miércoles, 19 de agosto de 2009

Lo que el escepticismo revela sobre la Ciencia

La única verdad es la realidad.

Aristóteles

Desde Scientific American
Por Michael Shermer
Traducción: KC



En un episodio de 1997 de Los Simpsons titulado "The Springfield Files", una parodia de "The X-Files" en el que Homero tiene un encuentro alienígena en el bosque (después de ingerir 10 botellas de cerveza Red Tick), el actor Leonard Nimoy hace la voz de la introducción como lo hacía para la serie de misterio post Star Trek En Busca de... : "El siguiente relato de encuentros con alienígenas es cierto. Y por cierto, quiero decir falso. Todo son mentiras. Pero están entretenidas, y en última instancia ¿no es eso la auténtica verdad? La respuesta es no".

No al cubo. La creencia posmoderna en la relatividad de la verdad, acoplada a la cultura enajenizante de los medios de comunicación en la que los lapsos de atención se miden en minutos de Nueva York, nos deja con una confusa serie de afirmaciones de la verdad empacados en unidades de información y entretenimiento. Debe de ser cierto - lo vi en la televisión, en el cine, en Internet. The Twilight Zone, The Outer Limits, That's Incredible, The Sixth Sense, Poltergeist, Loose Change, Zeitgeist la película. Misterios, magia, mitos y monstruos. Lo oculto y lo sobrenatural. Conspiraciones y cábalas. La cara de Marte y los extraterrestres en la Tierra. Pie Grande y el Mounstro del Lago Ness. PES e ISP. OVNIs y ETI. JFK, RFK y MLK - conspiraciones alfabéticas. Los estados alterados y la regresión hipnótica. La visión remota y la astroproyección. Tablas de Ouija y cartas del Tarot. La astrología y la quiromancia. La acupuntura y la quiropraxia. Los recuerdos reprimidos y los recuerdos falsos. Hablar con los muertos y escuchar a su niño interior. Tales afirmaciones son una amalgama de ofuscamiento de la teoría y la conjetura, la realidad y la fantasía, ficción y ciencia ficción. Entrar con música dramática. Oscurecer el telón de fondo. Emitir un haz de luz en el rostro del anfitrión. La verdad está ahí fuera. Quiero creer.

Lo que deseamos creer sobre la base de las emociones y lo que debemos creer sobre la base de evidencias no siempre coinciden. Y después de 99 columnas mensuales de explorar temas como (este es el Opus 100 en Scientific American), el autor concluye que es escéptico, no porque no quiera creer, sino porque quiere saber. Y afirma: "Yo creo que la verdad está ahí afuera". Pero ¿cómo podemos saber la diferencia entre lo que nos gustaría que fuese verdad y lo que es realmente cierto? La respuesta es la ciencia.

La ciencia comienza con la hipótesis nula, lo que supone que la pretensión bajo investigación no es verdad hasta que se demuestre lo contrario. Los estándares de estadística de las evidencias necesarias para rechazar la hipótesis nula son sustanciales. Idealmente, en un experimento controlado, nos gustaría tener entre 95 y 99 por ciento de nivel de confianza de que los resultados no fueron originados por la casualidad antes de que ofrezcamos nuestra aprobación provisional de que el efecto puede ser real. Si se falla en el intento de rechazar la hipótesis nula, eso no convierte la afirmación en falsa, y, por el contrario, rechazar la hipótesis nula no es una garantía de la verdad. Sin embargo, el método científico es la mejor herramienta jamás diseñada para discriminar los patrones entre lo verdadero y lo falso, distinguir entre realidad y fantasía, y para detectar tonterías.

La hipótesis nula significa que la carga de la prueba recae sobre la persona que alegue una afirmación positiva, no en los escépticos para refutarla. Una vez el autor de esta nota apareció en el programa Larry King Live, para discutir los OVNIs (uno de sus temas favoritos de siempre), junto con un cuadro completo de ovnílogos. Las preguntas de King para otros escépticos y para el autor perdieron este principio fundamental de la ciencia. No corresponde a los escépticos refutar los OVNIs. A pesar de que no se puede ejecutar un experimento controlado que diera una probabilidad estadístísticamente aceptable de rechazar (o no) la hipótesis nula de que los extraterrestres no están visitando la Tierra, la prueba sería simple: se nos muestra una nave espacial o un cuerpo extraterrestre. Hasta entonces, hay que seguir buscando y regresar cuando se tenga algo. Desafortunadamente para los ovnílogos, los científicos no pueden aceptar como evidencia definitiva de visitas alienígenas pruebas tales como fotografías borrosas, videos granulados y anécdotas espeluznantes sobre luces en el cielo. Las fotografías y los videos pueden ser fácilmente manipuladas, y las luces en el cielo tienen muchas explicaciones prosaicas (bengalas aéreas, globos iluminados, aviones experimentales, incluso Venus). Tampoco los documentos del gobierno con párrafos redactados cuentan como evidencia de contacto ET, porque sabemos que los gobiernos guardan secretos por razones de seguridad nacional. Secretos Terrestres no equivalen a encubrir los extraterrestres.

Muchas afirmaciones de esta naturaleza se basan en evidencias negativas. Es decir, si la ciencia no puede explicar X, entonces su explicación de X es necesariamente cierta. No es así. En la ciencia, muchos de los misterios se dejan sin explicación hasta que se surjan nuevas evidencias, y los problemas a menudo se dejan sin resolver hasta el otro día. Recuerdo un misterio en cosmología en la década de 1990 por el que parecía que había estrellas más viejas que el mismo universo ¡la hija era más vieja que la madre! Pensando que podría haber una historia candente para escribir sobre eso que revelara algo profundamente equivocado con los actuales modelos cosmológicos, el autor le preguntó primeramente al cosmólogo Kip S. Thorne del Instituto Tecnológico de California, quien aseguró que la discrepancia era sólo un problema en las estimaciones actuales de la edad del universo y que se resolvería con el tiempo, obteniendo datos mediante más y mejores técnicas de datación. Y así fue, como eventualmente les sucede a tantos problemas en la ciencia. Mientras tanto, es correcto decir, "no sé", "no estoy seguro" y "Vamos a esperar y ver."

Para ser justos, no todas las afirmaciones están sujetas a experimentos de laboratorio y pruebas estadísticas. Muchas ciencias históricas e inferenciales exigen un análisis matizado de los datos y la convergencia de pruebas de múltiples líneas de investigación que apuntan a una conclusión inequívoca. Así como los detectives emplean la técnica de la convergencia de las pruebas para deducir quien muy probablemente cometió un crimen, los científicos emplean ese método para determinar la probable explicación para un fenómeno particular. Los cosmólogos reconstruyen la historia del universo mediante la integración de datos de la cosmología, la astronomía, la astrofísica, la espectroscopia, la relatividad general y la mecánica cuántica. Los geólogos reconstruyen la historia de la Tierra a través de una convergencia de evidencias de geología, geofísica y geoquímica. Los arqueólogos reconstruyen la historia de una civilización a partir de granos de polen, basureros de la cocina, pedazos de ollas, herramientas, obras de arte, fuentes escritas y otros artefactos específicos del lugar. Los científicos del clima demuestran el calentamiento antropogénico global desde las ciencias ambientales, geología planetaria, geofísica, glaciología, meteorología, química, biología, ecología, entre otras disciplinas. Los biólogos evolutivos descubren la historia de la vida en la Tierra desde la geología, la paleontología, la botánica, la zoología, la biogeografía, la anatomía y fisiología comparada, la genética, y así sucesivamente.

Una vez que una ciencia deductiva o histórica está bien establecida a través de la acumulación de evidencias positivas, sin embargo, es tan buena como un laboratorio o de la ciencia experimental. Para que los creacionistas refuten la evolución, por ejemplo, necesitan deshacer todas estas líneas independientes de evidencia, así como construir una teoría rival que pueda explicar mejor que la teoría de la evolución. Ellos no la tienen, en su lugar emplean sólo las pruebas negativas en forma de "si los biólogos evolucionistas no pueden presentar una explicación natural de X, entonces una explicación sobrenatural de la X debe ser cierta".

El principio de la prueba positiva se aplica a todas las afirmaciones. Los escépticos nos complacemos en pedir que se nos muestre las evidencias. Muéstrame el cuerpo de un Sasquatch. Muéstrame los artefactos arqueológicos de la Atlántida. Muéstrame una ouija que forme palabras con los ojos de los participantes vendados en forma segura. Muéstrame una cuarteta de Nostradamus en la que predijo la Segunda Guerra Mundial o 9 / 11 antes (no después) del evento (las postdicciones no cuentan en la ciencia). Muéstrame la evidencia de que las medicinas alternativas funcionan mejor que los placebos. Muéstrame un ET o llévame a su nave nodriza. Muéstrame el Diseñador Inteligente. Muéstrame a Dios. Muéstrame y te creeré.

La mayoría de personas (científicos incluidos) tratan la cuestión de Dios aparte de todas estas otras afirmaciones. Ellos tienen el derecho a hacerlo siempre y cuando la afirmación en cuestión no pueda - ni siquiera en principio - ser examinada por la ciencia. Pero ¿que podría incluir? La mayoría de las afirmaciones religiosas son comprobables, tales como que la oración influye positivamente en la curación. En este caso, los experimentos controlados hasta la fecha no muestran ninguna diferencia entre la oración y la no oración para los pacientes. Y más allá de la investigación de control, por ejemplo, ¿por qué Dios sólo parece curar las enfermedades que con frecuencia desaparecen por sí solas? Lo que me obligaría a pensar en algo inequívoco, por ejemplo, sería si creció un miembro nuevo después de amputado. Los anfibios pueden hacerlo. Sin duda, una deidad omnipotente podría hacerlo. Muchos veteranos de la guerra iraquíes esperan con impaciencia la acción divina.

Hay un misterio que se debe admitir que la ciencia no puede contestar, y esa es la cuestión de lo que existía antes del comienzo de nuestro universo. Una respuesta es el multiverso. Según la teoría, múltiples universos cada uno tuvo su propio génesis, y algunos de estos universos dieron a luz (quizás a través del colapso de agujeros negros) a los universos bebé, uno de los cuales resultó ser el nuestro. No hay evidencias positivas para esta conjetura, pero tampoco hay evidencias positivas de la respuesta tradicional a la pregunta de Dios. Y en ambos casos, nos quedamos con la cuestión de reductio ad absurdum de lo que había antes del multiverso o Dios. Si Dios se define como aquello que no necesita ser creado, ¿por qué no puede el universo (o multiverso) ser definido como aquello que no necesita ser creado?

En ambos casos, sólo tenemos evidencia negativa en el sentido de "yo no puedo pensar en ninguna otra explicación", lo cual no es evidencia en absoluto. Si hay una cosa que la historia de la ciencia nos ha enseñado, es que es arrogante pensar que ahora sabemos lo suficiente para saber lo que no podemos saber. Así que por el momento, todo se reduce a la preferencia cognitiva o emocional: una respuesta con sólo evidencias negativas o sin respuestas en absoluto. Dios, multiverso o Desconocido. Cual de estas se elija dependerá de la tolerancia a la ambigüedad y a qué tanto se quiera creer. Para mí, me mantengo en sublime asombro ante la gran incógnita.

Nota: Este artículo fue originalmente impreso con el título de "Quiero Creer".

Música: One time de King Crimson

1 comentario:

Antonio dijo...

Muy buen artículo de Shermer. Me da un poco de risa su "No al cubo" que se salta el peligroso "No al cuadrado" para tratar de decir lo mismo pero con más letras.

Hay un peligro mayor en exponer de manera tan breve el concepto de "la carga de la prueba recae en quien afirma": en algunas ocasiones la explicación más verosimil viene en forma de negación al cuadrado, con lo que no escasean los argumentos del tipo:

- El gobierno de EEUU tiene que demostrar que fueron los terroristas islámicos (y no el propio gobierno) los responsables del 9/11.

- Hace falta demostrar sin lugar a dudas que el calentamiento global es producido por la actividad humana.

- Hace falta demostrar que el VIH causa el SIDA.

- La NASA tiene que demostrar que verdaderamente envió hombres a la luna.

- No se ha demostrado que la gripe A/H1N1 sea tan peligrosa como dicen.

- Faltan evidencias para sustentar la teoría de la evolución.

Un Abrazo.

P.D: Hay un error de traducción entre los paréntesis.

"Una vez el autor de esta nota apareció en el programa Larry King Live, para discutir los OVNIs (uno de sus perenne temas favoritos), junto con un cuadro completo de ovnílogos."

Yo creo que debería decir: "(uno de sus temas favoritos de siempre)"

Como siempre, se agradece el esfuerzo de la traducción.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.