVNI. Así parece ser el dilema del crédulo (o del incrédulo): O creo ABSOLUTAMENTE en algo, o no creo en ello. No hay medias tintas, no hay claroscuros. O es Venus o es una nave extraterrestre tripulada por malvados alienígenas. Y tampoco sé que fue lo que se vió en esa base militar (ver entrada del blog de Juan Carlos), no podría decir si fue Venus u otra cosa... Hay tantas posibles explicaciones razonadas...


Lo que es claro es el evidente prurito que siente don Ángel cuando se topa con los escépticos. Su afirmación parece basarse más en un dogma de fe que en algo que pueda sustentarse con hechos o evidencias de algún tipo. Lo absoluto de su afirmación la hace inexcrutable. Es de ese tipo de opiniones típicas de quien no tolera que se cuestione alguna de sus afirmaciones o de sus dogmas, además de ser un argumento ad hominem.


domingo, 9 de enero de 2011

La ciencia salvó mi alma

En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.


Jacques Benigne Bossuet



La constante intención de las religiones por hacerse de adeptos, seguidores, creyentes, feligreses, etc. es un buen acicate para que quienes practicamos un escpticismo ante los dogmas de cualquier tipo (incluyendo los de las religiones) intentemos hacer algo para presentar a la gente una alternativa de pensamiento, una opción racional para contrarrestar el efecto adormecedor de los dogmas.


En este espacio hemos estado un poco atareados en labores de supervivencia (laboral) lo que ha causado que las entradas sean más espaciadas en tiempo y más compactas en extensión. Pero eso no será óbice para seguir promoviendo el escepticismo.


En esta ocasión presento a la amable concurrencia este hermoso video de 15 min, de duración que toca el tema de la fascinación de un científico ante el Universo, visto desde el enfoque de la ciencia.


Sin más preámbulos, aquí el excelente video:





Imagen de entrada, Mimas en color falso, desde el sitio de la NASA: http://photojournal.jpl.nasa.gov/target/Mimas?start=100



sábado, 8 de enero de 2011

¿Se llegó a la Luna en 1969?

La ignorancia es la noche de la mente: pero una noche sin luna y sin estrellas.


Confucio



Empieza 2011 y algunos grupos escépticos desean dar la bienvenida a este año con proyectos de divulgación que son merecedores de elogio. 

Comparto con la amable concurrencia de Ahuramazdah este excelente video de "Escépticos", el piloto de una serie que promete estar de maravilla, dedicado a la conspiración lunar. Se emitió el día 1 de enero por la noche. Se puede ver una crónica en mi mesa cojea y otra en magonia. Felicidades a nuestros hermanos escépticos españoles.


Disfruten ustedes:





Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.