viernes, 10 de junio de 2011

114 y 116 ¿Y el Unseptquadium, apá?

La falsedad es tan antigua como el árbol del Edén.


Orson Welles



El título de esta entrada hace alusión a que por fin se ha aceptado la inclusión de dos nuevos elementos en la Tabla Periódica de los Elementos: Los de Z=114 y Z=116. La noticia ha aparecido en varios diarios serios como el NY Times, el BBC News y Time News. Vi la nota en español en el Reforma, y en el Universal. Todas estas notas refieren el artículo publicado en el Journal de Química Pura y Aplicada.


Los organismos que revisaron las evidencias de de estos descubrimientos, la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada y la Unión Internacional de Física Pura y Aplicada, dieron su veredicto apenas ayer, después de revisar las reclamaciones de otros grupos de investigación respecto a estos y otros elementos. Finalmente llegaron a una resolución: La evidencia en los casos de elementos de Z = 113, 115, y 118 no han cumplido los criterios para el descubrimiento, mientras que las de los elementos Z = 114 y 116 sí los cumplieron.


Pero también el título de la entrada hace alusión a las chorreadas del charlatán argentino Adolfo Gandín Ocampo, viejo cliente de esta casa, quien en un necio afán por figurar como un gran científico, se aventó la muy fumada afirmación de que ya estaba "descubierto" hasta el elemento Z = 174 (cuyo anticpado nombre es Unseptquadium, que significa "174"). El Sr. Gandín afirmó cosas como las siguientes (ya bien documentadas en sendas entradas de este blog):


  1. "ya está descubierto hasta el elemento 174" (20 de abril de 2008)
  2. "Los elementos ya llegan a los 224 como lo se? mi apellido y mi trabajo en RUSIA como cientifico al lado de mi tio LEV que todo el mundo conoce hace de esto un simple juego de niños" (4 de octubre de 2008)


Resalto en negritas lo que este señor señala sobre su trabajo en Rusia como científico. Al respecto, el trabajo de los verdaderos grupos de investigación y de los laboratorios que intentan descubrir (o más bien sintetizar) más elementos para la tabla periódica hacen un esfuerzo serio y riguroso para reunir las evidencias de su trabajo. Estas evidencias a su vez son revisadas por expertos en esas áreas, y todo con la idea de mostrar al gran público y a los colegas científicos los resultados que puedan ser de utilidad para más proyectos de investigación y desarrollo.


Lo que hacen los charlatanes como Adolfo Gandín no es más que abusar de la libertad de internet para escribir tonterías con el propósito de engañar a incautos cibernautas que puedan leerlas... y creerlas. Estas chorreadas jamás pasarían un examen riguroso por parte del IUPAC. Y por chorreadas llamo a cosas como las siguientes, que el Sr. gandín tuvo la desfachatez de publicar en un grupo de Yahoo y que hasta ahora no se había publicado en este espacio, pero que hoy encontré en los archivos de mi cuenta de gmail.


SERA QUE EL ENTE REGULADOR IUPAC,QUE ENTRE SUS MIEMBROS ESTAN LAS MEJORES MENTES DEL MUNDO, ES TAN BASICO EN SUS APRECIACIONES????? O SERA QUE LOS ELEMNETOS HASTA EL 224 SON TAN INESTABLES Y DE BILLONESIMAS DE PARTE EN SU VIDA QUE AUNQUE SE QUISIERA NO SE PODRIAN VER (CLARO POR ESO SE DICE SIN DESCUBRIR YA QUE EL OJO NO LO VIO) (del 9 de octubre de 2008, con errores de redacción y fallas ortográficas desde el original, nota de KC).


Resalto en negritas la chorreada sin sentido referente a las "billonésimas de parte en su vida", porque lo que alcanzo a entender es que el Sr. Gandín quiso decir que sus imaginarios elementos superpesados (por encima del correspondiente a Z = 118), que han sido sintetizados en imaginarios laboratorios de Rusia por él y su tío, sobreviven por tiempos tan cortos que "el ojo" (supongo que el de él o el de su tío) no los ha podido ver.


Bueno, pues de una cosa estoy casi seguro, y es que los últimos elementos verdaderamente descubiertos (114 y 116), no sólo tienen vidas medias (y no partes de su vida) demasiado cortas sino que además se han sintetizado en cantidades tan pequeñas que sólo el instrumental bien calibrado de un laboratorio de primer mundo podría detectarlos. El error de Gandín, aparte de montarse histéricamente en sus falsas afirmaciones para intentar "tapar" su ignorancia en el tema, fue pensar que sólo "viendo" los elementos podrían ser considerados como "descubiertos" por la IUPAC. ¡Valiente científico!


Por lo pronto, al día de hoy, el infame Unseptquadium de Gandín sigue siendo sólo un esbozo predictivo (como cualquier elemento por encima del correspondiente a Z = 118).


Crédito de la imagen de entrada: Daniel Hurst Photography/Flickr/Getty Images

2 comentarios:

Sir David von Templo dijo...

Adolfo Gandín Ocampo debería convidarnos de lo que se mete. Se ve que esta muy intenso. Recuerdo que alguien muy chingón dijo una vez que afirmaciones extraordinarias requieren de pruebas extraordinarias.

Saben, pensándolo bien, mejor que no nos convide de las porquerías que se meta, no quiero rerminar igual de tarado.

Saludos.

Keith Coors dijo...

Maese David.

De acuerdo contigo. Eso que se mete Gandín ¡es de lo peor! Se parece mucho al Gerin Oil

Saludos

KC

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.