domingo, 12 de julio de 2009

¿A quién culpar por el cambio climático?

Haciendo que las naciones pobres compartan los gastos de lucha contra el cambio climático: Una propuesta internacional para establecer objetivos de reducción de emisiones de carbono basados en la distribución de mil millones de "emisores altos" en los países desarrollados y en desarrollo

Desde Scientific American.
Por Douglas Fischer
Traducción y resumen: KC



Un nuevo marco para la reducción de emisiones de carbono tiene una grieta en el nudoso dilema que enfrenta una solución global del clima: cómo dividir recortes entre naciones ricas y pobres.

Un nuevo estudio publicado recientemente intenta eludir el dilema, haciendo cuenta de que prácticamente cada país tiene una clase de individuos (los llamados "emisores altos"), que disfrutan de un rico estilo de vida que produce carbono en forma intensiva. Si las personas, sin importar su localización, se ven obligadas a asumir la responsabilidad de sus emisiones, una mayor proporción de países participarán en el esfuerzopor e clima, afirma el estudio.

"Los ricos en los países en desarrollo no deberían ocultarse detrás de los pobres", dijo Robert Socolow, co-director de la Iniciativa de Mitigación de Carbono, de la Universidad de Princeton, y co-autor del estudio, publicado en las
Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

El problema ha dominado las conversaciones llevando a las negociaciones de diciembre en Copenhague hacia un acuerdo post-Kioto. Las naciones en desarrollo esperan que el mundo industrializado realice el trabajo más pesado para la reducción de emisiones; los países industrializados notando que el mundo en desarrollo representa más del 97 por ciento del crecimiento de emisiones futuras, desea garantías de que ese crecimiento se frene.

El análisis, "Compartir la reducción en las emisiones mundiales de CO2 entre mil millones de emisores altos", por un grupo de investigadores de la Universidad de Princeton, propone la difusión de la responsabilidad de las reducciones entre los individuos en lugar de entre los países.

En este marco, la comunidad internacional emitiría un lineamiento único y global para las emisiones de carbono. Los países serían entonces responsables de la reducción de la huella de carbono de las personas que viven por encima de ese lineamiento. Las emisiones de las personas que viven por debajo del lineamiento no factorizan en la contabilidad.

En general, los investigadores encontraron que los Estados Unidos y China tienen los mayores objetivos de reducción de emisiones de dióxido de carbono, mientras que Rusia, la India, el Oriente Medio, Sudáfrica y el norte de África tienen metas variables, debido a sus industrias energéticas.

La propuesta también establece un piso para los 3 mil millones de personas previsto para 2030 para la emisión de menos de una tonelada de dióxido de carbono al año. Esas personas -los más pobres entre los pobres- deben centrarse únicamente en mejorar su estilo de vida, y deben hacerlo a través de cualquier medio económico, dicen los autores. Ellos pueden llegar a la meta de emisiones de una tonelada de carbón al año sin romper el banco mundial de carbono.

Es una tontería, en otras palabras, iluminar 10 aldeas mediante energía solar cuando el mismo dinero podría equipar a 100 aldeas con generadores diesel, dijo Socolow. "No hay ninguna razón para que la gente en ese nivel tenga que cumplir los objetivos de carbono", dijo. "Se debe iniciar con los emisores altos".

El plan está siendo aclamado por muchos expertos en clima por esta equidad inherente: Los países industrializados soportarán más carga de responsabilidad, pues esas naciones tienen la mayoría de residentes que viven por encima de esa línea de carbono. Pero muchas naciones en el mundo en desarrollo también deben tomar algunas acciones en la medida en que prospera su ciudadanía y empieza a disfrutar de un estilo de vida con mayor producción de carbono.

"Los países en desarrollo quieren atención sobre la equidad", añadió Socolow. "Podemos hablar de justicia de una manera que sea defendible en las mentes de los países de alta emisión per cápita. "Es un poco atrevido, pero tiene que ser un concepto innovador".

De hecho, tal vez el aspecto más llamativo del estudio, dijeron varios expertos en clima familiarizados con él, es que para 2030 los mil millones de emisores altos se repartirán uniformemente a través de cuatro grandes regiones económicas del mundo: los Estados Unidos, el mundo industrializado, excepto EE.UU., China, y el mundo en desarrollo, excepto China.

En otras palabras, todo el mundo debemos actuar.

"Estas cifras refuerzan nuestra convicción de que los países industrializados tendrán que asumir el liderazgo en la reducción de sus emisiones, pero la lucha para prevenir el peligroso cambio climático sólo puede ganarse si todos los países actúan juntos", dijo Ottmar Edenhofer, profesor de la Universidad Técnica Berlín y copresidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, el Grupo de Trabajo III.
___________________________
Este artículo apareció originalmente en el Diario del Clima, la fuente de noticias sobre cambio climático publicada por Environmental Health Sciences, una empresa de medios de comunicación sin fines de lucro.
.

No hay comentarios:

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.