domingo, 9 de enero de 2011

La ciencia salvó mi alma

En Egipto se llamaban las bibliotecas el tesoro de los remedios del alma. En efecto, curábase en ellas de la ignorancia, la más peligrosa de las enfermedades y el origen de todas las demás.


Jacques Benigne Bossuet



La constante intención de las religiones por hacerse de adeptos, seguidores, creyentes, feligreses, etc. es un buen acicate para que quienes practicamos un escpticismo ante los dogmas de cualquier tipo (incluyendo los de las religiones) intentemos hacer algo para presentar a la gente una alternativa de pensamiento, una opción racional para contrarrestar el efecto adormecedor de los dogmas.


En este espacio hemos estado un poco atareados en labores de supervivencia (laboral) lo que ha causado que las entradas sean más espaciadas en tiempo y más compactas en extensión. Pero eso no será óbice para seguir promoviendo el escepticismo.


En esta ocasión presento a la amable concurrencia este hermoso video de 15 min, de duración que toca el tema de la fascinación de un científico ante el Universo, visto desde el enfoque de la ciencia.


Sin más preámbulos, aquí el excelente video:





Imagen de entrada, Mimas en color falso, desde el sitio de la NASA: http://photojournal.jpl.nasa.gov/target/Mimas?start=100



3 comentarios:

Ribozyme dijo...

Mi muy estimado Keith: creo que todos tenemos rachas así, en que el "mundo real" nos exige que nos despeguemos un poco del virtual. No te preocupes, estamos al pendiente, despégate si es necesario, siempre y cuando no lo hagas completamente y de vez en cuando des señales de vida.

Ribozyme dijo...

Ya había visto el texto sin el video, y sobre todo sin subtítulos. El resultado de la combinación es aun más magnífico. Rapidito ya fui y lo puse en mi Facebook, aunque le puede provocar un soponcio a más de uno de mis amigos... si es que se animan a verlo...

Ego dijo...

Hermoso y sobrecogedor

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.