martes, 5 de mayo de 2009

¿Hay una conspiración detrás de la pandemia de influenza?

La sociedad es en todos los sitios una conspiración contra la personalidad de cada uno de sus miembros.

Ralph Waldo Emerson


Ayer recibí el comentario de un compañero, que se autodenomina "Rey Hidrógeno" (RH), a la entrada sobre las razones por las que los escépticos parecemos insoportables. El comentario es largo porque es un correo electrónico que ha circulado bastante por la red, y es sobre la hipótesis de una conspiración detrás del brote de influenza A-H1N1. La petición del compañero RH es que comentemos aquí en este espacio sobre este mensaje, así que de eso se trata esta entrada. El comentario íntegro puede verse aquí.

Antecedente: El Cuento

En su primera parte, el mensaje contiene una especie de cuento en el que un personaje denominado la peste afirma que ha matado a más gente de miedo que por haberla infectado. Interesante cuento, pero sólo es eso, un cuento. Nada respalda lo que se menciona, al estilo de, digamos, una estadística de mortandad por causa del "miedo". Hasta donde sé, el "miedo" no mata, al contrario, es una emoción tan ancestral que sería imposible desterrarla de nuestro bagaje emocional. En efecto, el miedo es útil para mantenernos alejados de los peligros. Una persona que no experimenta miedo puede arriesgarse demasiado e incrementar su vulnerabilidad por simple ignorancia del peligro.

Ahora bien, los humanos hemos avanzado mucho desarrollando técnicas para dominar el miedo. Los soldados entrenados profesionalmente dominan su miedo al enemigo. Los artistas dominan el miedo escénico, y en general la gente preparada profesionalmente para una actividad domina su miedo a cometer errores acudiendo a su preparación. Incluso, el temor más común del que somos conscientes los humanos, es el de nuestra propia muerte. Pero el hecho de que la muerte sea inevitable no significa que siempre vivamos paralizados. Que paradójico sería que este temor nos paralizara desde nuestros primeros años sólo porque aquello a lo que tememos es una realidad incuestionable (dejando a un lado las promesas de vida eterna de la religión).

Aunque también, por otro lado, hemos generado el culto al temor. Dice Wayne W. Dyer en su célebre "Zonas Erróneas":

Un estudio cuidadoso de Jesucristo nos demostrará que era un ser extremadamente realizado, un individuo que predicaba la confianza en uno mismo y no temía provocar la censura de los demás. Sin embargo muchos de sus seguidores han adulterado el sentido de sus enseñanzas haciendo de ellas un catecismo de miedo y de odio a uno mismo.


Ya sé que el miedo al que se refiere el mensaje es el que paraliza, el que impide actuar, el que causa una conmoción. En una palabra TERROR. Pero ¿acaso este asunto de la influenza genera este tipo de miedo o terror?

He visto recientemente el buen vídeo denominado "The shock Doctrine" de Alfonso Cuarón, basado en un libro de Naomi Klein. Interesantes reflexiones fueron las que vi. Pero hay dos cosas importantes a diferenciar en este caso: La primera es medir el impacto que causa en una persona enterarse de una pandemia de la forma como nos hemos enterado, y compararlo con el choque que produce las técnicas de interrogación que se mencionan en el vídeo. Yo pienso que hay un mundo de diferencia. Incluso pienso que el terror social se dispara más cuando se ven imágenes como las de los atentados terroristas y no cuando se mencionan las medidas de prevención para evitar la severidad de la epidemia. En segundo lugar, finalmente está el antídoto para caer en choque, y en ese punto coincido con la tesis de Klein: "
El mejor modo de permanecer orientados, de resistir el shock (en caso de que eso sea), es saber lo que nos está sucediendo y por qué. La información es la resistencia contra el shock".

Y de esta última reflexión me pregunto ¿el nivel de información respecto a esta epidemia ha sido el adecuado? Yo pienso que sí; pienso que el nivel de información de los canales oficiales y de los medios en general ha sido el adecuado, quizás no el más rápido o eficiente, pero ha funcionado. Quizás de otra forma tendríamos miles de muertes y no decenas como hasta ahora. Ha habido críticas respecto a la velocidad de respuesta de las autoridades mexicanas, en especial sobre los casos reportados en Oaxaca. Pero ha habido más pseudo información en canales no oficiales como es el caso de las cadenas de correo-e que dieron origen a esta nota y otras que ya he comentado, como el del bioterrorismo y el de la conspiración del gobierno. Y entonces surge la siguiente pregunta ¿Que información me sirve para contrarrestar un posible shock de terror como el que se comenta?

Los medicamentos

Quizás sea importante saber que hacer antes de cualquier infección, y eso es lo que ha hecho el gobierno, informar y tomar acciones para prevenir contagios. Sin embargo, también se ha informado (aquí en este espacio se ha hecho), sobre las medicinas que pueden combatir la infección una vez adquirida, y se ha dicho muy claro: Es curable. Recordemos que a la fecha NO hay vacunas contra esta cepa. Nos dice el mensaje que nos refiere RH que los gobiernos compraron cantidades enormes de Tamiflu y el Zanamivir, pero no da referencias de su dicho. Así que puede ser o puede no ser cierto lo que dice.

Lo que llama la atención es que el en mensaje la primera liga nos lleva a la tabla que indica los casos acumulados por influenza
aviar. Y nos dice "Si consideramos que hasta ahorita en México van ya 68 muertes (20 confirmadas virológicamente), me da la impresión que la cantidad de casos de gripe aviar reportados en 2005 no ameritaba ni la inmensa publicidad que se le hizo ni las desmesuradas compras de Tamiflu que hicieron los gobiernos". Es el típico argumento basado en la ignorancia y en la indolencia ¿Cuántos muertos se necesitan para tomar medidas? ¿Miles o acaso millones? Esta gente que opina de esa manera no tiene idea de lo que significa el riesgo, y mucho menos lo que significa las medidas de prevención y reducción del riesgo.

Y después indica una liga para referir las compras de Tamiflu por parte de los EE.UU. Pero la liga lleva al sitio de Naomi Klein en el que cuenta sus experiencias como escritora (http://www.naomiklein.org/articles/2008/09/response-attacks). Primera falla garrafal. Después dice que esto mismo se explica en este sitio: http://www.astrodreams.com/foros/viewtopic.php?p=16503&sid=ad2504218b4cac7cc6fba98aea47173c. Para mala fortuna del anónimo "informador", el sitio referido es de astrología. Nada que ver con información seria sobre las compras de medicamentos. Decepcionante. Sólo la última liga de este párrafo, desde Wikipedia (http://en.wikipedia.org/wiki/Oseltamivir ), dice algo sobre las malvadas compras ("Total government orders between 2005 and 2007 were estimated to be around 200 million treatment doses", en el capítulo final sobre "Production shortage/shikimic acid"). Pero no dice NADA del valor de las acciones de la compañía que la produce, y menos de las fortuna de Rumsfeld. De hecho, en todo el sitio no se menciona el nombre de este señor, excepto en una referencia de Nelson Schwartz, que data de 2005. Más decepción.

La referencia de las compras de Alemania, que incluye la liga de Der Taggespiegel (http://www.tagesspiegel.de/zeitung/Die-Dritte-Seite%3Bart705,2261507) en realidad no trae nada sobre esas supuestas compras alemanas, sino más bien informa del Tamiflu que compró toda la UE (google translator: gracias). Más yerros.

La referencia de la OMS, por fin, es atinada. En efecto, la liga proporcionada lleva al sitio referido y ahí se encuentra la nota sobre la donación de las 30 millones de dosis. Y la nota confirma que la OMS recomendó a los países almacenar medicamentos como el Tamiflu, no necesariamente ese mismo. Cabe mencionar que esto sucedió en agosto de 2005, hace casi 4 años.

También la referencia sobre las compras mexicanas es correcta. La liga que lleva la nota de la crónica es válida. La nota, por su parte, informa que "El Secretario de Salud, Julio Frenk Mora anunció... un Plan Nacional que preve la compra de un millón de dosis de Tamiflu". También la fecha es correcta, octubre de 2005. Y lo mismo para la referencia de las compras españolas.

Donde empiezan a torcerse las cosas es cuando cita el precio del Tamiflu. Como referencia comparte la liga de un sitio evidentemente sesgado (Unificación Comunista de España: http://www.uce.es/DEVERDAD/ARCHIVO_2005/24_05/DV24_05_28sanidad.html). Lo malo de esta nota es que no tiene referencias de sus afirmaciones, por lo que no es posible comprobar si lo que ahí se dice es cierto. De hecho, haciendo un poco de matemáticas con lo que el gobierno mexicano invirtió en el millón de dosis de Tamiflu, resulta que en 2005 el precio sería de unos 600 pesos por dosis. Suponiendo que el euro estuviese en ese entonces a unos 15 pesos, eso nos da unos 40 euros por dosis, no los 377 que menciona la sesgada nota.

Y no sólo eso, sino que lo que menciona del precio de las acciones de Roche, aunque cierto en el periodo 2005 a 2007 (el precio en 2007 llegó a los 227 dólares, de los 125 a que estaba en 2004), en la actualidad el precio de las acciones están en 140 dolares, de acuerdo con el mismo sitio referido: http://www.reuters.com/finance/stocks/overview?symbol=ROG.VX.

La referencia de la caducidad indica que es de 4 a 8 años y que además se puede ampliar. Por ello lo que el desinformador dice de los 4 años es bastante sesgado.

Los escenarios planteados

De manera muy astuta, pero sesgada, el anónimo desinformante dice que con todo la anterior (algunas falsedades y otras no tanto), no quiere decir que
lo de la epidemia sea un cuento ni que el Tamiflu no sirva para combatirla, sino que la producción y venta de medicamentos es un gran negocio. Y yo me pregunto ¿será cierto? Pues si, como cualquier otro negocio. Pero de eso a que las farmacéuticas están en tercer lugar en el flujo de dinero en el mundo (después de las armas y la droga), como lo afirma, me parece una exageración. Si al menos nos hubiese dado una referencia donde consultar su tendencioso dicho...

Y después se avienta diciendo que, además del escenario oficial (supongo que el que afirma que el virus A-H1N1 es una mutación con mezcla genética del virus porcino, aviar y humano), él deduce dos escenarios más:

  • El virus es producido por los mismos que hacen el medicamento que lo cura, o por los gobiernos.
  • El riesgo real no es tan grave y que entonces el medio "mediatizado" es parte del negocio de medicamentos
Analizando el primer escenario, resulta curioso que todo lo que ha dicho no apoya la hipótesis de la "creación" del virus. Es decir, ha hablado de los medicamentos, pero no ha dicho mucho sobre la naturaleza del virus. Sin haber dicho nada sobre ese punto, ni haber mostrado una sola referencia que pudiese indicar que este virus fue "creado" y no mutado de forma independiente de la obra humana, su escenario sólo apunta a un típico caso de conspiranosis infundada. Aún con la liga de Global Research (que data de agosto de 2008), que se refiere a una posible pandemia de influenza aviaria, su análisis queda corto.

En cuanto al segundo, tampoco aporta mucho sobre el manejo mediático. Simplemente supone que ha sido suficientemente tendencioso como para causar miedo (o terror) en la población. Pero no hace una sola mención de la peligrosidad del virus (tasa de mortandad ni de transmisión), como para hacer una evaluación objetiva del riesgo. Incluso no menciona que esta nueva cepa no había generado inmunidad humana. Ese dato es suficiente para alarmar a las autoridades sanitarias.

Conclusiones

Los escenarios alternativos propuestos, aunque lógicos, carecen de evidencias que los sustenten. Ni en el pseudo análisis del desinformante anónimo, ni en fuentes de información serias y objetivas (Nature, Scientific American, OMS). Sin embargo, para el escenario en el que la información y la alerta son básicas para evitar una pandemia de mayor escala, hay al menos un argumento simple que lo apoya.

En el caso de la influenza aviaria, la tasa de mortalidad (63% en promedio) fue demasiado alta, como lo revela el artículo de Nature que se presentó aquí en ahuramazdah la semana pasada: http://ahuramazdah.blogspot.com/2009/04/el-brote-de-influenza-porcina-se.html. La tasa de mortandad de la nueva cepa (mal llamada porcina), aunque no se ha reportado de manera oficial, se puede calcular a grosso modo en un 3.5%, considerando que a la fecha México reporta 822 casos de infección y 29 muertes por esta causa (http://www.who.int/csr/don/2009_05_05a/en/index.html).

Ahora bien, si no fuese por las medidas de prevención y los medicamentos, si se supone una tasa de transmisión del 50% por día (lo que significaría que un enfermo infectaría a otra persona en un lapso de 2 días), pasados treinta días del primer brote se tendrían más de 190 mil infectados, y considerando la tasa de mortandad de 3.5%, al cabo del periodo de incubación se tendrían más de 6,700 muertos, pero si se consideran 45 días después del primer brote, el número de infectados sería de unos 80 millones y el de muertos se iría a casi 3 millones. Si eso no es considerado como un riesgo, es que la gente que así opina no sabe ni jota de crecimiento exponencial, ni de interés compuesto, ni de prevención de riesgos.

Por eso es que es tan importante que las autoridades de salud actúen tan rápido como se pueda, para evitar contagios y reducir la tasa de transmisión. La tasa de mortandad se reduce con medicamentos, por ello es que es muy improbable que las medidas de prevención maten más gente de la que salvan. Y las medidas de prevención, por otro lado, evitan que se utilicen las dosis reservadas de Tamiflu, haciendo que su uso (y compra) sean lo más reducido posible. Esto por sí solo, desvirtúa la idea de que Roche sea la responsable de esta pandemia.

El escenario que yo vería propicio para plegarse a las supuestas voluntades de las farmacéuticas y en especial de Rumsfeld, sería que se dejase que la gente se infectara hasta los niveles en los que se asegurase la venta de las reservas de Tamiflu y similares, e incluso como para asegurar una mayor producción.

Retomando el tema del cuento inicial, hasta hoy no ha habido noticias de que alguien se haya muerto de miedo por tomarse en serio la epidemia. Por el contrario la información que el desinformante anónimo califica de exagerada, ha evitado que a un mes de iniciado el brote, se tengan tantos enfermos que el millón de dosis de Tamiflu fuese insuficiente por mucho.

Por lo tanto, la conclusión de la casa es que difícilmente hay una conspiración detrás de este nuevo brote de influenza. Servido, estimado Rey Hidrógeno.
.

4 comentarios:

Antonio dijo...

También hay otra razón para que los gobiernos acaparen los antivirales: para evitar que la automedicación incremente el riesgo de que surjan cepas resistentes a los medicamentos.

Un Abrazo

El Rey Hidrógeno dijo...

Tan acertado como siempre mi querido y estimado Mazda...

Vive sin dogmas!, jeje ese me gusto.

Un abrazo.

PD Ahuramazdah es un vocablo japones?, o que significa?

El Rey Hidrógeno dijo...

Muchas gracias por tu tiempo e interes! =d

Saludos

Kyuuketsuki dijo...

Maravilloso desenredador de teorías conspiracionistas.

Solo me queda un punto mas: defender a mi querida (♥♥♥) Naomi Klein; con el video que se ha rolado últimamente en el contexto en el que lo han hecho, parecería una conspiracionista más y no hay nada mas falso; les recomiendo una vueltita por sus libros y artículos, sobre todo ese llamado the shock doctrine; Cuarón hizo un buen trabajo... pero se sigue quedando corto para definirlo.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.