jueves, 5 de marzo de 2009

La más grande historia jamás garrapateada, parte 2

Continúa de la parte 1.

Otras fantasías astrológicas en
Zeitgeist con relación al mito de Cristo es que María es virgen porque ella personifica la constelación Virgo, que representa la Crucifixión del sol en la constelación de la Cruz del Sur, que la Pascua se relaciona con el triunfo del sol sobre las tinieblas durante o poco después del Equinoccio Vernal, que los 12 discípulos de Jesús representan los signos del Zodíaco, y que su corona de espinas representan rayos solares que emanan de su cabeza. Las asociaciones astrológicas de todos estos elementos son vagas en el mejor de los casos. Ciertamente, el nacimiento de la Virgen María y su elevación en el Evangelio de Lucas refleja las influencias paganas en el mito de Cristo, que se puede ver en la Natividad de Lucas y que contrastan con los motivos mesiánicos y del Rey David de Mateo. Como se señaló anteriormente. La Natividad de Lucas parece estar basada en los paneles de Luxor de Egipto que se remontan a la 18ª dinastía y al reinado de la reina Hatshepsut. Así que María podría referirse a la constelación de Virgo, pero también a la iconografía de Isis

En cuanto a la observación de la Pascua, cerca de la hora del Equinoccio Vernal, debemos recordar que la Pasión se celebra durante la Pascua. Existe una compleja estructura en capas que se pierde si simplemente relegamos la Pascua a una celebración del Equinoccio Vernal.

El mito de Cristo se refiere no sólo a anteriores dioses que mueren y renacen, al igual que Osiris y Dionisos, sino también a mitos judíos mesiánicos, apocalípticos e históricos. Por lo tanto, situar la Pascua en temporada de la "Pesach" (festividad judía que conmemora el escape de Egipto) probablemente se refiera más a un mito mesiánico que al sol. La misma Pascua fue originalmente un festival de primeros frutos, es decir, un festival de renacimiento relativo a una temporada de la agricultura. Sin embargo, los festivales judíos de temporada, relativaos a un punto de vista cíclico del tiempo fueron re-editados en términos mesiánicos, apocalípticos e históricos y relacionados con un concepto de tiempo lineal. En el caso de la creencia judía, creo que es seguro decir que la visión lineal, histórica efectivamente eclipsó al original festival de temporada. Dado que la narrativa cristiana de la Pasión y Resurrección reintroducen a un meme divino que muere y resurge en las festividades, la superposición de Semana Santa se convierte en algo mucho más complejo. La Pascua mezcla el mesianismo apocalíptico, haciendo hincapié en la muerte y la resurrección de Cristo como punto crítico de inflexión en la guerra de Dios contra Satanás, y representando a Jesús como la culminación de las esperanzas y sueños de Israel, con motivo de la muerte y resurrección, y la promesa a los cristianos de que, también, trascenderán la muerte. También debe recordarse que el culto de Isis y Osiris, que se extendió a través del Imperio Romano alrededor de un siglo antes del tiempo de Jesús, no era del todo el mismo que el milenario culto a la fertilidad de Egipto, que originalmente había sido. Por el contrario, fue, con toda probabilidad, Helenizado y mostró algunos de los refinamientos de la filosofía griega. Este fue, también, probablemente, el caso del culto mucho más joven de Dionisos, otro dios de muerte y resurrección.

Jesús con 12 discípulos también se relaciona más con el mesianismo judío que a la astrología. Los 12 discípulos se refieren a las 12 tribus de Israel, que, a pesar de que ya no existían como entidades políticas, eran importantes genealógicamente en la medida en que Pablo puede reclamar con confianza que es de la tribu de Benjamín (Romanos 11:1). En realidad, había 13 tribus, 12 más la tribu de los sacerdotes levitas. Cada tribu originalmente apoyó al sacerdocio Levítico y mantuvo el santuario durante un mes al año. La división de las tribus en el culto a Yahvé en 12 divisiones bien pudo reflejar la influencia de lo que era originalmente un culto lunar, pero esas influencias han sido minimizadas por el judaísmo apocalíptico, mesiánico y monoteísta posterior al exilio, mucho antes de la época de Cristo. Si hubiese tenido los 12 discípulos representados los signos del zodíaco, como afirma Joseph, entonces esperaríamos encontrar a los discípulos individualmente dotados con características zodiacales específicas en los evangelios canónicos. En cambio, la mayoría de los discípulos son poco más que nombres y les falta cualquier característica identificable.

La corona de espinas de Jesús, junto con la mayoría de los detalles específicos de la Pasión - Cristo vestido de color púrpura y con una caña como cetro, burlas y flagelación por las tropas romanas hasta ser llevado a su muerte - fueron probablemente elementos del Festival Zagmuku, que los Judios trajeron con ellos de Babilonia después de su cautiverio allí (587-538 aC). Elementos de este festival se encuentran en la totalidad de libros de ficción de Esther y en la celebración de la fiesta judía de Purim. Esto, por cierto, no quiere decir que la crucifixión de Jesús no fuese un acontecimiento histórico real, sino simplemente que sus detalles han sido muy ficcionizados en el proceso de dramatización y la narración de este pasaje.

Es el análisis histórico de Jesús lo que nos dirá si la Crucifixión era real o meramente simbólica del sol descendente en la constelación de la Cruz del Sur. Me referiré a este tema más tarde.

El Fin de la Era

Zeitgeist continúa con su afirmación de la base astrológica del cristianismo, e incluso de las Escrituras judías, con la afirmación de que Jesús y Moisés, basaron sus palabras y acciones en una creencia en edades astrológicas de alrededor de 2000 años o más dominaddos por un determinado signo del Zodíaco. Según este esquema la Era de Tauro (Toro) que estaba terminando o se había terminado cuando Moisés guió a los israelitas fuera de Egipto y se estba reemplazado por la era de Aries (el carnero). Esta edad es, a su vez, sustituida por la era de Piscis, en el que vivimos, pero que ahora está terminando. Pronto será seguido por la Era de Acuario, de ahí la canción con el mismo nombre del musical "
Hair". Moisés, dice Peter Joseph, condenó el culto al becerro de oro porque era un retroceso a una edad anterior. La voladura del shofar, concretamente un cuerno de carnero, y otros símbolos, indican que el judaísmo surgió, inicialmente, de la Era de Aries. Dado que el cristianismo entró en vigor a comienzos de la era de Piscis, el simbolismo de los peces es particularmente común en el Nuevo Testamento. Así, Jesús dice a los pescadores que recluta (Marcos 1:17), "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres." Así que él alimenta a la multitud con panes y peces, y por tanto el pez es un símbolo cristiano. Existen también, de acuerdo con Joseph, las referencias en las Escrituras Cristianas para la próxima Era de Acuario. Jesús pide a sus discípulos seguir a un hombre con una jarra de agua (es decir, Acuario, el portador de agua) en Lucas 22:10:

El les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?


Por último, Jesús dice a sus discípulos (Mt. 28:20) refiriéndose a la Era de Piscis y su transición a la era de Acuario, "Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin de los tiempos".

Así las cosas ¿fue la iconografía del pez en el Nuevo Testamento una referencia a la era de Piscis? Cuando Jesús habla del "fin de los tiempos" ¿se refiere a la transición de la edad de Piscis a Acuario unos 2000 años o más en el futuro? La respuesta a todas estas preguntas es, "No."

Consideremos el antagonismo contra el toro implícito en las imágenes de Moisés al condenar la adoración del becerro de oro por el pueblo. Este perjuicio jehovaico parece haberse evaporado en el tiempo de la construcción del Templo de Salomón, como puede verse en esta descripción del "mar fundido", un gran contenedor que con agua que fue uno de los muebles principales del Templo (1 Reyes 7:25): "Y descansaba sobre doce bueyes; tres miraban al norte, tres miraban al occidente, tres miraban al sur, y tres miraban al oriente; sobre estos se apoyaba el mar, y las ancas de ellos estaban hacia la parte de adentro". Los bueyes también decoraban los paneles de diez soportes hechos de bronce, junto con querubines y leones (1 Reyes. 7:28). Sin embargo, para todos los ricos adornos del interior del Templo de Salomón, es notoria la total carencia de cualquier imagen de carneros. Por lo tanto, debemos suponer que la historia del becerro de oro en el Éxodo se refiere, al parecer, a la idolatría.

Sin duda los peces son comunes en las imágenes del Nuevo Testamento. Sin embargo, también lo son los olivos, higueras, gavillas de grano, y, en particular, ovejas y corderos. De hecho, corderos y ovejas perdidas, son probablemente figuras más prominentes en el Nuevo Testamento que los peces. ¿Significa esto que Jesús realmente quería retroceder el reloj a la anterior edad de Aries? Joseph probablemente contrarrestaría esta objeción señalando el símbolo cristiano del pez. ¿No apunta esto al cristianismo como la fe de la Edad de Piscis? El símbolo cristiano del pez se ha interpretado como referencia a los "pescadores de hombres", frase de Marcos 1:17 y también se ha visto como un símbolo vaginal tumbado sobre un lado. Sin embargo, parece más probable que la palabra griega para los peces, ichthys, es un acrónimo de "(en griego) Iasos Christos Theos Yios Soter, o" Jesús Cristo, hijo de Dios, salvador ".

Continuará...



*Reprinted with permission from the copyright holder the Skeptics Society and Skeptic magazine, www.skeptic.com

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.