martes, 19 de febrero de 2008

Renuncia Fidel Castro


Pensé que nunca llegaría este día. Pensé que la vida de Fidel Castro acabaría de una u otra forma antes que renunciara a su liderazgo tan prolongado. Pensé que quizás una de las causas de que Castro dejase de gobernar a Cuba sería un atentado contra su vida. Para mí no hubo personaje contemporáneo más controvertido, vilipendiado y criticado que él.

La anunciada renuncia de Fidel Castro a través de algunos medios, llega como el desenlace de un proceso de deterioro personal del que nadie se salva: la vejez.

¿Por que me llega tan hondo este anuncio? Porque unos días antes de mi nacimiento, el yate Granma atracaba en playas cubanas, desembarcando a Fidel y sus 82 seguidores, quienes desde mi hermoso México le acompañaban en esta empresa revolucionaria.

Han pasado poco más de 51 años desde ese histórico viaje del Granma. La historia del dictador cubano ha corrido paralela con mi propia vida. Y Fidel acaba de enviar su mensaje de despedida. En éste se dirige a sus entrañables compatriotas "...que me hicieron el inmenso honor de elegirme en días recientes como miembro del Parlamento, en cuyo seno se deben adoptar acuerdos importantes para el destino de nuestra Revolución, les comunico que no aspiraré ni aceptaré- repito- no aspiraré ni aceptaré, el cargo de Presidente del Consejo de Estado y Comandante en Jefe".

No deja de llamarle enemigo a su eterno enemigo, el capitalismo yanki, y termina su mensaje con un apoteótico párrafo en el que no pierde las esperanzas de derrotarlo: "El adversario a derrotar es sumamente fuerte, pero lo hemos mantenido a raya durante medio siglo. No me despido de ustedes. Deseo solo combatir como un soldado de las ideas. Seguiré escribiendo bajo el título “Reflexiones del compañero Fidel”. Será un arma más del arsenal con la cual se podrá contar. Tal vez mi voz se escuche. Seré cuidadoso."

¿Que tan válido era mantener por la vía de un liderazgo tiránico, durante medio siglo, a un sistema socialista en Cuba pese a las protestas de tanto cubano? ¿Cuantos murieron por esa causa? ¿Cuántos abandonaron Cuba para intentar mejorar su vida?

Son innegables los logros del pueblo cubano durante la época Castrista. Cuba ha producido excelentes deportistas, inmejorables escuelas de medicina, bajísimos porcentajes de analfabetismo, deliciosos rones y puros. Músicos de clase mundial, elevados niveles de salud pública y una cadena impresionante de etcéteras.

El otro lado de la moneda es el elevado número de exiliados cubanos, de presos políticos, de desaparecidos, de gente dispuesta a vender su alma a cualquier extranjero que llegue con dólares.

Me tocó ver en primera fila la situación de los compañeros cubanos allá por 1989. Nos visitaba un par representantes de los sindicatos de energía y minero de Cuba, en el tiempo en el que yo trabajaba para el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares y me desempeñaba como Secretario del Trabajo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear. Junto con mi secretario general Armando Varela y otros compañeros del Comité Ejecutivo, les llevamos de visita a la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde.

Parte del recorrido era visitar el puerto de Veracruz. Estando ahí, nuestros visitantes nos pidieron llevarlos a un mercado donde pudiesen comprar algunas refacciones para sus licuadoras caseras (vasos de vidrio y aluminio, aspas y sellos), así como una colección de cremas, champús y otros productos de belleza para sus respectivas esposas. De eso no había en Cuba.

Probaron manzanas frescas, con expresión infantil en sus caras. Se admiraron ante el tamaño de los chicharrones recién fritos de las carnicerías veracruzanas. Pudieron recordar la arquitectura de la Vieja Habana mirando los edificios del puerto. Y sobre todo, pudieron disfrutar de la libertad con la que viajamos desde la Cd. de México hasta Veracruz, de ahí al municipio de Alto Lucero (donde está la central de Laguna Verde), y el regreso. Comentaban que en un viaje tan largo, en Cuba, era de esperarse que hubiese una docena de puestos de revisión de documentos.

¿Valió la pena por la que pasó el pueblo cubano durante estos últimos 50 años? ¿Eran genuinas las expresiones de apoyo del pueblo Cubano hacia su anciano líder durante los mítines mutitudinarios en la Habana? ¿Son válidas las propuestas de los marielitos? ¿Se reconciliarán algún día los Cubanos de Cuba con los de Miami?

Veremos ahora el desenlace final de esta historia del pueblo cubano. Veremos si el régimen continúa siendo socialista en Cuba o cambia a otro esquema en ausencia del anciano patriarca. Veremos si los logros se mantienen y si se erradican los vicios de este larguísimo régimen.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Puede que el pueblo decida cambiar el régimen político económico, Pablo
Pero quién le quitará lo aquilatado?
Como bien reconoces, los avances en instrucción popular y en medicina son espectaculares
Algo queda
Veamos por cuánto tiempo una vez que "caiga el muro"

Mirta Rodríguez

pantxus dijo...

Que belleza de columna, notable, con inquietud compartida. Es decir, no cerrado al cuestionamiento.
Yo no soy particularmente proFidel, pero tu artículo hace que la imagen de mi padre (ya no tampoco castrista) de un pasado revoltoso y poco mayor que tú me llene con algo de pajarillos la cabeza.

caente dijo...

¡Un artículo desapasionado y objetivo sobre fidel y su revolución!
bendito seas, ojalá seas muy leído.

PS: Soy cubano, y vivo en mexico hace pocos meses.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.