martes, 1 de marzo de 2016

El tiempo y la lógica ¿Cual es tu edad?

Cuando la edad enfría la sangre y los placeres son cosa del pasado, el recuerdo más querido sigue siendo el último, y nuestra evocación más dulce, la del primer beso. 

Lord Byron


La forma que tenemos los humanos para expresarnos mediante palabras a veces carece de lógica. El asunto de la edad para muchos hispanoparlantes es un buen ejemplo de esa falta de lógica, pero no lo es tanto para quienes tienen la lengua Inglesa como idioma nativo.

Cuando deseamos saber la edad de alguien o cuando deseamos expresar nuestra propia edad, es comun que en español digamos frases como estas:


¿Cuántos años tienes?
Tengo 35 años.


El punto es que si consideramos literalmente dichas expresiones podemos observar que carecen de lógica, y me explico. El concepto "años" se refiere a la medición del tiempo, contabilizando el número de vueltas que la Tierra da alrededor del sol, pero escencialmente se refiere a tiempo transcurrido (en particular, referido a edad) desde el momento en que alguien nace. Pero el tiempo no es un recurso que uno pueda conservar.


El tiempo, contrario a lo que se dice, no es como dinero. El dinero puede ser almacenado, conservado, poseído. Uno puede preguntar con toda propiedad lógica ¿Cuanto dinero tienes en tu cartera? y la respuesta puede ser cualquier número de unidades monetarias, y éstas serán perfectamente visibles, contables, apreciables. Por otro lado el tiempo es un recurso que no puede almacenarse de ninguna forma. Uno no puede atesorar "tiempo" de la misma forma que atesora "dinero".


Cierto es que en la experiencia humana, el tiempo puede ser apreciado en términos de crecimiento biológico, en ganancia de experiencias, en deterioro fisiológico. Una amiga me decía que se puede calcular la edad de un hombre observando los medicamentos que tiene en su buró. Se puede decir que el tiempo dedicado al estudio y al trabajo honrado es tiempo bien invertido. Pero una cosa es el efecto del paso del tiempo y de la edad en los humanos y otra cosa es el tiempo mismo. El proceso de envejecimiento requiere de tiempo, pero no es equivalente a éste.


Reconociendo que la forma de hablar es la que presenta el problema de falta de lógica, uno se pregunta ¿es igual con otros idiomas, con otras culturas? Al paracer no es igual. En Ingles no se pregunta "how many years do you have?" para preguntar la edad pues es totalmente carente de sentido. Para preguntar la edad en forma equivalente en Inglés se pregunta (y se responde):


How old are you?
I am 35 years old.


Es decir, con más lógica, "¿Qué tan viejo eres?". Y en efecto, esta pregunta tiene lógica pues comenzamos a envejecer desde el momento en que nacemos. Decir qué tan viejos somos expresando el número de años que llevamos vivos resulta más lógico. Pero para muchos hispanoparlantes la referecia a viejo, vieja o "vejez" en general resulta un tanto peyorativa. Se usa el término para describir más bien objetos como el viejo teléfono que engalana la entrada con su imagen. Quizás el "viejo" sólo viva de sus recuerdos, quizás de forma poética como lo dice Byron. Quizás por ello se evita el uso de este adjetivo. Una alternativa que evita el uso de este decriptivo pero que reúne el requisito lógico sería algo así como:


¿Cuál es tu edad?
Mi edad es 35 años.


Como este caso, en el idioma de Cervantes hay otros ejemplos de falta de lógica relacionados con la doble negación (inadmisibles en idiomas como el Inglés). En una entrada posterior analizaré estos casos. Por lo pronto la propuesta es cambiar el conjunto de pregunta y respuesta iniciales por esta última pareja. O bien quitarnos el estigma de la "vejez".


.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.