sábado, 23 de enero de 2010

El sismo de Haití fue una leve sorpresa para los sismólogos



Dadme un punto de apoyo y moveré la tierra.


Arquímedes


Desde Scientific American
Por Katherine Harmon
Traducción: KC



Por supuesto que Arquímedes no se refería a moverla en forma oscilatoria, como sucede en los terremotos. Pero algo de cierto hay en su petición: La superficie de la tierra se mueve y se contorsiona porque está apoyada sobre placas que viajan sobre un mar de magma, y su movimiento se aprecia sólo en escalas grandes de tiempo o en eventos violentos. Aquí presento la traducción de este artículo bien documentado, con un comentario al final.



Aunque las predicciones sísmicas funcionan en escalas geológicas de tiempo y pueden perder grandes terremotos por décadas, un experto dijo a principios de enero que un temblor en Port-au-Prince era una preocupación más importante que un deslizamiento en la falla de San Andrés.


La devastadora magnitud 7.0 del terremoto que arrasó Haití el martes 12, que se informa ha matado a miles, no ha tomado a todos por sorpresa.


En una entrevista la semana pasada derivada de una historia sin relación, Robert Yeats, un profesor emérito de ciencias de la tierra en la Universidad Estatal de Oregon en Corvallis y co-autor del artículo "Terremotos Escondidos" de junio de 1989 en Scientific American, dijo que la inminencia de un gran terremoto en la costa Oeste le preocupaba mucho menos que uno "grande" que pudiese ocurrir en Haití, debido a la falla enorme cerca de la ciudad capital de Port-au-Prince y el bajo nivel de preparación para terremotos impulsado por la pobreza. "Si tienen un terremoto en esta falla que corre a través de Port-au-Prince, "el número de muertos podría ser enorme", dijo el 6 de enero.


La falla, conocida como de Enriquillo-Plaintain Garden, corre a unos 16 kilómetros de Port-au-Prince y se encuentra en la intersección de las placas tectónicas de América del Norte y del Caribe, que se deslizan lentamente uno sobre la otra. Este movimiento crea una falla de deslizamiento repentino, de la misma naturaleza que la falla de San Andrés en California, donde las placas de América del Norte y del Pacífico, se deslizan en direcciones diferentes. Y como la de San Andrés, la falla Enriquillo-Plaintain Garden ha estado acumulando presión.


"La falla ha estado más o menos atorada durante 200 años", explicó el sismólogo Roger Musson de la British Geological Survey a la revista TIME. En esta zona, donde la placa del Caribe se desplaza hacia el este en contra de la placa de Norteamérica, el movimiento de las placas es de unos siete milímetros por año, dijo el Servicio Geológico de EE.UU. (USGS).


De hecho, Michael Blanpied, un coordinador adjunto del Programa de Riesgos por Terremotos de la USGS, explicó en un podcast grabado horas después del sismo, que las dos placas estaban "cortando la isla, triturándola, moliéndola". Así, aunque un terremoto tan grande no había sacudido a Haití desde el siglo 18, "ésta es una región sísmica", dijo Blanpied. Y no es el mayor terremoto que ha azotado a la isla de La Española (que Haití comparte con República Dominicana) en la historia reciente. Un terremoto de magnitud 8.0 sacudió la República Dominicana en 1946, según nota de la Associated Press.


Yeats no fue el único que expresó su preocupación acerca de un gran terremoto en Haití. Grupos geológicos han estado vigilando la zona durante décadas, y un equipo de la Universidad de Texas ha estado siguiendo de cerca la falla Enriquillo-Plaintain Garden. Hace dos años en la Conferencia Geológica del Caribe 2008, el grupo con sede en Austin, afirmó que había suficiente tensión acumulada para causar un terremoto de magnitud 7.2, informó Nature News (Scientific American es parte del Grupo Nature Publishing).


Una de las razones de que el terremoto del martes, que sometió a unas tres millones de personas a "sacudidas severas", fuese tan perjudicial, es que ocurrió a una profundidad relativamente superficial, debido a que la falla se quebró a unos 10 kilómetros bajo la superficie, señaló Blanpied. También se produjo debajo de terreno relativamente suelto, dijo a LiveScience Carrieann Bedwell, una geofísica del USGS. "Una configuración de montañas rocosas es más característica para no mostrar movimientos excesivos del suelo, en contraste con los terrenos de sedimentos abundantes ... donde hay un mayor potencial para temblores de tierra", dijo. "Haití sería un tipo de terreno de sedimentos, el suelo más proclive a sacudidas de contexto geológico".


Aunque el terremoto derribó innumerables construcciones en la ciudad capital de más de dos millones de personas y provocó derrumbes en toda la región fuertemente deforestada, no causó un tsunami como inicialmente se temía, y las autoridades cancelaron la alerta de tsunami a dos horas después del terremoto.


Sin embargo, la magnitud y la dinámica del sismo no eran lo que realmente preocupaba a Yeats y a otros sismólogos. "Realmente la gran preocupación no es el tamaño del terremoto", señaló la semana pasada, "es su relación con las grandes ciudades". Y un terremoto en esta área es especialmente preocupante, no sólo por la tensión acumulada en la falla, sino porque "la infraestructura es simplemente terrible", dijo Yeats, que también es consultor senior de la compañía de riesgos geológicos, Earth Consultants International, y ha estudiado la preparación para los terremotos en todo el mundo. En un libro llamado las fallas activas del mundo, que actualmente está escribiendo para Cambridge University Press, estimó hace unos meses que "el mal estado de la construcción en ambos [Haití y la República Dominicana], pero en especial de Haití, indica que cuando el próximo gran terremoto los golpee [Port-au-Prince y Santo Domingo], será una catástrofe, en parte debido a la falta de una red de servicios sociales ".


La falla Enriquillo-Plaintain Garden es una de docenas en todo el mundo que corren a través de poblados, pero a menudo bajo áreas mal preparadas. La semana pasada, Yeats también llamó a la ciudad de Teherán "una bomba de tiempo que está esperando explotar." La falla del norte de Teherán podría desatar un terremoto masivo similar al que se prevé en la zona sur de California en las próximas décadas. Pero en la capital iraní, dice, a pesar de la avanzada tecnología regional, muchos de los edificios no son a prueba sismos. Otros lugares preocupantes, señala, son Lima, Perú, y Karachi, Pakistán, así como gran parte de Turquía, donde muchas zonas están construidas en forma insegura debido a la corrupción o la pobreza.


Aún no se ha determinado si el temblor de la semana pasada de magnitud 6.5 en la costa de California del Norte, y el terremoto de Haití, dos días después se vinculan. Los sismólogos actualmente reconocen que un gran terremoto en un lugar puede desencadenar otro en una falla vulnerable a miles de kilómetros de distancia. Yeats lo llama el "tirar los botones de tu camisa", por la liberación de la tensión en un punto, la fuerza cambia y pueden causar un rompimiento en otro punto "bloqueado". "Es como tirar de un botón", dijo, "y el siguiente está listo para zafarse". Un artículo publicado en octubre pasado en la revista Nature informó de los grandes eventos sísmicos de 2004 cerca de la isla indonesia de Sumatra, que dispararon el devastador tsunami del Océano Índico, tuvo un impacto en la falla de San Andrés en California.


Mientras tanto, los sismólogos estarán observando Haití de cerca, señala Blanpied en el podcast del USGS, y esperan ver réplicas de los días venideros (como ya sucedió, nota de KC). La mayor réplica hasta el momento ya ha registrado una magnitud 59, y pueden golpear más en cualquier momento.

Yeats no está convencido de que este último terremoto en Haití sea el más grave que el Caribe probablemente sufra en el futuro próximo. "No es el grande", dijo el 13 de enero en una entrevista de seguimiento. Añadió que ahora está preocupado de que uno más grande aún podría golpear otras ciudades de la región, como Santo Domingo en la República Dominicana o en Kingston, Jamaica. La placa del Caribe, señaló, "sólo está asentada mientras que las placas de América del Norte y de América del Sur se mueven al oeste" (debido a la propagación de fondo del mar en el Atlántico). Pero el siguiente gran terremoto podría tardar años o décadas a partir de ahora, dijo. "Somos buenos en la colocación de estos pronósticos y términos de probabilidad en una escala de tiempo geológica, pero no lo somos tanto para expresarlo a escalas que son importantes para usted y para mí". Y aun los pronósticos de probabilidad pueden llegar a ser inexactos. El sur de la falla de San Andrés fue fijado como susceptible para producir un gran terremoto antes de que sucediera éste, señaló.


Comentario.
El propósito de publicar esta traducción es ofrecer a los lectores un punto de vista serio, científico y objetivo sobre este sismo. Por desgracia mucha gente aún sigue afirmando que hay armas que pueden producir sismos y que este de Haití fue "un experimento" yanki como preparación para "enviar" uno a Cuba. ¿El principal culpable? El moderno chupacabras, o sea el proyecto HAARP, al que los ignorantes y los terroristas informáticos le achacan todos los males del mundo.

Imagen: Popocatépetl nevado, fotografiado desde Jiutepec, Morelos, el 20 de enero de 2010.





1 comentario:

Ego dijo...

Gracias por la traducción del artículo; es sumamente interesante. En cuanto a tus comentarios, es increíble la falta de coherencia de los conspiranoicos, no serviría ni para hacer buena ciencia-ficción.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.