jueves, 11 de diciembre de 2008

Se descubre Dióxido de Carbono en un planeta distante


La firma gaseosa de habitabilidad detectada en la atmósfera de un 'Júpiter caliente'.


Esta noticia fue publicada hace cosa de un mes por Nature, pero hasta ahora se le da difusión en los medios electrónicos, como el NY Times y El País. La diferencia, desde mi punto de vista, reside en que el artículo de Nature se basa principalmente en una entrevista con GiovannaTinetti, investigadora de la University College London en el Reino Unido, mientras que las notas periodísticas mencionan a Mark R. Swain, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA. ¿Acaso diferencias nacionalistas hicieron que la noticia se retrasase a propósito?

De cualquier forma aquí presento a los amables lectores una recopilación y traducción de los artículos y notas mencionados.



Los astrónomos, aplicando técnicas para la búsqueda de vida extraterrestre, han detectado emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera de un planeta a 63 años luz de distancia.

El dióxido de carbono, un signo indicador de de que un planeta puede ser capaz de sustentar la vida, ha sido detectado en la atmósfera de un gigante gaseoso en órbita cercana alrededor de una estrella.

Aunque no hay forma de que este planeta pudiese sustentar la vida, la capacidad para detectar emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera ofrece esperanza para detectar ambientes atmosféricos de planetas como la Tierra, y así reforzar la búsqueda de vida fuera del Sistema Solar.

El planeta al que los astrónomos denominan HD 189733b es del tipo Júpiter caliente - un planeta de masa similar a Júpiter en nuestro Sistema Solar, pero que orbita mucho más cerca de su estrella, y así es mucho más caliente. Giovanna Tinetti del University College London, Reino Unido y sus colegas han podido medir el espectro de la luz procedente de lado diurno del planeta utilizando una técnica llamada "tránsito secundario".

El método inicia con el registro del espectro de luz del planeta y su estrella, y luego se mide el espectro de la estrella sola mientras el planeta se oculta detrás de ella. La diferencia de los dos espectros es el espectro de la luz que provenga directamente del planeta. Tinetti utilizó la cámara de infrarrojo cercano y el Espectrómetro Multi-Objeto (NICMOS) a bordo del Telescopio Espacial Hubble.

La diferencia entre los dos espectros reveló la luz emitida desde el planeta, y la combinación de colores en la luz del planeta contiene el indicador signos de dióxido de carbono, en concentraciones de entre una parte por millón y una parte por 10 millones, en comparación con la Tierra en alrededor de 385 partes por millón.

Incluso esta cantidad de dióxido de carbono es un poco sorpresiva, porque la simple ecuación química de carbono predijo que ería más probable la formación de monóxido de carbono o moléculas de metano. Una posibilidad es que la intensa radiación ultravioleta de la estrella, a sólo tres millones de kilómetros de distancia, está provocando reacciones químicas para producir el dióxido de carbono observado.

"Los teóricos no tendrá ningún problema de explicar las cosas", dijo L. Drake Deming, un científico planetario de la NASA Goddard Space Flight Center en Greenbelt, Maryland, y miembro del equipo del doctor Swain.

"Este es un resultado emocionante", afirma Tinetti. "Esta es la primera imagen de infrarrojo cercano del espectro de un planeta. Incluso desde un punto de vista técnico es un buen resultado".

Espectacular hallazgo

Este año, los astrónomos del grupo del doctor Mark R. Swain informaron del descubrimiento de vapor de agua y metano alrededor del planeta HD 189733b. Y un grupo distinto de astrónomos, dirigido por Carl J. Grillmair del Instituto de Tecnología de California, ahora informa que también han detectado agua en todo el planeta, utilizando una técnica más precisa que la utilizada en investigaciones anteriores.

"El dióxido de carbono es uno de los cuatro grandes biomarcadores para un planeta habitable, si no es inhabitable", dice Alan Boss del Departamento de Magnetismo Terrestre de la Institución Carnegie de Washington, que no estaba involucrado con el trabajo. Los otros tres son el agua, el metano y el oxígeno - y ahora sólo falta observar el oxígeno en la atmósfera de un planeta fuera del Sistema Solar. "Ellos realmente lo han identificado", dice Boss del resultado.

El instrumento NICMOS observa la parte de infrarrojo cercano del espectro mientras que los estudios anteriores de este planeta usando el Telescopio Espacial Spitzer han estado buscando en diferentes zonas del espectro donde no se encontraría una firma de dióxido de carbono, como sería en la zona media de los infrarrojos. Estos diferentes instrumentos también observan diferentes capas de la atmósfera a fin de que en última instancia, pueda deducirse una imagen de la química que se encuentra entre ellas.

"Es un espectacular conjunto de datos", dice Sara Seager del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cambridge. "Es sorprendente que podamos detectar moléculas en las atmósferas de exoplanetas". La detección de dióxido de carbono es especialmente sorprendente, dice Seager.

Boss está impresionado de que incluso con la baja resolución de este espectro, la señal de dióxido de carbono sea tan clara. "Es increíble lo que puedes hacer con un telescopio como el Hubble que nunca fue diseñado para hacer observaciones planetarias como ésta", dice.

Suavemente suavemente

Tinetti y su equipo están siendo prudentes a la hora de deducir mucho de sus resultados, pero esperan que con más observaciones serán capaces de trabajar en el origen de este dióxido de carbono, y si se trata de una reacción foto o termoquímica. Los resultados fueron presentados en una reunión sobre moléculas en las atmósferas planetarias extrasolares celebrada en París, del 19 al 21 de noviembre, y será publicada en el Diario Astrofísico.

"Este planeta que hemos mantenido observación no es en absoluto habitable", afirma Tinetti, "pero todas estas mediciones nos dan una oportunidad para entrenarnos en esta búsqueda". Y con ese entrenamiento, los astrónomos serán capaces de observar, encontrar y caracterizar planetas como los nuestros. "Estamos muy cerca del momento en que nos encontramos con un planeta con masa equiparable a la Tierra", afirma Tinetti.

Mientras tanto, la detección de agua por el equipo del doctor Grillmair, utilizando una técnica similar pero con emisiones infrarrojas de longitudes de onda mayores, detectadas por el telescopio espacial Spitzer, confirma lo que se esperaba: el hidrógeno y el oxígeno son dos de los elementos más comunes en el universo, y combinar fácilmente en el agua.

"Este resultado confirma básicamente lo que los teóricos han estado diciendo durante varios años," dijo Dr Grillmair. "Debe haber una enorme cantidad de agua en estos ambientes, y parece que hay".

Imagen: Concepción artística de la vista de un "Júpiter caliente" con dióxido de carbono. Crédito: Prisacom S.A. - Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España]

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.