viernes, 6 de febrero de 2009

Experimentar o no experimentar, ese es el dilema

Muchos aman a los animales porque creen que el cariño de éstos es desinteresado, pero se engañan.


Isabel de Rumania


Este es un tema controvertido ¿Se deben utilizar animales para experimentación científica? La historia ha sido tortuosa. Los documentales de Animal Planet que muestran a monos rhesus rescatados de laboratorios de experimentación son bastante gráficos: muestran monos obesos, pelones, asustadizos, neuróticos, etc. Pero sin esos monos, no sabríamos mucho sobre el tipo sanguíneo de los humanos; y no me refiero en específico a los monos de Animal Planet, sino los que dieron origen a las siglas RH.

Tampoco sabríamos mucho sobre los efectos genéticos de las radiaciones si no fuese por los ratones criados explícitamente para esta investigación. Para observar los efectos de la exposición a la radiación se irradían ratones a diferentes dosis, se les permite después reproducirse, y se observan los efectos en su descendencia, al igual que los efectos sobre los espécimenes irradiados. Se usan ratones por su biología relativamente similar a la humana.

Yo pienso que la controversia reside en la parte ética de las bases de nuestra moderna sociedad. Cierto es que en la actualidad, la crueldad contra los animales es cada vez menos bien vista. Recordemos hubo épocas en las que los espectáculos de crueldad con animales inocentes era cosa de todos los días (ver la referencia sobre gatos callejeros quemados en la entrada "La disminución de la violencia ¿una realidad?"). Actualmente se considera fuera de lugar este tipo de espectáculos. Ciertos sectores de las sociedades aún disfrutan de ver las peleas de perros, gallos y otras especies, incluso de las tradicionales corridas de toros, aunque las leyes en muchas partes del mundo las leyes están prohibiendo estos espectáculos sangrientos.

Estos casos resultan muy claros, la utilidad de los espectáculos sangrientos en los que se involucran animales es bastante cuestionable, si no es que totalmente nula. Uno puede divertirse perfectamente en un circo sin animales, al estilo del Cirque du Soleil. Si uno prefiere divertirse viendo espectáculos violentos siempre puede ver el box, las luchas, los torneos de karate, etc.

Pero ¿que pasa con las enfermedades? ¿qué podemos decir de nuestra salud? ¿podríamos seguir con nuestro ritmo de vida, apoyados en todas las cosas que alivian nuestra salud, sabiendo que en muchas de ellas han sido utilizados animales para probar su efectividad? Yo pienso que la respuesta a esta pregunta es sí, pero no un sí absoluto, sino con reservas. Por lo menos yo esperaría que los animales que se utilizan en para probar la eficacia de nuevos medicamentos no se tomasen de ambientes salvajes, que no fuesen animales en peligro de extinción, que no se les abandonase a su suerte si los proyectos se cancelan, que fuesen animales criados específicamente para estos experimentos. Y quizás esperaría que hubiese una especie de alternativa para este uso.

Lo que definitivamente no me gustaría que sucediera es que grupos de activistas tomasen acciones extremas para "defender" a los pobres animalitos de los inconscientes, malvados e inescrupulosos científicos de los laboratorios. En primer lugar porque como lo decía en la entrada "¡Escéptico, eres incapaz de entender!", la apuesta es que prácticamente con un 100% de seguridad alguna vez en tu vida has tomado un medicamento que fue probado en animales de laboratorio. Y lo mismo para tus padres y casi igual para tus abuelos. Gracias a esos medicamentos la vida promedio de la humanidad subió casi un 50% más que hace un par de siglos.

En segundo lugar porque ese no es el camino, la siembra del odio y la violencia en contra de imaginarios complots que tienen por objeto hacer sufrir a los animales. Es tanto como justificar el uso de violencia bajo cualquier "buena causa". Apareció recientemente un editorial de Nature que trata sobre la necesidad de legislar en contra de este tipo de violencia contra las instalaciones y los trabajadores de laboratorios científicos que utilizan animales: http://www.nature.com/nature/journal/v457/n7230/full/457636a.html. En esta publicación se expone lo siguiente:

Siete activistas acusados de llevar a cabo una campaña de intimidación en contra de la experimentación con animales efectuada en la empresa Huntingdon Life Sciences en Huntingdon, Reino Unido, el mes pasado fueron condenados a penas de entre 4 y 11 años de prisión. Cabe esperar que estas penas detendrán a futuros activistas del Reino Unido para utilizar tácticas similares, que incluyen amenazas, falsa alarma de bombas, amenazas de asesinato y la destrucción de propiedades.


Desafortunadamente, esas tácticas son cada vez más utilizados por los activistas atacando a científicos en California, donde los investigadores que utilizan animales se enfrentan a amenazas que incluyen bombas incendiarias en puertas de acceso. Por ello el editorial hace un llamado para que la administración de Barack Obama, quien ha mostrado mejor actitud hacia la ciencia, se pronuncie por una mejor legislación en este aspecto.

Aquí en Ahuramazdah nos unimos a esa petición, y la acompañamos con otra petición a los colegas biólogos y químicos que trabajan en estos laboratorios: Hagamos algo por disminuir el uso de animales para prueba en laboratorios. Creo que podríamos hacer algo en el futuro cercano.

A los activistas violentos les dejo esta reflexión:

La violencia es el último recurso del incompetente.
Isaac Asimov


Imagen tomada desde National Geographic: http://animals.nationalgeographic.com/animals/mammals/rhesus-monkey.html

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.