lunes, 13 de julio de 2009

Grandes planes para la Luna y Marte, si el presupuesto lo permite

Todo hombre es como la Luna: con una cara oscura que a nadie enseña.

Mark Twain

Desde el
NY Times
Por
KENNETH CHANG
Traducción: KC



El programa de la NASA para enviar astronautas a la Luna para el año 2020 es a menudo llamado "Apolo con esteroides".

Para los detractores, se trata de una descripción de denigración - pisando el mismo camino como hace 40 años, sólo que con cohetes más grandes y costosos.

Pero los funcionarios de la Administración Nacional Aeronáutica y Espacial afirman que las nuevas misiones serán mucho más grandes - astronautas viviendo en la Luna durante meses a la vez, conduciendo cientos de kilómetros a través de la superficie lunar y, por primera vez, la creación de un puesto de avanzada en suelo que no es de la Tierra.

"No es sólo banderas y huellas", dijo John Olson, director de la oficina dentro del directorado de sistemas de misiones de exploración de la NASA, que integra las diferentes partes del programa lunar. "Es sustancialmente un trabajo importante."

La NASA afirma que las tecnologías y las competencias son esenciales antes de enfilar hacia Marte, el próximo gran destino. Los científicos contemplan varias posibilidades emocionantes de investigación en la Luna, como la construcción de un radiotelescopio en el lado más alejado, protegido del ruido de la Tierra, y la búsqueda de capas de hielo en los sombreados cráteres cerca de los polos, que puede preservar pistas del pasado del sistema solar.

Sin embargo, con billones de dólares de déficit en el presupuesto federal y un panel de listón azul (lo que significa que está integrado por campeones en sus ámbitos, nota de KC), re evaluando actualmente el programa de vuelos espaciales tripulados de los Estados Unidos, hay algunas dudas sobre si los planes lunares que la NASA ha elaborado en los últimos cinco años se construirán. La agencia podría ser instruida para centrarse en misiones robóticas, llevando a cabo alternativas más baratas para llegar a la Luna o cambiar su destino a otra cosa, como un asteroide.

Si la NASA no va a la Luna, tampoco está claro quien iría. Algunos funcionarios chinos y rusos han hablado de establecer una base lunar alrededor de 2025, pero ni China ni Rusia han hecho ningún pronunciamiento oficial, y sus actuales cohetes son demasiado pequeños para la tarea.

La naciente industria espacial privada, que todavía tiene que enviar a alguien en órbita, no parece probable que apunte hacia la Luna, sin ningún beneficio evidente para compensar los miles de millones de dólares en costos. "La idea de que un inversor privado pueda reunir los fondos para desarrollar cohetes capaces de una misión lunar es muy especulativo, rayando en la fantasía", dijo John Logsdon, presidente de la historia del espacio en el National Air and Space Museum.

Lo que quizás sea más probable es que el programa lunar, al igual que la Estación Espacial Internacional, se convierta en un esfuerzo combinado de varias naciones.

En la primera sesión pública del panel de revisión del programa de vuelos espaciales tripulados de la NASA, el general Anatoly N. Perminov, el jefe de Roscosmos, la agencia espacial rusa, dijo por teléfono, "Roscosmos respalda la necesidad de la participación potenciales científicos y técnicos de otros países para tales proyectos a gran escala ", incluyendo el envío de astronautas a la Luna y Marte.

La NASA ha nombrado a su sistema de transporte espacial de próxima generación, programa Constelación. Las dos primeras piezas de Constelación - el cohete Ares I, con una cápsula de tripulación Orion - tendrán que llevar a los astronautas hasta la Estación Espacial Internacional a partir de 2015.

Dos piezas adicionales son necesarias para el viaje a la Luna: el Ares V, un monstruoso cohete "elevador pesado", y el alunizador Altair, para que los astronautas lleguen hasta la superficie de la Luna. A primera vista, el Ares V se ve más o menos como el Saturno V de la era Apolo, y el Altair se parece a una actualización de moda - con una estética redondeada más moderna - del módulo lunar que llevó Neil Armstrong y Buzz Aldrin al mar de la Tranquilidad. "La física y la ingeniería originan una gran cantidad de los diseños", dijo el Dr. Olson, explicando las similitudes.

Luego están las diferencias. El Ares V es sólo un poco más alto que el Saturno V - 381 pies frente a 363 pies. Sin embargo, el Ares V será capaz de enviar alrededor de 63,000 kg a un viaje a la Luna, o el 40 por ciento más que el Saturno V.

El Ares V, a diferencia de los Saturno V, no llevará a los astronautas mientras despega. Siguiendo las recomendaciones del panel que investigó la pérdida del transbordador espacial Columbia, el programa Constelación pone la tripulación y la carga útil en cohetes separados para mejorar la seguridad de los astronautas. Aunque la mayor parte del hardware de las naves espaciales - el alunizador Altair y la etapa de salida de la Tierra - suben sobre el Ares V, una tripulación de cuatro astronautas se lanzará en una cápsula Orion en la parte superior de un Ares I.

En órbita terrestre, la cápsula Orion se acoplará con los componentes enviados por el Ares V, y el conjunto combinado de naves se enfilará hacia la Luna.

En la misión Apolo 11, Michael Collins tuvo que permanecer solo, volando en círculos alrededor de la Luna en el módulo de mando, mientras sus dos compañeros iban a la superficie en el alunizador. Para las próximas misiones lunares, los cuatro astronautas llegarán a su superficie, mientras que la cápsula Orion, vacía, se ocupa de sí misma.

Eso significa que el alunizador Altair debe ser mucho más grande que el módulo de la era Apolo, tanto para llevar a los astronautas adicionales y sus suministros, como para poder llegar a más partes de la Luna. Los avances en la tecnología podrían también permitir a versiones del Altair - sin astronautas - llevando componentes modulares de puesto de avanzada, así como rovers del tamaño de vehículos de reconocimiento.

El concepto rover exige una cabina presurizada en la que los astronautas puedan trabajar en manga corta. Para incursiones de una semana, los astronautas vivirían esencialmente en su coche. Los trajes espaciales estarían almacenado fuera del Rover, y los astronautas podría saltar en ellos a través de aberturas en la parte de atrás, lo que les permite ir desde el interior hacia fuera en 10 minutos.

"Es un cambiador de juego", dijo el Dr. Olson.

Sin embargo, el presupuesto federal propuesto por el Presidente Obama no pagaría por esto, desde luego, no antes de 2020. Después de los aumentos en el año en curso y para el año fiscal 2010, el gasto propuesto del Sr. Obama para la exploración humana desde 2011 hasta 2013 tiene varios miles de millones de dólares menos de lo que el Presidente Bush propuso el año pasado. Eso esencialmente reduce el dinero para convertir al Altair y al Ares V desde planos de concepto hasta diseños detallados y la nave espacial real.

"No hay dinero, no hay Buck Rogers", dijo el Dr. Olson.

Pero la esperanza de muchos dentro y fuera de la NASA es que los niveles presupuestarios de la administración Obama son sólo marcadores de posición en espera de las recomendaciones del panel de revisión de la agencia para el programa espacial tripulado. Su informe se espera para finales de agosto.

El grupo está buscando alternativas a Ares I y Ares V, al igual que la adaptación de los cohetes como el Delta IV, para las necesidades de los astronautas de la NASA.

Imagen: Google LIFE.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Keith, mi nombre es Francisco soy de Pachuca y me encanta leer este blog, los post normalmente acostumbran ser extremadamente variados lo que demuestra que los hombres de ciencia no estamos (yo soy químico y estoy pensando muy seriamente en entrar a la maestria en materiales en la UNAM) detrás de computadoras o haciéndole al monje en laboratorios manipulando cristalería con un montón de líquidos de colores. Aunque para serte sincero te "clavaste" demasiado en el tema de las elecciones ¿no lo crees? Con respecto a este post, leí algo parecido en la revista cómo ves? de este mes. Aunque segín lo que leí el probable nuevo director de la NASA sea un militar (si no es que ya lo nombraron) o sea que el desarrollo de la tecnología será mayor que el de la ciencia, en esto que como aventura humana me hace sentir emocionado, aún mas de lo que me haría ver a la bola de patanes parásitos llamdos selección mexicana de fútbol, ganándole una copa mundial a Argentina.
Saludos y espero poder seguir "molestándote" más a menudo, si tu lo permites.

Ego dijo...

Hola, Keith. Fíjate que me llegó un correo anunciando que Marte se verá muy cerca de la Tierra el próximo este 27 de agosto. El mail dice cosas como que se verá tan grande como la luna, lo que es sin duda una tontería. ¿Sabes algo al respecto?

Keith Coors dijo...

Hola Francisco.

Bienvenido tu comentario. La retroalimentación de los lectores siempre es bien recibida.
Lo de clavarme con las elecciones, bueno, sí, pero se debe a que el proyecto inicial de Ahuramazdah era con tintes políticos (a raíz de las elecciones de 2006). Pero la temporada ya pasó. De aquí al tan esperado 2012 seguiremos con los temas habituales (eso espero).

Saludos

Keith Coors dijo...

Hola Ego.

Lo que puedo decirte es que es una mentira. Ese cuento de Marte con el tamaño aparente de la Luna viene circulando desde hace años.

Aquí una liga de la NASA en español que aclara más esta situación:

http://ciencia.nasa.gov/headlines/y2009/09jun_marshoax.htm?list1045796

Saludos

Ego dijo...

Gracias, Keith, ya lo sospechaba.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.