miércoles, 20 de agosto de 2008

Alternativas energéticas. Electricidad sin Carbón: Nucleoelectricidad


Nucleoelectricidad (fisión)
Desde Nature's News
Por Quirin Schiermeie , Jeff Tollefson , Tony Scully , Alexandra Witze & OliverMorton.
Traducción: KC


Cuando el reactor 4 en la planta nuclear de Chernobyl en Ucrania se fundió, el 26 de abril de 1986, la lluvia contaminó gran parte de Europa. Ese desastre, y el anterior incidente de Three Mile Island en Pennsylvania, ha asolado la industria nuclear en Occidente durante una generación. En todo el mundo, sin embargo, el panorama no ha cambiado tan drásticamente.

En 2007, 35 centrales nucleares estaban bajo construcción, casi todas en Asia. Los 439 reactores en funcionamiento ya tenían una capacidad total de 370 Gigavatios, y han contribuido con alrededor del 15% de la electricidad generada en todo el mundo, según las cifras más recientes del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que funciona como inspector mundial de instalaciones nucleares.

Costos: Según el diseño del reactor, los
requisitos del sitio y la tasa de depreciación del capital, los reactores de agua ligera que componen la mayor parte de la capacidad nuclear en el mundo, producen electricidad a un coste de entre $ 0.025 y $ 0.07 de dólar por kilovatio-hora. La tecnología que hace esto posible se ha beneficiado por décadas de costosas actividades de investigación, desarrollo y compras subvencionadas por los gobiernos; sin ese impulso sería difícil imaginar cómo la energía nuclear podría actualmente estar en uso.

Capacidad: Dado que la energía nuclear requiere de combustible, se ve limitada por las existencias de material físil. Hay unos 5.5 millones de toneladas de uranio en reservas conocidas que pudieran ser extraídas a un costo de $130 dólares por kilogramo o menos, según la última edición del 'Libro Rojo', en el que el OIEA y la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OCDE) evaluaron los recursos de uranio. A la tasa de uso actual de 66,500 toneladas al año, hay suficiente combustible como para alrededor de 80 años. El precio actual de uranio es más alto que ese umbral de $130 dólares.

Depósitos de mineral con características geológicas similares que todavía no están probados - «reservas sin descubrir» - se cree que ascienden a aproximadamente al doble de las reservas probadas, y los minerales de menor grado ofrecen mucho más. El uranio no es un elemento particularmente raro - es casi tan común como uno de los elementos constitutivos de la corteza terrestre: el zinc. Las estimaciones de las últimas fuentes recuperables varían mucho, pero 35 millones de toneladas podrían considerarse disponibles. Tampoco el uranio es el único elemento natural que puede convertirse en combustible nuclear. A pesar de que todavía no se han desarrollado, los reactores alimentados con torio son una posibilidad; con la aparición del torio en el juego, habría el doble de reservas de combustible disponibles.

Por otra parte, aunque los diseños de reactores actuales utilizan su combustible sólo una vez, esto podría cambiar. Reactores de cría, que fabrican plutonio a partir de isótopos de uranio que no son útiles para la producción de energía, pueden efectivamente crear más combustible de lo que lo usan. Un sistema basado en reactores de este tipo podría obtener 60 veces más energía por cada kilogramo de uranio natural, aunque menores múltiplos podrían ser más realistas.

Con los reactores de cría, que aún no se han probado sobre una base comercial, el mundo podría, en principio, ir al 100% nuclear. Sin ellos, todavía es plausible para la cantidad de capacidad nuclear que crezca en un factor de dos o tres, y para operar en ese nivel durante un siglo o más.

Ventajas: La energía nuclear tiene costos de combustible relativamente bajos y pueden funcionar a plena potencia casi constantemente - En los EE.UU. las plantas entregan el 90% de su capacidad nominal. Esto hace que sean muy adecuadas para proporcionar siempre la "carga básica" de energía en las redes nacionales. El uranio está lo suficientemente distribuido en el mundo de tal forma
que es poco probable que el suministro de combustible nuclear se vea amenazado por factores políticos.

Desventajas: No hay ninguna solución acordada al problema de cómo tratar con los residuos nucleares que se generaron en las centrales nucleares durante los últimos 50 años. Sin soluciones a largo plazo, que son
más exigentes en lo político que en lo técnico, el crecimiento de la energía nuclear es algo comprensiblemente difícil de vender. Otro problema es que la propagación de la energía nuclear es difícil de separar de la proliferación de armas nucleares. Los ciclos del combustible que impliquen el reciclado, y que por lo tanto, necesariamente produzcan plutonio, son especialmente preocupantes. Incluso sin la preocupación de la proliferación, las centrales nucleares pueden convertirse en objetivos tentadores para los terroristas o las fuerzas enemigas (aunque en este último caso, lo mismo es cierto en el caso de centrales hidroeléctricas).

Un compromiso a largo plazo para tener un gran aumento en la utilización de la energía nuclear requeriría la aceptación del público, no sólo de las tecnologías existentes, sino de otras nuevas, también - torio y los reactores de cría, por ejemplo. Estas tecnologías también tienen que conquistar más inversores y reguladores (para la fusión nuclear, ver 'Más allá').

La energía nuclear también es muy intensivo en capital; los costos de la energía a lo largo de la vida de la planta son comparativamente bajos sólo porque las plantas son de larga vida. La energía nuclear es, pues, una opción a corto plazo. Otra limitación puede ser una falta de trabajadores cualificados. La construcción y operación de centrales nucleares requiere un gran número de profesionales altamente capacitados, y la ampliación de esta reserva de talento suficiente para duplicar el ritmo de nuevas instalaciones que se señalan en Internet podría resultar muy difícil. La capacidad de ingeniería para hacer componentes clave también requeriría esa ampliación.

A la luz de estos obstáculos, las predicciones del futuro papel de la energía nuclear varían considerablemente. La Comisión Europea para la Revisión de la Tecnología Mundial de Energía -2050 contiene un escenario alcista que supone que, con la aceptación del público y el desarrollo de nuevas tecnologías de reactores, la energía nuclear podría aportar alrededor de 1.7 Teravatios para 2050. Los analistas del OIEA son más cautos. Hans-Holger Rogner, jefe de la sección de planificación y estudios económicos de la agencia, considera que el aumento de la capacidad no estará por encima de 1,200 Gigavatios para el año 2050. Un estudio interdisciplinario realizado en 2003 por el Instituto de Tecnología de Massachusetts describió un escenario concreto para triplicar la capacidad a 1,000 Gigavatios para 2050, un escenario basado en
el liderazgo de los EE.UU., el compromiso del Japón y la reanudación de la actividad en Europa. Este escenario sólo se basó en versiones mejoradas de los actuales reactores, más que en cualquier otro diseño radicalmente diferente o mejorado.

Veredicto: El logro de una capacidad en la gama de Teravatios es técnicamente posible en los próximos decenios, pero puede ser políticamente difícil. Un clima de opinión que llegó a aceptar la energía nuclear podría ser muy vulnerable a acontecimientos adversos, como otro accidente de la escala de Chernobyl o un ataque terrorista.
____________________
Ilustración: J. Taylor

Continúa: Eoloelectricidad.



2 comentarios:

Noimporta Comomellamo dijo...

Segu se deduce, el factor politico juega fuerte en esto de la energia nuclear.
PAra México ¿es viable y util , aun en terminos geopoliticos, invertir en plantas nucleares generadoras de energia?

Gracias de antemano, saludos.

Keith Coors dijo...

Hola Noimporta.

La respuesta a tu pregunta, desde mi particular punto de vista es:

Sí.

Saludos

KC

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.