lunes, 4 de agosto de 2008

Aquí vamos con el LHC

Editorial de Nature Physics.
Traducción: KC

Después de casi tres décadas de preparación, el Large Hadron Collider (gran colisionador de hadrones, o LHC) del CERN, se está convirtiendo en una realidad operativa.

La idea estaba allí en 1977: la reutilización de 27 km del túnel circular por la frontera franco-suiza, construido para un
colisionador de electrones-positrones de alta energía, para albergar la más poderosa máquina de protones - el LHC (1). En 1984 se establecieron los grupos de trabajo para desarrollar la propuesta en serio, y en diciembre de 1994 el proyecto fue ratificado por el consejo de la multinacional CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear). Ahora el LHC está a punto de iniciar operaciones.

La primera inyección de haces de protones en el colisionador está prevista para finales de este mes (2), las primeras colisiones vendrán en el otoño. Miles de físicos se encuentran en espera. La energía del haz principal será de 7 TeV. La presión dentro del cañón de iones es 10-13 atmósferas. Los 9,300 magnetos del colisionador son imanes super enfriados a 1.9 grados Kelvin. En pleno funcionamiento, la máquina va a producir hasta 109 colisiones cada segundo. Cada dato estadístico para esto, el más grande, más complejo experimento realizado hasta ahora, es extremo.

Y en las condiciones extremas creadas por la colisión de
protones de 7 TeV, la física puede ser sorprendente. Las pruebas de la supersimetría, de otras dimensiones, las pruebas de partículas de materia oscura y el origen de la masa - todas son posibilidades reales. Han pasado décadas desde que un experimento de alta energía ha tenido tantas posibilidades para nuevos descubrimientos, y la oportunidad de dar un salto delante en la teoría.

Pero hay otras posibilidades a tener en cuenta:
microscópicos agujeros negros, strangelets, burbujas de vacío y monopolos magnéticos. Todos estos podrían formarse en las colisiones del LHC, y todos podrían, en determinadas circunstancias, causar estragos. Tráfico de válidas preocupaciones en algunos sectores, y una temprana tendencia del CERN para tener al LHC como campeón para "recrear" las condiciones del Big Bang, han causado alarma.

El CERN, sin embargo, ha contrarrestado con razón esas preocupaciones mediante la actualización y publicación de una evaluación exhaustiva (3) de los riesgos planteados por la operación del LHC. El hecho es que, en las evidencias del Universo que nos rodea (y en particular de los rayos cósmicos que llegan a energías mucho más elevadas que las que el LHC nunca tendrá), no existe una amenaza tangible a nuestro planeta o nuestra existencia en él (por lo menos, no de el LHC).

A medida que el LHC entre en funcionamiento, será hora de detenernos y estar plenamente conscientes de lo que representa. El LHC no existe porque hubiese algún giro obvio e inmediato en la investigación, ya sea comercial o de otro tipo beneficiosa (aunque el ejemplo en la historia es que habrá recompensas). El LHC existe porque podría revelar el conocimiento al que aspiramos. Este deseo no es necesariamente barato - el precio para el LHC está en algún punto en la región de 5 mil millones de libras esterlinas - pero es una inversión para estar orgullosos.

Robert R. Wilson, director fundador de Fermilab, lo hizo bien. En 1969, compareciendo ante el Comité Mixto del Congreso sobre Energía Atómica, fue interrogado acerca de la contribución de la
investigación en física de altas energías para la seguridad nacional. " (La contribución) No tiene nada que ver directamente con la defensa de nuestro país", dijo Wilson, "salvo que merece la pena ser defendida."

Cuando los tapones de champán vuelen en el CERN - ya que, sin duda, y merecidamente lo harán - el brindis bien podría ser elevado a una instancia internacional, por un proyecto inspirador que vale la pena defender.
______________
Referencias

1. Nature Insight: TheLarge Hadron Collider. Nature 448, 269-312 (2007). | Artículo |
2. http://press.web.cern.ch/press/PressReleases/Releases2008/PR05.08E.html
3. http://public.web.cern.ch/public/en/LHC/Safety-en.html

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.