viernes, 31 de octubre de 2008

Un riesgo que vale la pena correr


Un experimento de la Fundación Gates es materia de reflexión para otros organismos de investigación.


Editorial de Nature 455, 1150 (30 de octubre de 2008)
Traducción: Pablo Gamborino


La idea poco ortodoxa de Barry Marshall y Robin Warren de que la bacteria Helicobacter pylori estuvo involucrada en la gastritis y las úlceras pépticas se encontró con una arraigada resistencia de los guardianes de ácido gástrico - la sabiduría del decenio de 1980. Contra todo pronóstico, los dos prevalecieron revolucionando los cuidados de la enfermedad y recibiendo un premio Nobel en 2005. Pero, ¿cuántas otras ideas potencialmente revolucionarias se arrastran por un callejón oscuro y en silencio estranguladas por revisiones inter pares demasiado conservadoras?

La financiación de la investigación debería esforzarse hacia una cartera equilibrada que incluya tanto las inversiones en trabajos seguros como los de alto riesgo. Si bien el sistema financiero mundial se ha inflado con
riesgos salvajemente excesivos, la financiación de la investigación ha tenido el problema opuesto - agravada por la competencia cada vez mayor de fondos limitados, se apega demasiado a la caja de seguridad de la desventurada investigación. Esto, en efecto, oculta fuera de lo común, que a menudo cruzan las fronteras disciplinarias y podrían tener grandes beneficios en caso de que funcionen. Los investigadores hace mucho tiempo se enteraron de que la última persona a la que deberían decir acerca de sus grandes ideas es su fuente de apoyo financiero.

Para ser justos, hay excepciones a tal conservadurismo. Los
Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU., por ejemplo, han promovido sistemáticamente la investigación de riesgo a través de varias iniciativas (ver http://nihroadmap.nih.gov/highrisk), aunque al jurado se le escapa su impacto científico. Imperativos militares para la innovación llevaron a la Agencia de Proyectos de Investigación en Defensa de los EE.UU. a transgredir las convenciones académicas de todo-como-siempre, con indiscutible éxito.

En una línea similar, frustrados en varias ocasiones encontrándose con las mismas caras de los mismos países, y una gama limitada de ideas, la Fundación Bill y Melinda Gates decidió lanzar una red más amplia en la búsqueda de nuevas personas e ideas. La semana pasada, anunció que los 104 ganadores de la primera ronda de sus
$ 100 millones por cinco años, del programa 'Grandes Retos y Exploraciones'. Este programa solicitó ideas no convencionales para la protección contra las enfermedades infecciosas, para limitar la resistencia a las drogas y para el estudio de la tuberculosis latente. Futuras rondas incluirán ideas de vacunas para enfermedades mortales y herramientas para ayudar a erradicar la malaria.

Es la naturaleza de la convocatoria de propuestas, y su revisión por pares, que es intrigante. La propuesta de
subvención es tal que muchos investigadores sólo podrían soñar - sólo dos páginas para la explicación de la idea, sin necesidad de datos de apoyo. Para subrayar que es la idea es lo que importa, a los revisores se les impidió ver el nombre, profesión y nacionalidad del solicitante.

Los revisores fueron atípicos. En lugar de una revisión por consenso de expertos en la materia - como es la norma - las 4,000 propuestas recibidas fueron enviadas a personas no sólo en el campo de la ciencia sino también en ingeniería, negocios y más allá - gente que la fundación consideró "campeones" con una fuerte historial en
investigación de alto riesgo.

Es demasiado pronto para evaluar las posibilidades de éxito de
los proyectos, pero lo que está claro es que muchos de los proyectos y sus proponentes se apartan bastante de las convencionales investigaciones en salud en el mundo. Estos incluyen el trabajo para explorar los vínculos entre la resistencia natural al VIH y marcadores genéticos de la diabetes tipo 2, una propuesta de un astrofísico para reducir la transmisión de la malaria con una linterna que desorienta mosquitos, y las pruebas de la bacteria Bdellovibrio, que se alimenta de muchos agentes patógenos Gram-negativos, como un antibiótico viviente.

Las primeras rondas de subvenciones, de 100,000 dólares, son pequeñas. Otorgar grandes sumas de dinero a ideas descabelladas sería temerario, dado que
se espera que hasta nueve de cada diez de estos proyectos fallen. Sin embargo, aquellos que muestren signos de éxito serán elegibles para fondos adicionales de 1 millón de dólares, o mucho más. Dicho todo lo anterior, sin embargo, todo el programa asciende a sólo el 10% de la nueva sección de Descubrimientos de Salud Mundial de la Fundación Gates, que a su vez representa sólo el 20% del presupuesto global de investigación en la salud mundial de la organización.

Estos niveles de inversión parecen razonablemente alineados con los niveles de riesgo. La toma de riesgos trae nuevas caras e ideas a la mesa a un costo razonable y estimula la creatividad. Los organismos de investigación en todo el mundo necesitan adoptar una mirada severa en sus carteras de fondos para asegurarse de que están invirtiendo lo suficiente en
investigación de alto riesgo y potencialmente transformadora.

No hay comentarios:

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.