miércoles, 22 de julio de 2009

La búsqueda de vida extraterrestre

Un científico es un hombre tan endeble y humano como cualquiera; sin embargo, la búsqueda científica puede ennoblecerle, incluso en contra de su voluntad.

Isaac Asimov

Desde el NY Times
Por CLAUDIA DREIFUS
Traducción: KC



Entrevista con Alan Boss

En su trabajo diario, Alan Boss de la Institución Carnegie de Washington estudia cómo nacen las estrellas y los planetas. En los últimos años, ha consultado con los científicos de la NASA para el telescopio espacial Kepler sobre su misión para encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar que podrían ser hospitalarios para la vida. El Sr. Boss, un astrónomo y astrofísico teórico de 58 años de edad, se encontraba en la ciudad de Nueva York recientemente para promover su nuevo libro, "El hacinamiento en el Universo: la Búsqueda de Planetas con Vida", sobre la cacería científica de vida extraterrestre. Esta es una versión editada de una conversación de dos horas:

Pregunta. El 6 de marzo, un cohete Delta 2 llevando el telescopio espacial Kepler fue lanzado desde Cabo Cañaveral. ¿Qué pensaba mientras observaba el despegue?

Respuesta. ¡Ahora estamos listos para hacer la ciencia! ¡La gran rentabilidad se acerca!

Kepler tiene la misión de detectar planetas fuera de nuestro sistema solar que tienen aproximadamente el mismo tamaño, las condiciones y la distancia de sus estrellas como la Tierra. Creemos que la probabilidad de encontrar vida extraterrestre sería mejor en planetas parecidos a la Tierra. De las observaciones anteriores, se sabe de unos 330 planetas "extra-solares". Kepler es probable que nos envíe a la Tierra evidencias de cientos de planetas semejantes que giran alrededor de cientos de estrellas como el Sol.

P. Usted es un gran creyente en esto de que "No somos los únicos." ¿Por qué?

R. A partir de las observaciones terrestres, sabemos que los planetas similares a la Tierra son bastante comunes. Las estimaciones son que las "tierras" probablemente orbitan en 10 a 20 por ciento de las estrellas. Mi sensación es que si se tienen muchas tierras y algo de sopa prebiótica, cometas que traen los productos químicos orgánicos necesarios para tener vida, algo va a crecer allí.

Puede que no siempre termine con dinosaurios y cavernícolas, pero van a ser los planetas por ahí que tendrán vida primitiva. La vida en la Tierra es tan fuerte y tan capaz de prosperar y llenar cada nicho, ¿cómo podría no estar en otro lugar? Dándole a la la vida unos pocos millones de años, bajo las condiciones adecuadas, y casi seguro que algo que va a pasar, por lo menos algún tipo de bacterias primitivas, como lo encontramos en los géiseres de Yellowstone.

P. ¿Cual es su receta para una "sopa prebiótica"?

R. Proteínas, azúcares, aminoácidos, el mismo tipo de cosas que pueden hallarse en la superficie de un cometa al ser golpeada con la luz ultravioleta. También: agua, energía y tiempo. Es también deseable una superficie de arcilla como en nuestro planeta.

P. Entonces ¿usted no es un chauvinista de la Tierra?

R. Pocos astrónomos lo son. Entendemos que esto es sólo una mota de polvo en nuestra galaxia, en medio de un increíble universo. Por lo que sabemos, las leyes de la física son las mismas en todas partes y producen las mismas condiciones.

No tengo candidatos favoritos en los que tenemos que buscar vida, a pesar de que tiene sentido mirar las estrellas cercanas. Hay una buena probabilidad de que una gran parte tengan planetas habitables. Si se lanza el dardo, se puede estar seguro de atinarle a algo. No es como ir a un centenar de estrellas para atinarle a una. Aun si escogemos cinco buenos candidatos, creo que probablemente atinaremos a dos o tres lugares que podrían sustentar la vida.

P. ¿Crees que es posible que otras formas de vida, de otros lugares, podrían detectar la civilización de la Tierra?

R. Las ondas del radar militar alejándose nuestro planeta son probablemente la señal más fuerte de nuestro planeta. Si otros nos están buscando, pueden recoger la señal del radar.

Ahora, la mayoría de los grandes radiotelescopios de tierra están tratando de detectar la vida en vez de revelar nuestra presencia. De hecho, hay un activo argumento dentro de la comunidad de inteligencia extraterrestre en cuanto a si se debe anunciar que estamos aquí, en lugar de limitarse a escuchar en silencio. Esto está asociado con la preocupación de los alienígenas vengan a esclavizarnos y matarnos. Algunas personas piensan que debemos permanecer en silencio.

P. ¿Qué piensa usted?

R. Eso es algo tonto. La velocidad de la luz es tan rápida y las distancias son tan enormes entre las estrellas que hay cero probabilidad de que cualquiera pueda venir aquí a invadirnos. Viajar entre las estrellas es casi el territorio de la ciencia ficción. Con nuestros mejores cohetes actuales, nos llevaría 100.000 años para llegar a la estrella más cercana. Yo no me preocuparía por las sirenas de ataque aéreo interestelar esta noche.

P. Acerca de Kepler, ¿alguna vez dudó si alguna vez abandonaría la Tierra?

R. Oh, seguro. Uno de los temas de mi libro es sobre el tortuoso camino hacia un lanzamiento. La NASA tiene estos concursos de misiones en los que 30 o 40 ideas compiten una contra la otra para el lanzamiento dentro de una o dos franjas horarias. La cosa es como una carrera de caballos donde la gente está tirando piedras y los jinetes se codean uno contra otro. Los científicos pueden ser muy competitivos. Ellos no tienen miedo de señalar los defectos de los proyectos de otras personas. Kepler fue derribado dos o tres veces de esa manera.

La idea central de Kepler era encontrar planetas semejantes a la Tierra mediante la medición de la disminución de la luminosidad de una estrella cuando un planeta pasa por delante de ella. Los científicos en la competencia continuaban diciendo que no podía medirse un cambio tan pequeño. Sin embargo, un científico planetario, Bill Borucki, la principal figura detrás de Kepler, demostró que el mismo dispositivo que usamos en las cámaras digitales puede hacer el trabajo. De hecho, Kepler es sólo una gigantesca cámara digital viajando a través del espacio. También es una cámara mucho más capaz que una similar que los Franceses lanzaron dos años antes, la cual está diseñada para hacer otras cosas.

Siempre en en la posición de caballo negro de la carrera, Kepler obtuvo su impulso cuando algunos de los proyectos en curso eliminaron con los recortes de la administración Bush a la NASA. Kepler pasó porque era más barato y tiene varias fuentes de financiación.

Así que ahora está allá arriba y antes de que termine el año estará buscando otros mundos. Este es un buen momento para ser un astrónomo.

P: Entiendo que un asteroide ha sido denominado con su nombre. ¿Cómo se siente?

R. No es tan espléndido como uno podría pensar. Hay algo así como 400,000 asteroides conocidos, incluyendo, Alanboss, Planeta menor N° 29137. Creo que Eugene y Carolyn Shoemaker lo encontraron, y por alguna razón fue bautizado con mi nombre. Supongo que porque yo era conocido por trabajar en la formación de planetas y estrellas y que se quedaron sin nombres de personas después. Nunca he visto una foto de mi asteroide.
.

2 comentarios:

Ego dijo...

Vaya, esto es algo en verdad entusiasmante.

KC dijo...

Decir que somos los únicos seres inteligentes en el Universo es negarse a sí mismo y negar la propia inteligencia.

Gracias por la entrevista, tocayo.

Saludos.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.