miércoles, 6 de mayo de 2009

Entre el virus y la pared

Cuando el peligro parece ligero, deja de ser ligero.

Sir Francis Bacon

Editorial de Nature
Traducción: KC



La complacencia, y no la exageración, es el mayor peligro que representa la pandemia de influenza. Ese es un mensaje que los científicos harían bien en difundir para ayudar a transitar por esta emergencia sanitaria.

Malo si lo haces, malo si no lo haces

La aparición de una nueva cepa de virus H1N1 relacionado con el de influenza porcina en las poblaciones de América del Norte, con casos esporádicos en otras partes del mundo, ha dejado a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, Georgia, y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra, en una posición poco envidiable.

Durante más de una semana, estos dos organismos han venido celebrando reuniones de información diaria con los medios de comunicación para mantener al mundo informado acerca de la historia que se desarrolla rápidamente. Hay numerosas razones para preocuparse: un nuevo virus de la influenza ha surgido, para el cual las personas no tienen inmunidad, y se propaga de persona a persona. Esto sólo ha ocurrido tres veces en el pasado siglo. Las pandemias de 1957 y 1968 fueron de carácter leve en la mayoría de la gente, pero aun así mató a muchos, y la de 1918 - que también parecía leve en sus primeras fases - mataron al menos a 70 millones de personas en todo el mundo. Al tiempo en que Nature se iba a la imprenta, la OMS ya había actualizado su nivel de amenaza de pandemia de 3 a 5, y un paso final a su más alto nivel de 6 - una pandemia mundial - parecía sólo cuestión de tiempo.

Sin embargo, en esta primera etapa, las consecuencias de la pandemia son tan inciertas que la comunicación de los riesgos es un asunto delicado. Los virus de la influenza evolucionan con rapidez, por lo que es muy difícil predecir en lo que esta cepa podría convertirse dentro de unos pocos meses. Si los organismos alertan a la gente y la pandemia se desvanece, serán acusados de exagerar la amenaza y de causar angustia y trastornos innecesarios. De hecho, uno de esos modos de reacción ya está empezando, porque la mayoría de los casos hasta ahora han sido leves. Pero si los organismos minimizan la amenaza y un mundo desprevenido es golpeado por una catástrofe en la escala de 1918, las recriminaciones vendrán tan rápido como se puede decir "huracán Katrina".

El riesgo no es exagerar la amenaza de una pandemia, sino subestimarla

Para su crédito, la OMS y los CDC han evitado el tipo de mensajes falsamente tranquilizadores que ha habido muy a menudo en crisis pasadas. Como dice acertadamente Peter Sandman, un consultor de comunicación en riesgos con sede en Princeton, Nueva Jersey: "Cualquiera que esté poniendo atención simplemente sabe que no estamos seguros si esto va a evaporarse, ponerse en suspenso durante meses, desaparecer y volver a aparecer, propagarse pero permanecer leve, repetir o superar la catástrofe de 1918, o lo que sea. La reiteración de la incertidumbre y la insistencia en lo que eso significa - por ejemplo, el consejo puede cambiar; las estrategias locales pueden diferir; las incoherencias pueden ser comunes - ha sido bueno casi sin precedentes".

También es alentador que muchos gobiernos ahora tienen al menos algún tipo de plan local de pandemia, gracias al temor al virus de la influenza aviaria H5N1 a principios de esta década. Hace cinco años, muy pocos de ellos lo tenían. Pero muchos de esos planes contienen un elemento importante que ha estado conspicuamente ausente en la actual comunicación por parte de los gobiernos y autoridades de salud pública: en una pandemia grave, no hay mucho que pueden hacer. Gran parte de la respuesta dependerá de las comunidades locales para adoptar medidas por sí mismos.

Los científicos pueden ayudar, actuando como voces confiables para informar a sus comunidades de los riesgos e incertidumbres, y guiando a la gente hacia los recursos de planificación de pandemia en los sitios web de los CDC y la OMS, el sitio PandemicFlu.gov , y muchos otros. Por el momento, el riesgo no es exagerar la amenaza de una pandemia, sino subestimarla. Sabemos que un tsunami se acerca. Nadie puede decir si será sólo una ola grande, o una monstruosa, pero es hora de empezar a pensar en por lo menos estar dispuesto a trasladarse a tierras más altas y seguras.
.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.