martes, 26 de agosto de 2008

Agroglifos o marcas en los cultivos ¿Cuál es su origen?


Un buen amigo que se dedica a analizar los fenómenos insólitos publicó en su blog y en un foro de yahoo sobre estos temas, un artículo llamado "Agrogramas: círculos hechos... por humanos". Pienso que el artículo está bien escrito y es objetivo. Coincide con algunos hechos bastante conocidos, como el que se considera el original de los pioneros de los círculos en cultivos, Bower y Chorley, que citaré más adelante.

Hubo una sorprendente opinión sobre este artículo, relacionada con el uso del término "humano". La persona que la expresó insistía en que se debería cambiar el término de "humanos" hacia "terrestres" pues "...
alguien podría entender que los ET no son seres humanos...y nadie puede probar eso". Además, en esta opinión se mezclaba un poco el concepto de humanidad con una propuesta para clasificar a humanos inhumanos "que describiera apropiadamente a esos mutantes...que son capaces de hacer lo que las bestias no hacen (torturar, por ejemplo)..

Al respecto respondí a esta persona lo siguiente.

Tu insistencia para llamar terrícolas o habitantes de la tierra a los responsables de las obras conocidas como agrogramas o agroglifos no me parece tan atinada. Y explico. Hasta a los paramecios se les puede catalogar como terrícolas o habitantes de la tierra. Si uno dijera "los agrogramas son obra de terrícolas" alguien podría entender que incluso hasta los paramecios podrían estar involucrados... y nadie podría probar eso. Considero más que correcto decir que son obra de humanos porque eso sí que se ha podido probar. Cito al difunto Carl Sagan (de "El mundo y sus demonios"):

En 1991, Doug Bower y Dave Chorley, dos amigos de Southampton, anunciaron que llevaban quince años haciendo figuras en las cosechas. Se les ocurrió un día mientras tomaban una cerveza en su pub habitual: el Percy Hobbes. Habían encontrado muy graciosos los informes de ovnis y pensaron que podría ser divertido engañar a los crédulos. Al principio aplanaron el trigo con la pesada barra de acero que Bower utilizaba como mecanismo de seguridad en la puerta trasera de su tienda de marcos de cuadros. Más adelante utilizaron placas y cuerdas. Los primeros dibujos sólo les costaron unos minutos. Pero, como además de bromistas inveterados eran artistas de verdad, la dimensión del desafío empezó a aumentar. Gradualmente fueron diseñando y ejecutando figuras cada vez más elaboradas.
...

A la larga, Bower y Chorley se cansaron de aquella broma cada vez más elaborada. Aunque estaban en condiciones físicas excelentes, los dos tenían ya sesenta años y estaban un poco viejos para operaciones de comando nocturno en campos de granjeros desconocidos y a menudo poco comprensivos. A lo mejor los molestaba la fama y fortuna que acumulaban los que se limitaban a fotografiar su arte y anunciar que los artistas eran extraterrestres. Y los empezó a preocupar que, si esperaban mucho, nadie creería ninguna declaración que hicieran.

Así pues, confesaron. Hicieron una demostración ante los informadores de cómo hacían las formas insectoides más elaboradas. Se podría pensar que ya nunca más se volvería a argüir que es imposible mantener una broma durante muchos años, y que no volveríamos a oír que es imposible que alguien tenga motivos para engañar a los crédulos y hacerles creer que los extraterrestres existen. Pero los medios de comunicación prestaron poca atención. Los cerealogistas los conminaron a callar; al fin y al cabo, estaban privando a muchos del placer de imaginar acontecimientos maravillosos.

Desde entonces, ha habido otros bromistas de círculos en los cultivos, pero la mayoría de un modo más inconexo y menos inspirado. Como siempre, la confesión de la broma se ve muy eclipsada por la excitación inicial. Muchos habían oído hablar de los pictogramas en campos de cereales y su supuesta relación con los ovnis, pero corrieron un tupido velo cuando surgieron los nombres de Bower y Chorley o la simple idea de que todo el asunto podía ser una broma. Se puede encontrar un exposé informativo del periodista Jim Schnabel (Round in Gíreles, Penguin Books, 1994), del que he sacado la mayor parte de mi relato. Schnabel se unió pronto a los cerealogistas y al final hizo él mismo unos cuantos pictogramas con éxito. (Él prefiere un rodillo de jardín a una placa de madera, y encontró que simplemente pisando los tallos con los pies se consigue un trabajo aceptable.) Pero la obra de Schnabel, que un crítico calificó de «el libro más divertido que he leído desde hace años», tuvo sólo un éxito modesto. Los demonios venden; los bromistas son aburridos y de mal gusto.


Ahora bien, más adelante dices: " De la forma en que está escrito, alguien podría entender que los ET no son seres humanos ". ¿Estás queriendo sugerir que los agrogramas son obra inequívoca de extraterrestres? ¿O que tienes evidencias de que los ET son humanos? No se puede dilucidar esta cuestión sin más explicaciones.

A continuación afirmas: "
Por el contrario, muchos testimonios ratifican experiencias telepáticas con personas provenientes del espacio que dan evidencia de representar a una humanidad bastante más evolucionada que la nuestra.". Mi opinión y experiencia al respecto es que las "experiencias telepáticas con personas provenientes del espacio" no son confiables.

Cualquier cosa puede inducir a una persona a creer que "está siendo contactada por extraterrestres", pero para comprobar que así fue sería necesario tener otro medio de comprobar esta "conexión telepática". De otra forma sólo con fe, mucha fe, podría uno creer tal galimatías. Incluso la telepatía como fenómeno de la psique humana (terrícola) es algo que dista mucho de ser algo claramente establecido como tal. Desde el punto de vista de la física, se requeriría de la demostración de un medio de transmisión de esos mensajes telepáticos. Hasta ahora sólo se tienen algunos experimentos que no cuentan con el rigor científico necesario para establecer la realidad de este supuesto medio de comunicación. Y también se tiene el vacío en el premio Randi.

Por otro lado está la existencia de vida extraterrestre. Si aún no se ha demostrado que hay vida con orígenes más allá de esta roca, mucho menos la supuesta "humanidad" de esta vida. Sé que hay gente que afirma, como tú lo haces, que "
la condición distinta de lo humano no ha sido corroborada en lo que toca a los ET ". Pues sí, porque aún no ha sido corroborada la existencia de vida extraterrestre. Aunque haya gente que insista que es necesario hasta un "programa de aclimatación" para que no nos caiga tan de sopetón la noticia.

Por último, estoy en desacuerdo que en la actualidad sea necesario clasificar en forma diferente a la gente que tiene conductas violentas y sicópatas que atentan contra el concepto "humanidad". La intolerancia es precisamente una de las peores características actuales, aunque no por lo que podría pensarse, sino porque otras características peores han sido erradicadas para bien de la humanidad. Cito dos párrafos de un artículo que escribí hace unos meses, titulado "La disminución de la violencia ¿una realidad?"

Uno de los ejemplos de violencia y extrema crueldad cotidiana que más me llamó la atención es la que imperaba hace unos 500 años en París como forma de popular entretenimiento: se solía ensartar gatos callejeros con un alambre y se les quemaba vivos en cualquier esquina, ante la mirada morbosa de cientos de vecinos, entre los que podían estar Reyes y Reinas. Esto se hacía porque al gato se le consideraba relacionado con la brujería.

Actualmente los actos de guerra ya no son tan bien vistos como en siglos anteriores. Los "holocaustos" eran cosa común: Apaches y otras etnias, masacrados por los Yankis. Aztecas e Incas masacrados por las huestes españolas. Africanos esclavizados por europeos y americanos. Griegos acabados por los Romanos, Romanos acabados por los bárbaros del norte... y así por el estilo.

No, no creo que actualmente haya necesidad de " crear un nuevo sistema de clasificación que describiera apropiadamente a esos mutantes...que son capaces de hacer lo que las bestias no hacen (torturar, por ejemplo). ". Somos humanos con defectos, no con mutaciones. Y si a esas vamos, de esos seres humanos iniciales es de donde provenimos. Nuestro pasado de hiper-violencia nos marca, pero es preferible aceptarlo para corregirlo que negarlo y decir que son mutantes quienes exhiben este tipo de comportamiento.

Finalmente la opinión de la casa sobre el origen de estos agroglifos, basada en el consabido escepticismo y haciendo uso del tradicional pensamiento crítico, es la siguiente:

Dudo que el origen de los agroglifos, agrogramas o círculos de las cosechas tengan un origen extraterrestre. Y si dudo es porque no he visto evidencias sobre estos supuestos extraterrestres. Pero no sólo yo. Muchos millones de personas en el mundo seguimos sin ver a esos "extraterrestres" por más que asomamos nuestros ojos al cielo... o a los cultivos. Lo que vemos es la obra de bromistas, de mentirosos, de charlatanes y de gente que desea aprovecharse de la credulidad de los demás para llevarse un pedacito de la rebanada del pastel sin hacer mucho esfuerzo.

Pero aunque así critique a estos estafadores (al estilo de los supuestos descubridores de los restos del pié grande), después de todo son seres humanos y no deseo que se vayan de este mundo porque piensan diferente de mi.

Lo único que deseo es mostrar y demostrarles que no es tan fácil engañarnos si mantenemos la DUDA sobre estos temas.

P.D. La imagen está tomada del sitio llamado "Horoscopia" (que por cierto, por módicos 14 euros, le dice a uno su horóscopo mediante un análisis en línea). En este sitio hay una entrada que de manera tendenciosa dice lo siguiente:

Los agrogramas son dibujos monumentales en campos agrícolas inexplicables para la ciencia.

No hay nada más falso que lo anterior. Las bromas de Bower y Chorley, y las de muchos seguidores en todo el mundo, como bien se explica en "Archivo insólito", han dejado claro que los humanos podemos hacer eso y más, podemos incluso burlarnos de nosotros mismos y hacer una especie de "broma religiosa" sobre estos asuntos supuestamente extraterrestres.

Sin necesidad de usar mucha ciencia.



1 comentario:

Ego sum qui sum dijo...

Excelente entrada, yo también estoy harto del tema. Cuando alguien me sale con lo de las "señales" le pregunto cómo puede seguir creyendo en esas cosas si ya confesaron los bromistas.

Pero resulta que la gente crédula siempre tiene una respuesta: los primeros agroglifos sí eran broma, pero luego aparecieron otros de origen inexplicable.

Ajá, a los ET les pareció tan bonito lo de los bromistas que decidieron hacerlo ellos mismos para sacar a todos de onda. ¡Qué geniales, tipejos!

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.