miércoles, 17 de marzo de 2010

Melodías mentales

La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía.


Ludwig van Beethoven


Desde el NY Times
Por C. CLAIBORNE RAY
Traducción: KC



P. ¿Cómo puedo encontrar algunos de los temas melódicos "jugando" en mi mente durante varios días después de un concierto?


R. Es tan bien sabido que una melodía pegajosa, ya sea clásica o pop, permanece en el cerebro, que el efecto ha sido explotado para jingles publicitarios, y ha habido esfuerzos para definir lo que hace "pegajosa" a una melodía. Sin embargo, una melodía difícil de sacudirse puede ser más una carga que un recuerdo bienvenido, convirtiéndose en un "gusano del oído", y las razones, definitivamente, no se conocen.


Los caminos mentales de la música son complejos, a veces, incluyendo no sólo las zonas auditivas, sino también la corteza visual del cerebro. Las investigaciones recientes sugieren que la percepción musical se entrelaza con las partes primitivas del cerebro y que puede influir en las emociones a través del sistema límbico.


Cómo se convierte una melodía en un gusano del oído, sin embargo, no está claro. Una encuesta realizada en 2001 por James J. Kellaris de la Universidad de Cincinnati, un psicólogo del consumo, consideró que "la música caracterizada por la sencillez, repetitividad e incongruencia con las expectativas de los oyentes es más probable que llegue a ser "pegajosa"." Hasta el 98 por ciento de la ente experimenta una melodía pegajosa, sugirió su estudio, y algunas personas, como los músicos, las mujeres y los expuestos a las preocupaciones, son más susceptibles que otras. Las causas pueden ser psicológicas o físicas, vinculadas a las frecuencias de sonido que resuenan en el cuerpo.


Después de más investigaciones, el Dr. Kellaris teorizó que una forma de sacudirse lo que llamó una "picazón cognitiva" es cantar la melodía mental en voz alta.



Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.