jueves, 10 de junio de 2010

Los teléfonos celulares ¿causan cáncer?

La duda: escuela de la verdad.


Sir Francis Bacon


Desde eSkeptic
Por Bernard Leikind
Traducción: KC



La radiación de microondas de los teléfonos celulares no puede causar cáncer por ningún mecanismo, conocido o desconocido. Mi respuesta a la pregunta del título de este ensayo es ¡Olvídate de eso...! ¡De ninguna manera! ¡Cuando los cerdos vuelen! ¡Cuando sea el Papa! En resumen ¡No!


Este ensayo es un compañero al artículo del mismo título que aparece en la revista Skeptic vol. 15, no. 4. Aquí se presenta la versión corta de carácter no técnico, y se describe lo que todos los físicos saben que es verdad sobre lo que ocurre cuando el tejido humano o cualquier material absorbe radiación de microondas. Es este conocimiento el que me lleva a afirmar con tanta vehemencia que los teléfonos celulares no causan cáncer. También se tiene en cuenta dos importantes estudios epidemiológicos recientes de Europa que pusieron correctamente de manifiesto que no había relación entre los teléfonos celulares y el cáncer cerebral.


Un teléfono celular emite alrededor de 1 vatio de radiación electromagnética. Mucho de esta potencia se dirige a encontrar una torre de telefonía celular. Los tejidos de los usuarios absorberán una parte de esta radiación. Estos tejidos incluyen la mano de la persona que llama, el oído, el cuero cabelludo, el cráneo y el cerebro. Cuanto más se acerque un tejido a la antena del teléfono celular, más de la radiación se absorberá en el tejido. Por alguna razón, sin embargo, ninguno de esos temores rampantes sobre teléfonos celulares que causan cáncer están preocupados por el cáncer de piel en las manos, los dedos o las orejas.


La frecuencia de la radiación del teléfono celular típico es de alrededor de 2.5 GHz, dos mil quinientos millones de oscilaciones por segundo. La radiación viaja a la velocidad de la luz - 300,000 kilómetros por segundo - y dividiendo el uno entre el otro y corrigiendo por las unidades que utilizan para la velocidad, se demuestra que la longitud de onda de esta radiación es de unos 10 centímetros.


Mientras las ondas electromagnéticas pasan a través de los tejidos del cuerpo, los campos tratan de agitar las moléculas o partes de las moléculas que pueden. A estos campos les gusta tomar y agitar las moléculas de agua, y hay muchos disponibles. Los campos tomarán lo más que puedan, que pueden ser la totalidad o parte de muchas de las moléculas esenciales de la bioquímica, tales como el ADN en los genes, o las enzimas, las moléculas de combustible, moléculas de residuos, moléculas estructurales, y así sucesivamente.


Todas estas moléculas existen en el citoplasma, y están en estrecho contacto unas con otras. Las moléculas tiemblan, se tuercen o se agitan, transfiriendo energía entre sí. Durante el tiempo - menos de una milmillonésima de segundo - que tomaría a la radiación del teléfono celular sacudir una molécula o a parte de una molécula de un lado a otro, esa molécula sufrirá mil o diez mil colisiones con sus vecinos. Toda la energía que la molécula podría reunir desde el campo electromagnético se propaga rápidamente a través de todos sus vecinos.


En el camino próximo a estas moléculas está un capilar lleno de plasma de sangre y células sanguíneas. Esta sangre está a la temperatura corporal. Toda energía adicional de cualquier fuente que aparezca en las células cerca de los capilares se trasladará a la sangre un poco más fría, calentándola. La sangre que fluye se lleva la energía a través del cuerpo. La temperatura del cuerpo aumenta de manera imperceptible, y la energía extra eventualmente se transfiere de la piel al medio ambiente.


Cualquier persona que afirme que un mecanismo potencial por el que este flujo de energía, de menos de 1 vatio, podría causar cualquier tipo de cáncer, debe de saber que tiene que explicar demasiado. Un vatio es mucho más pequeño que muchos otros flujos de energía natural que nadie sospecharía que podrían causar cáncer. En mi artículo de la revista Skeptic, se muestra que la producción promedio de energía en mi cuerpo mientras me ocupo de mi vida es de unos 100 vatios. También muestran que mientras troto en la caminadora del gimnasio local durante media hora, produzco entre 1,100 y 1,200 vatios. Esta energía, producida en los músculos de mis piernas, viaja por todo el cuerpo incluyendo el cerebro, y me hacen sudar mucho. La temperatura de mi cuerpo no cambia mucho. Nadie cree que mi frecuentes sesiones de trote causan cáncer. Si el teléfono celular con menos de 1 vatio es causa de cánceres, entonces ¿por qué no funciona mi sesión de ejercicio de más de 1,000 vatios para causar cáncer?


En el último año aparecieron los resultados de dos estudios epidemiológicos importantes en la literatura científica, y con bombo y platillo en los medios. Para decirlo con claridad, en estos dos estudios diferentes no se encontraron evidencias que relacionen los teléfonos celulares y el cáncer cerebral. Los investigadores podrían haber dicho simplemente, "Hicimos estos extensos y cuidadosamente diseñados estudios, y los teléfonos celulares no tienen nada que ver con el cáncer de cerebro."


En el importante estudio danés, los investigadores reunieron datos de toda la población de Dinamarca, Suecia, Noruega y Finlandia. Estos países han proporcionado durante mucho tiempo razonable atención médica para todos sus afortunados residentes. Por lo tanto, los investigadores tuvieron acceso a los registros a fondo. Los cánceres cerebrales son raros, así que se debe buscar a través de grandes poblaciones para encontrar suficientes casos para extraer conclusiones. El plan de este estudio era comparar las tendencias en la incidencia de cánceres cerebrales a partir de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990 cuando el uso del teléfono celular era inexistente o poco frecuente, con la incidencia en la primera década del siglo 21, cuando el uso del celular es de amplia propagación. Ellos no vieron efecto alguno. Ninguno. Cero. Nada.


Estos investigadores piensan que los teléfonos celulares deben causar cáncer en el cerebro de alguna manera hasta cierto punto. Por lo tanto, afirmaron que tal vez su estudio no fue lo suficientemente grande, tal vez su estudio no cubrió el tiempo suficiente, o tal vez la población de la gran muestra diluyó el efecto en subgrupos susceptibles. Se admitió de mala gana que era posible que su estudio no mostrase ningún efecto porque los teléfonos celulares no causan cáncer.


El otro estudio, conocido como el estudio Interphone, es un estudio de casos controlados. Buscando en las poblaciones de 13 países europeos los investigadores encontraron 6,000 pacientes con cáncer cerebral. Después, los investigadores buscaron más de 6,000 personas para formar un grupo control. A continuación, los epidemiólogos buscaron sus datos para ver si podían detectar evidencias de que el uso de celulares podría aumentar el riesgo de cáncer cerebral. "Los resultados realmente no nos permiten concluir que existe algún riesgo asociado con el uso de teléfonos móviles, pero ... también es prematuro decir que no hay riesgos asociados con ellos", dijo el director de la IARC, Christopher Wild, a Reuters. También dijo:


Los datos del estudio del IARC mostraron que, en general, los usuarios de telefonía móvil de hecho tenían un menor riesgo de cáncer cerebral que las personas que nunca había usado uno, pero los 21 científicos ... dijeron este hallazgo sugiere un problema con el método, o con información equivocada de los que tomaron parte.


Otros resultados mostraron que un elevado tiempo acumulado en llamadas puede elevar ligeramente el riesgo, pero de nuevo el hallazgo no era fiable.


"No podemos concluir que no hay ningún efecto", dijo Elisabeth Cardis, del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental en Barcelona, España, quien dirigió el estudio.


"Hay indicios de un posible aumento. No estamos seguros de que es correcto. Podría ser debido al sesgo, pero las indicaciones son lo suficientemente fuertes ... para estar preocupados. "


¿Por qué estos investigadores no están anunciando el brillante descubrimiento de que los teléfonos celulares protegen contra el cáncer de cerebro? ¿Por qué piensan que la preocupación está justificada? Confían en que no hay forma posible de que los teléfonos celulares reduzcan el riesgo de cáncer de cerebro, pero sospechan que los físicos pueden estar equivocados de que no existe ningún mecanismo.


Los físicos hemos resuelto el problema de la radiación de microondas y su absorción. Sabemos exactamente lo que ocurre con la radiación, y en esto no hay una zona difusa que no entendemos. En cambio, los epidemiólogos están equivocados al afirmar que los físicos no saben de un mecanismo por el cual la radiación podría causar cáncer.


Los epidemiólogos explican su gran descubrimiento de que los teléfonos celulares protegen contra el cáncer y sospechan que pueden causar cáncer cerebral porque creen que lo primero no tiene ningún mecanismo y el segundo puede tener un mecanismo desconocido. Sostengo firmemente que no existe un mecanismo posible, conocido o desconocido, por el cual la radiación del teléfono celular podría causar cáncer. Sin embargo, los epidemiólogos están equivocados al afirmar que no hay manera de que los teléfonos celulares podrían reducir el riesgo de cáncer cerebral.


Esta es mi propuesta. Cuando nuestro cerebro absorbe la energía de los teléfonos celulares, hay un pequeño aumento de la temperatura. Cuando nuestro cuerpo desea energizar sus sistemas de defensa y desconcertar a los chicos malos, el sistema inmunitario aumenta la temperatura. Si el problema es local, el sistema inmunitario innato produce la inflamación. Si el problema es general, el sistema inmunitario innato produce fiebre. Evidentemente, un ligero, pero perceptible aumento de la temperatura es beneficioso para nosotros.





El físico Bernard Leikind se comió un foco para una generación anterior de lectores de Skeptic - Vol. 3 Nº 3, 1995. Apagó el interruptor, desenroscó la bombilla, la rompió con un martillo, y sólo se comió el vidrio. Se aconseja encarecidamente que los lectores no se coman sus teléfonos celulares, incluso si los han apagado, estrellado, y cancelado sus contratos.


(Reprinted with permission from the copyright holder the Skeptics Society and Skeptic magazine, www.skeptic.com)

2 comentarios:

Ivan Ibarra dijo...

Hola Keith!
Excelente entrada con muy buena informacion.Soy un avido lector de tu blog y recien empeze el mio, queria pedirte permiso para usar informacion de tus entradas claro que con tu muy merecido credito.Asi igualmente puedes usar la mia cuando gustes.Gracias espero tu respuesta!

Siesp... dijo...

KC, muchas gracias por desmitificar con argumentos sólidos ese bulo sobre el cáncer que producirían los celulares.
Este post que tanto te has trabajado con la traducción merece ser leído por mucha gente. Te felicito por ello, y pretendo hacer lo mismo que Iván Ibarra.

Gracias KC por tu fenomenal trabajo y tu maravilloso blog.

Saludos.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.