miércoles, 27 de octubre de 2010

Pánico y muerte por el contrabando de un cocodrilo

El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.


Sigmund Freud


Desde Scientific American
Por John Platt
Traducción: KC



Los contrabandistas de vida silvestre hacen casi cualquier cosa por dinero fácil, incluso escondiendo a un depredador vivo en un avión, sin tener en cuenta el riesgo para el animal o los demás pasajeros. Esta actividad ilegal llegó a una devastadora y absurda situación extrema recientemente cuando un hombre presuntamente intentó transportar de contrabando un cocodrilo vivo en un avión a su salida de la República Democrática del Congo (RDC). El cocodrilo se soltó, la tripulación y los pasajeros entraron en pánico, y el avión se estrelló, matando a 20 personas.


Por extraño que parezca, el cocodrilo sobrevivió al accidente, sólo para ser asesinado a machetazos posteriormente por campesinos locales.


Sólo un pasajero vivió para dar testimonio de los acontecimientos. El sobreviviente no identificado fue entrevistado por la revista africana de noticias con sede en Francia Jeune Afrique, donde dijo que el cocodrilo fue transportado en el avión dentro de una maleta deportiva. Cuando el cocodrilo se escapó, según se informa, los pasajeros corrieron hacia la cabina del piloto, poniendo el avión fuera de balance, afirmó el hombre.


La revista también informó que el cocodrilo habría sido destinado a la reventa, aunque la forma en que el superviviente del accidente sabía de esto no está claro. El incidente ocurrió el 25 de agosto, pero los informes iniciales dijeron que el avión se había quedado simplemente sin combustible.


ITN News colocó un vídeo del lugar del accidente en YouTube.


Ninguno de los informes identificó la especie del cocodrilo, pero la República Democrática del Congo es el hogar de una rara subespecie conocida como el cocodrilo enano del Congo, o de Osborn (Osteolaemus tetraspis osborni).


Foto por Sias van Schalkwyk a través de stock.xchng



Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.