viernes, 27 de febrero de 2009

El impacto que exterminó a los Dinosaurios no inició incendios globales

La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene.

Jorge Luis Borges


Desde Nature
Por: Philip Ball
Traducción: KC



Aceite y gas quemados, mas no la vegetación, pudieron haber causado la capa de hollín, al final del Cretácico.

El impacto de un gran asteroide o un cometa al final del período Cretáceo hace 65 millones de años, generalmente se considera como responsable de la repentina desaparición del 60-80% de todas las especies en la Tierra. Pero los nuevos resultados retan la idea común de que las extinciones fueron causadas en parte por incendios forestales a escala mundial provocados por el violento impacto.

Claire Belcher y sus colegas en la Universidad Royal Holloway de Londres, en Surrey, Reino Unido, señalan en un documento de las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los EE. UU.1 que el hollín diseminado en los depósitos de rocas sedimentarias formadas en el momento del supuest impacto no es, como ya se afirmó, la prueba de incendios rampantes causados por el impacto del meteorito.

El grupo ha analizado las mezclas de moléculas basadas en carbono llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en el material de hollín de estas rocas, y encontraron que las composiciones de las mezclas no suelen coincidir con las producidas por la quema de vegetación. En cambio, se parecen a las que se forman cuando los hidrocarburos como el gas y el aceite son quemados.

Tema candente

Los investigadores piensan que el hollín proviene de la combustión de hidrocarburos en las rocas del sitio de impacto - que se piensa que es la región de Chicxulub en la costa norte de la península mexicana de Yucatán, donde un cráter ahora sumergido en parte, de unos 180 km de diámetro, ha sido fechado indicando el momento de la extinción en masa que separa el Cretácico de la Era Terciaria.

Una capa mundial de hollín en las rocas de esta edad fue descubierta a finales de 1980, y fue interpretada como resultado del calor que generan los incendios forestales dispersos en todo el mundo. Según esta hipótesis, vastas zonas de plantas terrestres se consumieron en llamas, posiblemente quemando a muchas especies animales incluidos los dinosaurios.

Pero desde hace varios años, Belcher y sus colegas han puesto en tela de juicio la idea de que la Tierra estaba envuelta en llamas durante años después del impacto. En 2003 se informó de que los estratos de roca en América del Norte que datan del límite Cretácico-Terciario mostraron pocas pruebas de carbón de leña, que se esperaría como resultado de la quema de vegetation2. En cambio, se especuló que el hollín en esas capas provino de la combustión de hidrocarburos.

Ahora el equipo afirma haber agrupado evidencias de esto: huellas químicas de la fuente de hollín, en forma de 21 HAP diferentes separadas e identificadas mediante la técnica de cromatografía de gases.

Belcher dice los nuevos resultados también responden a las críticas de sus trabajos anteriores sobre la aparente falta de carbón de leña en el hollín. Algunos otros investigadores han sugerido que los incendios podrían haber sido demasiado intensos para dejar cualquier rastro de carbón. Pero Belcher dice que los HAP que encontró consideran tienen estructuras moleculares características de una formación a relativamente bajas temperaturas.

Cenizas a cenizas

Sin embargo, ella y sus colegas podrían hacer algo más de persuación. Bernt Simoneit, un geo químico orgánico en la Universidad Estatal de Oregon en Corvallis, se pregunta si las proporciones de los HAP en los diferentes productos de combustión son una discriminación suficientemente para identificar la firma de la fuente del combustible.

Él también dice que las fuentes de hidrocarburos de petróleo en profundidades "son muy escasos en la actualidad o en épocas pasadas", y que la biomasa de la vegetación supera con creces la cantidad de petróleo cerca de la superficie. Belcher y colegas, sin embargo, señalan que Chicxulub está muy cerca del mayor reservorio de petróleo de Mexico, el campo Cantarell.

Independientemente del lugar donde el vino de hollín, parece claro que grandes cantidades fueron arrojadas a la atmósfera por el impacto, bloqueando la luz solar y tal vez provocando un enfriamiento global - causando un invierno de impacto.

"El hollín, sin duda, tuvo un impacto significativo sobre la vida en ese tiempo, pero es poco probable para representar a la firma de incendios forestales mundiales", dice Belcher. Ella dice que hay signos claros de que la vida de las plantas se vio gravemente alterada, pero que esto podría haberse debido al calor de la bola de fuego durante el impacto y la oscuridad, el frío y las intoxicaciones (de productos tóxicos de la quema de hidrocarburos) globales que podrían haber seguido. "Creo que la idea de un incendio forestal mundial está comenzando a ser desechada", añade.

Referencias:
(1). Belcher, C. M., Finch, P., Collinson, M. E., Scott, A. C. & Grassineau, N. V. Proc. Natl Acad. Sci. USA. [doi:10.1073/pnas.0813117106] (2009).
(2). Belcher, C. M., Collinson, M. E., Sweet, A. R., Hildebrand, A. R. & Scott, A. C. Geology 31, 1061–1064 (2003).

Imagen: El impacto que se piensa que exinguió a los dinosaurios puede que no haya dado lugar a incendios a nivel mundial. NASA

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.