viernes, 3 de abril de 2009

La roca que cayó del cielo. Parte 2

Continúa de la primera parte.

Pero para Peter Jenniskens, un astrónomo en el Instituto SETI en Mountain View, California, el gran espactáculo de luces no era suficiente. Durante semanas después de que el asteroide golpeara la atmósfera, Jenniskens, quien estudia lluvias de meteoritos, esperó a saber si alguien había encontrado los meteoritos caídos. No hubo noticias. "Alguien tenía que hacer algo", dice.

Jenniskens voló a Sudán a principios de diciembre y se reunió con Muawia Shaddad Hamid, un astrónomo en la Universidad de Jartum, que ya habían obtenido imágenes de la estela de humo de la bola de fuego, a partir de los habitantes locales. Juntos, manejaron hacia el norte de Jartum a la ciudad fronteriza de Wadi Halfa, preguntando a los aldeanos si sabían en qué lugar explotó la bola de fuego. Estos testimonios convencieron a Jenniskens que la roca se había desintegrado en la atmósfera alta - muy de acuerdo con los datos obtenidos por satélite EE.UU. - y que sería más factible encontrar cualquier fragmento al suroeste de la estación 6, un pequeño puesto del ferrocarril en el desierto de Nubia.

Búsqueda en el desierto

El 6 de diciembre de 2008, Jenniskens y Shaddad formaron un grupo de 45 estudiantes y el personal de la Universidad de Jartum, para recorrer la zona. Los miembros del equipo se alinearon a a intervalos de 20 metros en una línea de más de un kilómetro de ancho, frente a un mar de arena y grava intercaladas con colinas, afloramientos rocosos y los cauces secos de ríos sinuosos. Flanqueada por dos pares de coches y en la zaga una tripulación de cámaras de la red de noticias Al Jazeera, la línea de investigadores comenzó su lenta marcha, como los dientes de un masivo peine que se arrastra por el desierto.

Hacia el final del día, un automóvil se acercó a Jenniskens con la noticia de que un estudiante podría haber encontrado un meteorito. "Recuerdo haber pensado,
oh no, no otra vez", dice Jenniskens, que ya había recibido varias falsas alarmas. Aún así, saltó en el coche y se dirigió hacia el estudiante, quien le entregó un pequeño fragmento cuadrado, de aproximadamente un centímetro y medio, con una fina capa exterior vidriosa. La superficie se parecía a la corteza que se forma en los meteoritos después de haber sido fundidos y solidificados, y el profundo color negro de la roca sugería que recientemente había caído. Fue el primer meteorito del equipo - y la primera vez que los científicos habían recuperado un meteorito de un asteroide detectado en el espacio (véase Nature 458, 485-488, 2009).

Al día siguiente, el equipo caminó 8 kilómetros y encontró 5 meteoritos, todos muy oscuros y redondos. En el tercer día, una caminata de 18 kilómetros proporcionó meteoritos más grandes de casi 10 centímetros de ancho. Unas semanas más tarde, un equipo de 72 estudiantes encontró 32 más, y la más reciente campaña, que finalizó en marzo, rescató 280 fragmentos con un peso total de varios kilogramos.

Jenniskens envió una muestra a Mike Zolensky, un mineralogista cósmico en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas. Al examinar la roca, Zolensky descubrió que contenía grandes trozos de carbón y granos de mineral vidrioso se asemejan cristales de azúcar. En otros laboratorios de pruebas se confirmó que la muestra era un ureilito, un tipo de meteorito que se piensa que procede de los asteroides que se han derretido durante su tiempo en el espacio. Sólo el 0.5% de los objetos que llegan a la Tierra producen fragmentos en esta categoría. Sin embargo, las piezas del 2008 TC3 son extrañas incluso para ureilitos: están plagadas de un inusual gran número de agujeros, dice Zolensky. "Enreda la mente que algo así de poroso pudiese sobrevivir como un objeto sólido", dice.

Los resultados sugieren que el 2008 TC3 se rompió a partir de la superficie de un asteroide más grande, ya que los poros habrían sido aplastados si se encontraban cerca del centro de la roca, dice Zolensky. Él sugiere que estudios posteriores de la química de los meteoritos podrían ayudar a revelar la historia de su asteroide padre. Por otra parte, los nuevos hallazgos podrían proporcionar pistas de cómo se forman los planetas, dice, porque el asteroide se había derretido durante su historia, un proceso por el que los planetas jóvenes pasan.

El 2008 TC3 dio a los astrónomos una rara oportunidad para conectar un punto en el cielo con las rocas en sus manos. "Tenemos una gran cantidad de meteoritos sobre el terreno y un montón de asteroides allí, y la creación de una liga entre ambos no es fácil", dice Don Yeomans, director de la Oficina de Objetos Cercanos a la Tierra del Programa JPL de la NASA.

Jenniskens y su equipo llegaron a la conclusión de que el asteroide pertenece a un grupo llamado
asteroides de clase M. Estos asteroides reflejan muy poca luz, y los científicos no estaban seguros de lo que estaban hechos. Con la nueva evidencia "se abre una enorme ventana", dice Glenn MacPherson, un curador de meteoritos en el Instituto Smithsoniano en Washington DC, que no participó en los estudios del 2008 TC3. Aunque no todos los asteroides de clase F pueder ser los mismos, dice, los datos sugieren, al menos que algunos de ellos pueden contener el mismo material, ureilitos, tales como el carbono y el hierro.

Clark Chapman, un científico planetario del Southwest Research Institute en Boulder, Colorado, dice que la conexión entre los asteroides clase F y los ureilitos no le sorprende. Pero, añade, "este es un vínculo probado y no tenemos muchos de ellos".

"Fue como encontrar a un hombre en un traje gris oscuro, 50% más lejos que la Luna"

Richard Kowalski

Los científicos han tratado de averiguar la composición de los asteroides estudiando cómo se reflejan diferentes longitudes de onda la luz y la adaptación de estas características a las muestras de meteoritos en el laboratorio. Pero las conexiones son a menudo menos tenuas cuando la firma del reflejo de es muy distinta. El ejemplo más seguro es un asteroide llamado 4 Vesta, que se ha asociado con un grupo de meteoritos ígneos. Las misiones no han regresado todavía con fragmentos de asteroides a la Tierra, aunque la nave espacial de la NASA que orbitó el asteroide Eros durante un año, aterrizó en él en 2001. La misión Hayabusa de Japón ha intentado recoger una muestra del asteroide Itokawa en 2005, los científicos determinarán si se logró cuando la nave regrese el próximo año.

Saber de qué qué están hechos los asteroides será crucial si necesitamos desviar uno, dice Yeomans. La NASA tiene como objetivo proporcionar décadas de advertencia en caso de cualquier asteroide
asesino está enfilándose a la Tierra, para que una estrategia pueda ser diseñada, para evitar una colisión. Esa estrategia será diferente para los diversos asteroides, que pueden ir desde "los fragmentos de asteroides mayores", a las rocas sólidas, a placas de níquel-hierro, dice Yeomans.

Con el advenimiento de nuevos estudios, los científicos podrían
con más frecuencia enfocar nuevos objetos dirigiéndose hacia la Tierra. Los estudios actuales han encontrado casi el 90% de los objetos cercanos a la Tierra con un diámetro de 1 kilómetro o más grandes, dice Yeomans, pero las rocas más pequeñas pueden pasar fácilmente inadvertidas. Al descubrir el 2008 TC3 fue como encontrar "un hombre en un traje gris oscuro 50% más lejos que la Luna", dice Kowalski, que es parte del Registro Celeste Catalina, un esfuerzo que descubre el 70% de todos los objetos cercanos a la Tierra encontrados cada año. La tasa de detección se incrementará con la próxima generación de estudios, tal vez hasta algunos objetos cercanos a la Tierra por año, dice Alan Harris, un astrónomo planetario en el Space Science Institute, que tiene su sede en La Canada, California. Las observaciones del Telescopio Panorámico de Estudio y Sistema de Respuesta Rápida (Pan-STARRS) en Hawai comenzaron oficialmente con su sistema prototipo este año, y el Gran Telescopio Sinóptico de Recuento en Chile está programado para comenzar a funcionar plenamente en 2016.

En el ínterin, Kowalski y sus colegas aún están en el trabajo. La noche después de observar el asteroide 2008 TC
3, Kowalski migró hacia el Monte Lemmon, calentó su cena y se instaló en el telescopio de la sala de control. Mientras su descubrimiento migraba hacia el desierto en el otro lado del mundo, Kowalski estaba estudiando la otra parte del cielo, en espera del próximo punto blanco.

Imagen:
Peter Jenniskens llevó a la búsqueda de fragmentos del meteorito en el desierto de Sudán. P. JENNISKENS
.

2 comentarios:

KC dijo...

Muy interesante, tocayo. Es genial saber que hay personas que se ocupan de investigar qué cae desde el Espacio.

Saludos.

Keith Coors dijo...

Y hasta que lo encuentran.

Gracias tocayo.

KC

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.