lunes, 8 de junio de 2009

Inconsistencias de los promotores del voto anulado, parte 1

La verdad no se decide por el voto popular.


Rudyard Kipling



Casi no hago comentarios políticos en este espacio, pero recuperaré un poco de la idea original de Ahuramazdah en Mononeurona y saldré con un poco de escepticismo político y pensamiento crítico para contrarrestar la parafernalia dogmática que inunda el panorama político mexicano en estos días, y de la cual es posible ver ejemplos diversos por el ciberespacio.

El voto nulo


He recibido dos mensajes invitando o promoviendo el infame voto nulo o voto en blanco. Uno de ellos menciona la nota del periodista Carlos Loret de Mola, a quien le tenía cierta estima hasta el día que me llegó el mensaje. Después de leer la
columna referida en el mensaje, pues como que ya no tanto.

Y es que el buen Carlos se avienta la patinada de decir en El Universal, que él ha decidido: "...desde 2006 a acudir a las urnas para tachar por completo la boleta" y añade que ha "...decidido hacerlo de nuevo en cinco semanas". Lo interesante del asunto es que después de publicar lo anterior se anima a decir:


No me interesa invitar a nadie a hacer lo mismo ni formo parte de algún grupo u organización que esté promoviendo el voto nulo, y no me interesa.

Bonita cosa, digo yo, eso de ser un periodista de alto rating, para aventarse a decir semejante incongruencia. Si en realidad no le interesara promover el voto nulo, entonces ¡¡¡que no lo publique!!!.

O bien peca de iluso, o está tratando de vender la imagen del "bueno" ocultando otras intenciones. Tuve la oportunidad de saber que en los años de hegemonía del PRI, TODOS los empleados de Televisa tenían la consigna de votar por el PRI... y estaban obligados a irle al América, so pena de ser despedidos. De esto me enteré por boca de Talina Fernandez quien lo dijo en una especie de convención del gremio ¿Ha cambado esa postura? ¿Alguien sabe si Televisa es la empresa más democrática de México? ¿A alguien le consta si el voto de Loret en verdad se anuló en 2006?


Así que esa postura del "digo que anularé mi voto y no te invito a hacer lo mismo, pero lo publico en los medios más leídos y vistos de México" me suena raro. Más que raro, bastante bizarro diría yo. Su mensaje se parece mucho a los de quienes invitan a la gente a "dejar de ocuparse por lo material y buscar sólo lo espiritual", que
ya comenté en este espacio.

Yo pienso que en esta etapa de la sociedad mexicana, lo peor que podemos hacer es anularnos como ciudadanos y anular nuestras opciones. Sería preferible USAR el poder ciudadano. En efecto, la versión mexicana del "mundo feliz" en donde nunca pasa nada, por más que hagamos como que hacemos por cambiar el sistema, es lo que debemos evitar. Por eso mismo dudo de estos "movimientos" de orientación hacia el voto. Eso es apenas un poco más que ni siquiera levantarse para ir a votar. Preferiría los movimientos que te hacen salir de tu estado de comodidad y caminar para ir a ver a tus representantes y exigirles cuentas. Los preferiría (si los hubiera) por sobre los que sólo te dicen "anúlate" (o a tu voto).


Me explico: Los partidos tratan de orientar el voto hacia sus colores. Eso está bien, están en el juego. A veces el juego es descaradamente evidente, como en la foto de entrada, o bien sucio, como lo demuestra la imagen de la derecha, colocada como espectacular a la orilla de la carretera Acapulco- DF. El problema es cuando de pronto sale una propuesta para "hacerle al loco" y anular el voto, o para invitar veladamente a los ciudadanos a NO votar.

El voto blanco.


El otro mensaje, que se puede ver en el
soporte documental del blog, se titula "El voto en blanco", elaborado por unos que se autonombran como movimiento PASCAL y está dirigido a "todos los ciudadanos que viven en cualesquier ciudad, municipio, ejido, ranchería y aldea de la República Mexicana". Comentaré ahora de las frases que se dicen, sueltas al hilo, y que se convierten, de tanto decirlas, en dogmas de fe (en rojo, los textos del mensaje; en verde, mis comentarios):

Como todos sabemos, en todo el país existe inconformidades y descontento con nuestros gobernantes,
¿Todos lo sabemos? Es decir, de que hay descontento, lo hay, yo estoy descontento con muchas cosas. Pero la pregunta es ¿en realidad es con los gobernantes mexicanos? ¿Con cuáles? ¿Con todos los gobernantes? ¿Sería posible que haya descontento con los efectos y no precisamente con las causas?

...así mismo contra todos los partidos políticos por su forma de actual, de mentir, de engañar, de burlarse de la confianza que se les ha depositado, de buscar solo el beneficio personal económico y olvidarse que están para servir al pueblo, a las personas.
Bueno, esta es una serie de dogmas que hay que revisar. Se menciona a los partidos que mienten, que engañan y que se burlan de la confianza ciudadana. Pero no se mencionan las mentiras, ni los engaños, ni las burlas. Se nota que el redactor se siente engañado y burlado, pero ¿en verdad será por una causa auténtica? ¿o por un sesgo de confirmación? Habría que pensar un poco más.

No existe seriedad ni honestidad en representar un cargo público, son solo unos zánganos que duermen en los buriles del congreso.
Aquí dos reflexiones: La primera tiene que ver con la selectiva aplicación de un calificativo. Menciona la falta de seriedad y honestidad al ejercer un cargo público, pero la pregunta obligada es ¿la falta de esas características es exclusiva de quienes ejercen cargos de elección? ¿Sólo ellos son zánganos? ¿Sería posible admitir que estas características negativas aparecen también en otros mexicanos que NO se dedican a la política? Te invito, respetable lector, a dejar tu cartera en un tansporte público ¿Piensas que los pasajeros de alrededor serán suficientemente honestos para avisatre que la dejaste ahí? ¿Piensas que habrá alguien que intente devolvértela? ¿Piensas que antes que pensar en su beneficio personal pensarán en que si así lo deciden pueden hacerle el día a un compatriota devolviéndole su cartera? ¿Confías de esa forma en los mexicanos que no son políticos? Si te encuentras una cosa que no es tuya, ¿buscas la forma de devolverla a su dueño?

La segunda reflexión tiene que ver con lo contrario, con la peligrosa generalización sin evidencias suficientes o mediante el sesgo de confirmación. Me refiero a las imágenes que los medios masivos nos brindan. Si hay una nota buena de los diputados o senadores NO la publicarán. Sólo están buscando las notas sucias, las negativas, las que exhiben las debilidades y defectos de los encumbrados. Por lo tanto, la imagen de un diputado dormido, o las de los rijosos que a punta de golpes toman la tribuna o "revientan" las sesiones, son las más socorridas y pueden generar una falsa generalización de que todos son así.

Este 5 de julio, día de votar en nuestro país, manifestemos nuestra inconformidad y dejemos claro que el pueblo es el que manda, no lo manifestemos con la acción de no votar, vayamos a las urnas y pongamos nuestro voto en blanco, es decir, pongamos una X que abarque toda la boleta de votar, es claro que el voto quedará anulado, pero quedara constancia "oficial" de la inconformidad del pueblo, de los ciudadanos, para con todos los partidos políticos.
Pero precisamente, haciendo eso, anulando el voto, lo que se demostraría es que somos juguetes de gente como este promotor de la flojera y de la inamovilidad. Si en realidad estamos convencidos de que "el pueblo manda", entonces vayamos con nuestros representantes y obliguemos a que presenten una iniciativa para que se evalúe su trabajo y su calidad de "representante" popular mediante evaluaciones objetivas y periódicas (digamos cada trimestre).

Claro, yo conozco a mi gente. No faltará quien diga "¡Que hueva! eso de estar asistiendo a la evaluación de mis diputados y senadores está de hueva". Y es que precisamente por ser flojos e irresponsables hemos dejado que otros menos flojos sean los que se llevan las mejores rebanadas de pastel. Así que el estado de flojera del zángano NO es exclusivo de los gobernantes.

Ahora que si lo que queremos es "constancia oficial" de nuestro descontento, lo más irresponsable que podemos hacer es anularnos como votantes. ¿De que le sirve a la sociedad los votos anulados? ¿Que ganamos con esa demostración de estulticia generalizada? Un montón de papeletas inutilizadas ¡no oficializa NADA! Y menos "nuestro descontento" ¿De qué le sirve a este grupo PASCAL la oficialización de una emoción?

Continuará...
.

2 comentarios:

Dr. Acula dijo...

Es el precio a pagar por la democracia y la libertad de expresión, mi estimado Señor Coors.

Tocó usted un punto que me parece fundamental no solo en este tema concreto, sino en todo cuanto abarca el mundo de la política en México: Tenemos la mala costumbre de culpar de absolutamente todo a los políticos y gobernantes, tenemos una idea un tanto transtornada de dependencia hacia ellos; pero el meollo del asunto es que no son más que el fiel reflejo del resto de la población, como usted bien apunta.

Claro que no podemos hacer una generalización absoluta, siempre hay quien se salva. Siempre hay gente honesta y trabajadora que ve su trabajo remunerado; y siempre habrá políticos honestos y trabajadores en el mismo caso, y doctores, y arquitectos, y abogados e ingenieros, etc etc. ¿Los menos? Sí. ¿Los hay? Desde luego. Pero tampoco podremos negar al apabullante resto: los incompetentes, flojos y amantes de la estática.

Deberíamos empezar a entender, Señor Coors, que los gobiernos no hacen que la gente sea fregona (como todo mundo parece creer), al contrario, la gente fregona hace gobiernos fregones. Tenemos lo que nos merecemos, ni más ni menos. Si de verdad quisieramos que esto cambiase, en vez de postular ideas ridículas e inservibles como la que usted aquí denuncia, deberíamos empezar a vivir y actuar bajos los estándares que de nuestros gobernantes esperamos.

Entonces, y solo entonces, tendremos un derecho legítimo a exigir.

Saludos, un excelente post como es costumbre.

Anónimo dijo...

Hola mi nombre es Francisco y soy estudiante de química.

Me parece muy razonable su entrada, sin embargo considero que se está virando mucho al "tenemos la culpa total de lo que pasa", independientemente de quien sea más o menos culpable de la situación, porque de que todos hemos pasado por un estado de weba existencial, y más cuando se trata de analizar propuestas políticas, plataformas y demás andamiaje que compone un partido político. Creo que a pesar de que nos esforcemos al 200% en checar hoja por hoa, ideario por ideario, no existirá ninguna propuesta válida. Por ejemplo, la propuesta del partido socialdemócrata de legalizar las drogas, aunque suene idiota, podría ser razonable si tomamos en cuenta lo que sucedió en los EU cuando se decidió legalizar el alcohol en los años 20. El crimen organizado se quedó sin materia prima y le tuvo que entrar a las drogas. Su propuesta suena razonable pero no en México, hay demasiado corrupción y mucha gente que sirve tanto al crimen como al estado. Lo que pudiera ser una propuesta razonable, se convierte en vulgar recurso populista en tiempos electorales. O las propuestas de los niños popis del verde, anunciadas por lolitas prefabricadas, también.
Sé de antemano que anular mi voto puede sonar a muchas cosas, que el no elegir, me agrupa en la lista de personajes nefastos de izquierda y derecha que se tiran boñigas de vaca unos a otros, sin embargo sé que este también puede ser un reclamo válido, estoy ejerciendo mi derecho, que es de hecho, mi obligación. Creo que sería válido de su parte tratar de escuchar todas las opiniones en ánimo de saber el porqué de esta clase de movimientos no? No se supone que estamos aquí como amantes de la ciencia y de la sabiduría, para saber?

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.