domingo, 4 de enero de 2009

Facilitando el futuro de la investigación


Europa necesita una mejor manera de planificar, priorizar y financiar la próxima generación de infraestructura de investigación.

Desde Nature Editorial
Traducción: KC


La recién liberada "hoja de ruta" para el futuro de la infraestructura de investigación en Europa es, en primer lugar, un recordatorio de que el continente ya tiene bastante de ella. La lista va desde el Gran Colisionador de Hadrones en el CERN, el laboratorio de física de partículas cerca de Ginebra, Suiza, a los cinco campus del Laboratorio Europeo de Biología Molecular, hasta el Grupo Isaac Newton de telescopios en las Islas Canarias cerca de España. Estas instalaciones abren oportunidades de investigación para los científicos de todo el continente - y son especialmente importantes para aprovechar el talento de los científicos en los países más pequeños, que generalmente tienen menos acceso a la clase de las instalaciones construidas por las naciones más ricas, como el Reino Unido, Francia o Alemania.

Lamentablemente, el plan de trabajo es también un recordatorio de que Europa todavía no tiene ninguna forma sistemática de planificar, priorizar o financiar estos proyectos de infraestructura. Cada instalación conjunta hasta la fecha ha sido un esfuerzo ad hoc, con los científicos a menudo trabajando durante años para forjar una coalición de naciones dispuestas a pagar por ello.

Las demoras resultantes pueden ser costosas o incluso mortales. Los biólogos advierten que la infraestructura para las ciencias de la vida, tales como archivos o el acceso a los recursos para especialistas distribuidos, no han seguido el ritmo de los avances del campo (véase Nature 447, 377-378, 2007). Y los investigadores en ciencias de la tierra están empezando a preocuparse por la lentitud de los progresos en la búsqueda de socios para Aurora Boreal, un proyectado buque rompehielos de investigación que costará 635 millones de euros (870 millones de dólares), cuyo diseño técnico se terminó a principios de diciembre pasado.

Los gobiernos de la Unión Europea son conscientes del problema. En 2002, se creó el Foro Estratégico Europeo sobre Infraestructura de Investigación (ESFRI), un grupo de altos administradores de la ciencia nacional que asesoran a los gobiernos y a la Comisión Europea sobre las necesidades de infraestructura. En 2006, el ESFRI publicó su primer plan de trabajo: una lista de 35 proyectos de infraestructura ya propuestos que el foro que considera de interés mas allá que sólo europeo. Los proyectos que figuran en dicha lista iban desde los grandes - una instalación de espectroscopia de neutrones de 5 megavatios y mil millones de euros, conocida como la Fuente Europea Spallation - a los pequeños: una infraestructura digital para las artes y las humanidades de 12 millones de euros.

Luego, el 9 de diciembre, en su reunión celebrada en Versalles, Francia, el ESFRI publicó una actualización del plan de trabajo que incluye 44 proyectos, incluidos todos menos uno de los 35 originales. El costo de construcción de las 44 iniciativas en los próximos 12 años sería de cerca de 18 mil millones de euros. Sin embargo, el Séptimo programa marco de investigación de la UE asignará sólo mil setecientos millones de euros a dichos gastos, el déficit tendrá que venir de otros lugares.

La creación de la ESFRI es un primer paso importante, pero no es suficiente: el foro no proverá los fondos a los proyectos ni establecerá prioridades explícitas entre ellos. Algunos investigadores han comenzado a establecer sus propias prioridades - un notable ejemplo reciente es la comunidad de astrónomos (véase Nature 456, 427, 2008) - y otras comunidades deberían seguir su ejemplo. Pero nadie está ajustando las prioridades de la infraestructura de Europa a través de la ciencia en su conjunto.

Tales prioridades sólo van a ser cada vez más urgentes, ya que los presupuestos serán más estrictos durante la recesión económica. Por ello, el próximo paso de la UE debería ser la creación de una autoridad europea independiente que tenga la facultad de evaluar los proyectos de infraestructura sobre la base de su expectativa científica, para priorizarlos y, en última instancia, para financiarlos. El Consejo Europeo de Investigación (CEI), que financia la investigación básica sobre la única base de excelencia científica, podría servir como modelo.

De hecho, este "Consejo Europeo de infraestructura para Investigación" podría incluso servir para estimular la financiación adicional - igual que el proceso de ERC ha animado a los Estados miembros para financiar proyectos de alto nivel que han sido rechazadas por el Consejo Europeo de Investigación sobre la base de su presupuesto limitado.

Por supuesto, la creación de este órgano requerirá una transferencia de la responsabilidad nacional de investigación y de dinero sustancial - las cosas que son difíciles de aceptar por los gobiernos nacionales. Y la nueva organización tendría que hacer frente a los dolores de cabeza que se derivan de las salvajemente diferentes finanzas e Europa, concesión de licencias, impuestos y sistemas de seguridad social. No obstante, se podrían aunar dinero, competencia y poder de negociación, y mejorar enormemente el lento proceso de suministro de los científicos en Europa, con las herramientas que necesitan para producir el tipo de colaboración en la investigación que se prevé obtener.

Los científicos demuestran cada día que la verdadera colaboración puede ser tan exitosa en Europa como en otros lugares. Es responsabilidad de los políticos de la UE asegurarse de que esto no cambiará.

No hay comentarios:

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.