lunes, 5 de septiembre de 2011

La mentira y la credulidad se apoderaron de Veracruz

No hay mayor mentira que la verdad mal entendida.


William James



Hace poco un bromista engañó a unos cuantos miles en Guadalajara con el cuento de que había encontrado un Hadita de 2 cm de alto, con alas, piernitas bien formadas y traje de baño. Ahora fueron un maestro y una periodista quienes se dieron vuelo generando twitts falsos sobre un supuesto ataque desde helicópteros en contra de niños de escuela en Veracruz. O al menos eso es lo que se dice en las notas periodísticas como la de El Economista y la de CNN México, en las que se aprecia que a estos Twitteros pretenden darles una pena de 30 años en prisión por actos de terrorismo y sabotaje.


El origen

Pero ¿en verdad hubo tal ataque? Al parecer no hubo tal. Siguiendo un poco el hilo de las notas, se puede encontrar que los hechos se desarrollaron el pasado 25 de agosto. De acuerdo con el contenido del blog "Chingadanews" (lo sé, la confiabilidad del sitio se puede ver cuestionada por su nombre, por ello en adelante me referiré a este blog como ChNews), al parecer las cosas se iniciaron un día antes es decir, el 24 de agosto:


Todo comenzó el día de ayer. Cuando una cuenta en twitter llamada @NarcoViolencia, publicó notas sobre hechos violentos en Ciudad Juárez.


Fueron dos notas: La primera en donde un grupo de sicarios dispararon contra padres de familia en una escuela primaria, y la segunda cuando varias narcomantas fueron colocadas en escuelas, con la supuesta amenaza de levantar personas, ambas en Ciudad Juárez.


El encabezado de la nota no especificaba en que ciudad era, e irresponsablemente se puso el titulo de nota con el hashtag #Verfollow, usado para etiquetar e informar hechos violentos exclusivamente de Veracruz.


Después, al día siguiente el usuario @gilius_22 publicó un twitt que decía literalmente:


#Verfollow confirmo en la Esc."Jorge Arroyo" de la Col. Carranza se llevaron 5 niños, grupo armado,Psicosis total en la zona


Ver la serie de Twitts de este usuario en la siguiente imagen, que inicia el 24 de agosto. Incluso admite haber cometido un error en el nombre de la escuela:




Se puede ver que otro usuario (desconocido) calificó de troll a este usuario. Otro más @sharkner incluso sugiere que @gilius_22 y otros se vayan a jugar nintendo, lo que puede apreciarse en la siguiente imagen:




Lo que llama la atención de este @gilius_22 es que insistió en que el secuestro de 5 niños por un grupo armado estaba "confirmado" y que "fue cierto", no obstante las objeciones de otros usuarios. ¿Hasta dónde llegó el asunto? ChNews nos dice:


La nota se extendió, se retuiteó y se fue compartiendo por todo internet, creyendo que por ser de #Verfollow se trataba de Veracruz. Mucha gente se fue con la idea del titulo y de ahí se generó toda la psicosis.

Varios usuarios comentaron la nota y jugaron al telefono descompuesto, y el miedo fue creció (sic) como una bola de nieve sin que ninguna autoridad hiciera nada al respecto.
Aquí el comentario de ChNews suena muy gracioso. Es decir ¿Qué autoridad puede poner alto a la diseminación de chismes y mentiras sin bases? Y sobre todo ¿Quien puede sembrar un poco de sentido común en las mentes de los compatriotas veracruzanos (o de donde sean) para que antes de tomar en serio estas tarugadas las confirmen?


Al menos un usuario de Twitter (@balaceraver) que también estaba siendo investigado junto con gilius_22 y otros, puso las cosas con más sensatez y sentido crítico, como puede verse en la siguiente imagen (un poco editada porque las malas palabras sin sentido y sin formar parte del argumento sobran):






Como se puede observar, este @balaceraver por lo menos busca confirmar los supuestos hechos sin tener éxito. Esto me indica que las supuestas confirmaciones de @gilius_22 estaban basadas más en su credulidad (o en el deseo de sobresalir) que en hechos.


El hilo y la libertad de expresión


Muchos comunicadores serios y otros no-tan-serios que al primer diente que brilla en la oscuridad gritan "¡¡¡LOBO!!!", se fueron contra el gobierno de Veracruz llamándolo represor (Hazme el Chingado Favor punto com publicó: Somos miles de jarochos asqueados de tanta represión, de la falta de información de parte del ejecutivo estatal y que ahora pretende censurar a las redes sociales)


En primera instancia, cualquiera que sea el medio de difusión, un comunicador respetable debería estar en contra de la difusión de mentiras, engaños y patrañas. Vengan de donde vengan.


En segunda instancia, para mala fortuna de todos los que la usamos, no hay un consejo editorial que regule lo que se publica en internet. Eso queda al juicio de quien lo publica, y la credulidad reside en quien lo lee. Pero bromistas y gente con pésima intención abunda en el medio, esto es un hecho.


Por ello pienso que antes que pintar escenarios de “control total” del gobierno sobre las redes sociales (o sobre el medio), lo que se debe hacer es un llamado a quienes usan la red de redes para que le bajen a la sicosis y le aumenten un poco al uso del cerebro en forma crítica.


Si hay una muy mala noticia que parece real, si alguien vino y te contó de algo muy espantoso que parece cierto, antes de divulgarlo en la red ¡¡confírmalo!! Si no estás seguro, si tu fuente de información NO es confiable o si padeces de la credulidad de un nuevoerero (de esos que creen que hasta el agua tiene ADN porque se los dijo un iluminado que mantiene contacto psíquico con extraterrestres), entonces mejor usa la información para tu provecho, o deséchala, pero en verdad no la hagas circular sin usar el cerebro (aunque si eres un nuevoerero, el uso de tu cerebro será una noticia de 8 columnas).


¿Cuántos anuncios de “niños perdidos” de los que llegan a tu bandeja de correo-e son reales? De los que llegan a la mía, ni UNO solo. Normalmente llamo a los teléfonos que acompañan la solicitud o consulto la base de datos de HOAXES. 100 de cada 100 son falsos.


Sólo cuando la información me llega desde una fuente confiable o de un conocido personal (y no de la red), le doy el crédito con la suficiente reserva de espacio para la duda.

Conclusión


Aquí hay dos cosas para resaltar, la lamentable intención de bromear (o de hacerse famosos por mandar o reenviar un twitt “ganador” de los que saturan esta red) y la más lamentable credulidad de la gente que lo tomó en serio. También es lamentable que la falta de escepticismo y pensamiento crítico de los Twitteros arrestados les traiga como consecuencia problemas con la justicia.


Es fácil comprobar cuándo una noticia es verdadera. Descubrir las falsedades lleva un poco más de tiempo, esfuerzo y uso de materia gris. Esas requieren aplicar un tanto de escepticismo y otro tanto de pensamiento crítico, pero sobre todo requieren no tener la mente abierta de par en par, como sugieren los huecos nuevoereros. 


Espero que después de esto quienes publican en la red de redes sean más responsables en lo que escriben Twittean o Facebookean. Debe resguardarse la libertad de expresión, pero junto a esta libertad debe haber responsabilidad en su uso. Hay que decir NO al ciber terrorismo, sea originado con la plena intencion de aterrorizar o con la nublada idea de que todo lo que nos dicen está "confirmado" o "es cierto".


Imagen de entrada desde CNN México.



Actualización: 6 de septiembre 2011.



De acuerdo con una nota del portal web de Imagen de Veracruz, al parecer la sicosis de los falsos secuestros en Boca del Río, Veracruz ya llevaba algo de tiempo antes de que @gilius_22 comenzara a emitir sus ya famosos (pero indudablemente infames) twitts. Dice este portal lo siguiente:


Aproximadamente a las 8:45 horas, María Antonieta Lara, dueña de una tienda en la calle Ursulo Galván de la misma colonia (cuyo nombre es Adalberto Tejeda, nota de KC), empezó a ver padres de familia corriendo en dirección a la escuela primaria Luís Pasteur, dos calles arriba.

“Yo pensé que estaba pasando algo en la escuela y mi primer instinto fue ir a buscar a mi nieta que estudia ahí”, dijo Lara.

A las 9:00 horas, Alejandrina Fernández, pareja de Martínez Vera (@gilius_22), se asomó por la ventana de la cocina de su casa y empezó a ver a gente que corría con dirección a la escuela y a otros que en dirección contraria corrían acompañados de sus hijos. “Había mujeres llorando, niños gritando, la gente pasaba corriendo de un lado a otro, una señora en la esquina se puso a vomitar del estrés que traía”, contó Luis Fernández, hermano de Alejandrina que tiene un depósito de cacharros sobre la misma calle.


En un momento cercano a las 10:30 horas (Alejandrina) Fernández se comunicó con su cuñada, que vive en la colonia Carranza, quien le dijo que un grupo de personas habían llegado a la escuela Alfonso Arroyo a llevarse a unos niños.

En punto de las 11:03 horas, Martínez Vera publicó un segundo mensaje donde corregía el nombre de la escuela de Jorge Arroyo a Alfonso Arroyo y donde refería que era su cuñada quién había confirmado que un grupo armado se había llevado cinco niños de esa escuela.


“En ese momento no reparábamos si eran mentiras o no, toda la colonia estaba entrada en la locura, aquí han pasado cosas muy feas de las que nadie dice nada, por eso para nosotros eran creíbles las cosas que se estaban comentando”, agregó (Alejandrina) Fernández.


Y yo digo, hay que imaginarse lo que pasaba. Unas personas se enteraron de una mentira (lo del secuestro de infantes). No confirman la veracidad del comunicado pero van por sus hijos a la escuela y se los llevan. Así entonces, al ver lo que pasaba, la cuñada de @gilius_22 afirmó algo así como "se están llevando a los niños de las escuelas". Obviamente no sabía si eran padres de familia o si eran maleantes, pero es probable que de su cosecha se inventara que se trataba de un comando armado.


Quizás nunca se sepa quien añadió el ingrediente de "terror", pero para entonces el daño ya estaba hecho. La sicosis se había extendido y se había perdido el control, todo debido al exceso de credulidad de la gente de los alrededores, incluido el mismo @gilius_22.


El uso indiscriminado de la red (en este caso de Twitter) para reenviar mensajes con historias no comprobadas pudo ocasionar daños aún mayores. Entiendo que quizás las personas que lo hicieron tenían una buena intención, pero es mucho más importante ejercer un poco de escepticismo y de pensamiento crítico que dar rienda suelta a la topetera credulidad bajo el manto de la "buena intención". En especial si hubo reacciones críticas para poner en duda la "certeza" con la que se afirmó que un comando armado estaba secuestrando niños de las escuelas de Boca del Río.


Finalmente queda una pregunta en el aire. Si en verdad habían "pasado cosas muy feas de las que nadie dice nada", y ese era el argumento principal para afirmar que "eran creíbles las cosas que se estaban comentando" ¿Por qué decir algo de una situación que en realidad NO estaba sucediendo? ¿Por qué usar la internet (y Twitter) para hablar de algo que no se podía comprobar?


Y yo insisto y me contesto para mis adentros: A mis compatriotas veracruzanos les faltó aplicar una sana dosis de escepticismo y pensamiento crítico. Y ser más responsables con el uso de la información.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.