viernes, 3 de septiembre de 2010

Escepticismo en la práctica. Herramientas básicas

El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona.


Aristóteles



Haciendo caso a lo que decía el buen Aris, si en realidad deseamos acercarnos a la sabiduría, debemos mantener un resquicio de duda y una buena dosis de reflexión. Sin embargo, como ya decía antes, también es necesario tener una escala de valores que permita al escéptico priorizar el uso de su bagaje de raciocinio.


Lo que se presenta en esta entrada es una lista de las herramientas lógicas y de razonamiento que pueden ser útiles para ejercer un escepticismo práctico, sin salir despellejado en el intento.


Antes de presentar ese listado que, a mi juicio, es una especie de navaja de explorador escéptica (más que un cancel completo de herramientas), me parece conveniente relatar una de las experiencias que he tenido en la vida diaria como escéptico redomado que pone de manifiesto la necesidad de filtrar los asuntos para aplicar el escepticismo.


Hace poco pasó un grupo de militares por la que era mi casa en Jiutepec, Morelos (ahora vivo en Cancún, Quintana Roo), cuando estaban buscando al conocido narcotraficante Edgar Valdez Villarreal, apodado "la Barbie", unos meses después de que masacraron a Arturo Betrán Leyva en la Ciudad de Cuernavaca. Pasaron mostrando un aparato manual con una especie de "antenita", sin carátula ni indicadores externos, y les pregunté que cómo funcionaba ese trebejo. Su respuesta fue que detectaba armas y droga y que funcionaba "con la energía humana".


En ese momento, mis antenas escépticas se levantaron como para seguir preguntando, pero también se levantaron mis antenas de supervivencia aún más arriba. De inicio pensé que el aparato de marras no presentaba nada que mostrase una tecnología de punta para detectar lo que decían los militares que detectaba, y por el momento me incliné a pensar que servía más para espantar incautos que para detectar "droga, armas o dinero mal habido" (dudo mucho que los narcotraficantes sepan suficiente de física o electromagnetismo como para cuestionar seriamente la explicación de su funcionamiento con energía humana).


Lo interesante fue que cuando me dieron la explicación, apuntaron su antenita hacia mi casa y hacia mí y me espetaron las preguntas de rigor ¿Tiene usted drogas o armas en su casa? Y... en efecto... observaron detenidamente mi reacción y mi respuesta que fue en el sentido que lo que guardaba en casa era un par de botellas de tequila y un rifle de municiones. Como más bien estaba yo de un talante jocoso su pinchurrienta antenita les sirvió para dos cosas. Y es que no me iba a descoser en argumentos escépticos con soldados que lo que menos hacen es razonar (su misión es cumplir órdenes).


Sobre la utilidad del aparatillo de marras y su intención, recomiendo ver el excelente artículo del blog hermano El Viaje de Lonjho, titulado Cómo funciona el detector molecular GT 200.


Así que aunque la curiosidad me llamaba a seguir con mi indagatoria sobre el principio de funcionamiento del aparatillo, decidí quedarme con la duda y dejar que los soldados prosiguieran con su búsqueda.


Con este ejemplo pretendo apuntalar la sugerencia de que la principal herramienta en la aplicación del escepticismo es una escala de valores muy bien definida. Para formar esa escala de valores es necesario plantearse preguntas como ¿Que es más valioso, la vida o la resolución de dudas? ¿Quien puede tener una dispensa que le proteja contra de nuestras comunes indagatorias? y si la tiene ¿Por cuanto tiempo y bajo qué condiciones?


Lista básica de herramientas escépticas:


  1. Tener una escala de valores
  2. Mantener la voluntad de dudar
  3. Pensar en forma crítica
  4. Buscar información confiable
  5. Respetar a las personas (cuando esto sea posible o valioso)

2 comentarios:

Ego dijo...

Quizá el aparatito tenía una función psicológica: poner nervioso a quien se le hace la revisión para ver, por sus reacciones, si miente o qué.

¿O es atribuirle demasiada inteligencia a nuestras fuerzas armadas?

Omarklin dijo...

Hola, tal vez encuentren interesante esta nota titulada:

El fraude del GT200, el más elogiado por la industria del rumor en México.

este es el link:

http://el-hoaxis-de-omarklin.blogspot.com/2011/02/el-fraude-del-gt200-el-mas-elogiado-por.html

reciban un saludo.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.