sábado, 7 de marzo de 2009

En un cosmos solitario, una cacería por mundos como el nuestro

Los únicos ideales que vale la pena tener son los que puedes aplicar a la vida diaria. Y al mundo.

Bono

Desde el NY Times y Nature
Por DENNIS OVERBYE y KATHARINE SANDERSON
Traducción: KC



Algún día se podrá decir que este fue el principio del fin de la soledad cósmica.

La nave espacial Kepler se encuentra hoy en órbita terrestre después de su lanzamiento a bordo de un cohete Delta II desde Cabo Cañaveral, ayer a eso de las 9:50h tiempo del centro. Kepler pasará por una fase de aproximadamente 60 días durante el cual los sistemas del telescopio y sus instrumentos se pondrán a prueba a través de una serie de controles antes de que comience su misión científica. Posteriormente se impulsará a Kepler hacia una órbita alrededor del sol. Allí la misión de la nave espacial será la de descubrir planetas similares a la Tierra en lugares como los de la Tierra - es decir, en zonas ni muy frías, ni demasiado calientes, sitios dorados alrededor de estrellas donde el agua líquida puede existir.

El trabajo, en definitiva, es encontrar lugares donde la vida, tal como la conocemos, es posible.

"No es ET, pero es la casa de ET", dijo William Borucki, un astrónomo del Centro de Invesitación Ames de la NASA en Moffett Field, California, que es el principal científico en el proyecto. Kepler, nombrado en honor al astrónomo alemán que publicó en 1609 las leyes de movimiento planetario que ahora llevan su nombre, buscará diminutas variaciones en las estrellas causadas por planetas que pasa delante de ellas. El Dr. Borucki y sus colegas dicen que Kepler puede encontrar decenas de esos planetas - si es que existen. El punto es no encontrar ningún planeta en particular, sino saber cuán raros son los planetas como la tierra en el cosmos.

Jon Morse, director de astrofísica en la sede de la NASA, llama a Kepler el primer encuestador del censo planetario.

La estrategia de Kepler es, en efecto, buscar sombras de planetas. El núcleo de la nave espacial, que lleva un telescopio de 1.4 m de diámetro, es una cámara digital de 95 millones de píxeles. Durante tres años y medio, el telescopio mirando al mismo trozo de cielo de unos 10 grados, o 20 lunas llenas, de ancho, en las constelaciones de Cygnus y Lyra. Se dará lectura a la brightnesses de 100000 estrellas cada media hora, buscando el indicador blips cuando un planeta cruza delante de su estrella, un fenómeno conocido como tránsito.

De los 342 exoplanetas detectados hasta la fecha, la mayoría se han encontrado a través del método de velocidad radial, que recoge pequeñas oscilaciones en la posición de una estrella causadas por el tirón gravitatorio de un planeta en órbita. Este método es más probable encontrar grandes planetas cerca de sus estrellas, sin embargo. La técnica de tránsitos se adapta mejor a la búsqueda de algo más parecido a la Tierra en tamaño y órbita. Hasta ahora se han encontrado 58 planetas en tránsito.

Para detectar algo tan pequeño como la Tierra, las mediciones deberán efectuarse con una precisión disponible solamente en el espacio, lejos de la turbulencia atmosférica que hace brillar estrellas, y lejos de la Tierra a fin de que nuestro mundo no estorbe en la observación de estos mundos sombríos. Llevará a tres años o más - hasta el final del período del actual mandato de Barack Obama - antes que los astrónomos sepan si Kepler ha encontrado lejanas tierras.

Si Kepler encuentra estos planetas, explicó el Dr. Borucki, la vida podría ser común en el universo. Los resultados señalan el camino para futuras misiones encaminadas a obtener imágenes de lo que Carl Sagan, el fallecido astrónomo de Cornell y la ciencia ha popularizado, los llamados "puntos de color azul claro" en el universo, y la búsqueda de vida y tal vez de inteligencia.

Pero los resultados serán profundos en ambos sentidos. Si Kepler no logra su cometido, significaría que la Tierra es realmente rara y que podríamos ser la única vida existente en el universo.

El futuro de otras misiones para la búsqueda de exoplanetas no está claro en la actualidad. La NASA decidirá en breve sobre si seguir adelante con un Satélite de Encuesta de Transición de Exoplanetas para buscar planetas en tránsito alrededor de las más cercanas y más brillantes estrellas en el cielo. En algún lugar, una versión de un proyecto de ley de gasto 2009 abriéndose paso hacia el Congreso sugiere que se pueden asignar $20 millones para continuar el desarrollo del SIM Lite, una versión pequeña de la Misión de Interferometría Espacial, que busca planetas semejantes a la Tierra alrededor de estrellas más cercanas. Más misiones espaciales ambiciosas serán poco probables para volar en el futuro próximo: El Buscador de Planetas Terrestres en los Estados Unidos, y Darwin en Europa, se han aplazado indefinidamente, por razones presupuestarias.



Imagen superior: El espejo primario del telescopio Kepler. La nave tiene la misión de descubrir planetas similares a la Tierra en lugares similares al sistema solar. Ball Aerospace
Imagen inferior: Comparativa entre Kepler y Hubble. Crédito: Frank O'Connell / The New York Times. Fuente: NASA; Ball Aerospace

No hay comentarios:

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.