martes, 27 de octubre de 2009

El falso comportamiento del Pigargo Americano


La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando la gente se da cuenta del engaño ya es demasiado tarde.


Miguel de Cervantes Saavedra

Otro de esos mensajes "preciosistas" que circulan como borregos cimarrones topeteros por la red, topándose con ilusos y soñadores de opio que piensan que es verdadero porque está "chido" el mensaje, es el que lleva el nombre de "El Águila Blanca" (también conocida como Pirgargo Americano, con nombre científico Haliaeetus leucocephalus) y puede verse en este archivo en Power Point: EL AGUILA BLANCA

Los mensajes son en realidad enternecedores:
El águila , es el ave que posee la mayor longevidad de su especie. Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad ,a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión. A los 40 años:

Sus uñas curvas y flexibles , no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta.

Su pico alargado y punteagudo , también se curva.

Apuntando contra el pecho están las alas , envejecidas y pesadas por las gruesas plumas.

! Volar es ahora muy difícil !

Entonces el águila , tiene sólo dos alternativas: Morir... ó enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared, donde no necesite volar.

Entonces, apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo.

Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca un nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas.

Y así sucesivamente. Lo que nos aconseja el improvisado filósofo, autor de esta historia, es que tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación. Para que reanudemos un vuelo victorioso, nos debemos desprender de ataduras, costumbres y otras tradiciones del pasado.

Y yo digo que la conclusión está bien, que no tiene fallas. Que como seres sensibles y pensantes, durante ciertos periodos de nuestra vida, debemos invertir algunos momentos de reflexión para luego retomar el rumbo con renovados bríos.

El problema es que muchas de las cosas que dice este mensaje son falsas de toda falsedad. Resulta decepcionante que, aunque la intención sea buena, aunque la meta sea lograr convencer al lector de vivir una vida plena, sin ataduras del pasado, sin culpas y sin rencores, los argumentos para convercernos no son más que puras fantasías y mitos que analizaremos brevemente.

Para empezar, las águilas no son tan longevas. Aquí un buen artículo sobre los márgenes de longevidad de varios seres. Y aunque en la enciclopedia encarta se menciona que el águila real puede vivir hasta 80 años, no menciona en qué condiciones se obtuvo ese valor. Un sitio que menciona este asunto con datos de zoológicos, reporta una longevidad de 55 años para el águila. Otro sitio de observadores de aves reporta que, en específico para este tipo de águilas blancas (o calvas) en estado natural, se ha observado un período de vida de casi 31 años. Finalmente un sitio serio (Bio one), menciona los resultados de una investigación de la Fundación para la Investigación de Raptores (Journal of Raptor Research 40(2):151-155. 2006), sobre la longevidad en una población de más de 300 águilas blancas en estado natural, y sólo llega a 22 años como máximo.

Por el lado del comportamiento, he buscado referencias serias que pudiesen dar más datos sobre esta extraña e increíble reacción casi suicida (eso de arrancarse el pico y que le vuelva a nacer está muy jalado) y en verdad que no he encontrado nada. Más bien encontré con un sitio de veterinarios que cuestiona fuertemente la veracidad de este supuesto comportamiento aguileño. También encontré que en el sitio de la Fundación de Vida Salvaje del Pacífico se menciona el dato de la cantidad de alimento que necesita una águila de este tipo para sobrevivir 90 días durante el invierno: ¡la friolera de 13 salmones!

También encontré esta serie de imágenes del águila calva: http://www.mbr-pwrc.usgs.gov/Infocenter/i3520id.html. Se puede ver una serie de fotografías de esta ave en diferentes etapas de madurez y no se nota que en algún momento tenga un pico diferente (como se menciona en el mensaje). Otro excelente artículo en inglés sobre el águila calva (o blanca) es el de la wikipedia: http://en.wikipedia.org/wiki/Bald_Eagle

Así que en la búsqueda que realicé, no hay datos que puedan corroborar que "alguien" observó este extraño comportamiento a los 40 años del águila. Más bien los datos encontrados apuntan a que, en estado natural, el águila calva (o blanca) muere antes de llegar a los 40 años. Además, resulta fantasioso pensar que en 150 días el animal deja de alimentarse (¿cómo hacerlo sin pico?), pues los datos muestran que en realidad necesita bastante alimento; y más fantasioso aún que tenga una especie de biología como la del cangrejo azul, que puede regenerar algunos de sus miembros de locomoción si los pierde.

Lo malo de esta parafernalia de mensajes "preciosistas" es que en su gran mayoría no tienen bases en la realidad. La gente que los diseña debería ser más honesta y titularlos con más apego la realidad, en este caso algo así como "El cuento de la extremadamente longeva águila calva". Un poco al estilo de "Juan Salvador Gaviota", cuyo autor, Richard Bach, jamás pretendió que su historia estuviese basada en observaciones de aves reales.

La crítica va hacia la falta de rigor en este tipo de afirmaciones sobre la naturaleza. Engañan a la gente y provocan (aún) más desconfianza en los lectores.

2 comentarios:

Glenn Canelo dijo...

Excelente, he encontrado tu bolg precisamente buscando datos que pudieran justificar tan absurdos comentarios los cuales se han expandido grandemente en mi país, a tal modo que todos lo creen sin poner una sombra de duda sobre ello.

saludos.

Keith Coors dijo...

Gracias Glenn

Bienvenido a este espacio de escepticismo.

KC

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.