viernes, 23 de enero de 2009

¿Hay vida en Europa?

Creo que parte de mi amor a la vida se lo debo a mi amor a los libros.

Adolfo Bioy Casares

Desde Nature
Por Kevin P. Hand
Traducción: KC
LIBRO Revisado:
Desenmascarando Europa: La búsqueda de vida en los océanos de la luna de Júpiter
por Richard Greenberg
Praxis / Springer: 2008. 278 págs. £ 17.50 / $ 27.50 USD


En el campo de la astrobiología, el descubrimiento de vida más allá de la Tierra es todavía como una joya dentro de las "matrushkas" de la física, la geología, la química y, en última instancia, la biología. Los esfuerzos para comprender la habitabilidad de los mundos dentro de nuestro Sistema Solar comenzó con los estudios físicos y astronómicos, y han pasado ahora al reto de abrir los agrietados secretos geológicos de los principales destinos como Marte y las grandes y heladas lunas de Júpiter y Saturno.

Entender el contexto geológico para la vida es fundamental. Los ciclos de las rocas permiten los ciclos químicos que pueden ser explotados por los sistemas biológicos. Tales ciclos son fundamentales para la vida en la Tierra. En Marte, la desaparición de la convección del manto puede haber conducido a convertirse en un planeta frío y seco. Cerca de los planetas gigantes del Sistema Solar exterior, y tal vez en torno a enormes planetas extrasolares, pueden suceder ciclos de las rocas por la compresión gravitacional de las lunas heladas debido a la interacción de mareas. En lunas heladas de Júpiter, como Europa, la mezcla de elementos combustibles irradiados, superficie rica en oxidante hielo con un océano de agua, podría mantener un medio ambiente químicamente rico capaz de sostener la vida.

En
Desenmascarando Europa, el científico planetario Richard Greenberg detalla en profundidad nuestra comprensión geológica de la superficie helada de Europa, siempre atormentada por las mareas gravitacionales. Sin sacar muchas conclusiones, también describe el igualmente tormentoso debate científico que ha llevado al actual canon. Más de una década después de la nave espacial Galileo nos envió datos del campo magnético y la gravedad que fortaleció el caso de la suposición de un océano líquido en el subsuelo de Europa, aún no sabemos si el mar se encuentra debajo de un depósito de hielo a pocos kilómetros de espesor o como un depósito con un espesor de más de diez kilómetros

Desde una perspectiva de la astrobiología, una fina cáscara podría permitir el ciclo directo de los hielos ricos en material oxidante con el océano. Un depósito de hielo espeso, sin embargo, impediría el ciclo de los materiales de superficie, posiblemente limitando la energía química disponible para cualquier tipo de vida debajo de la superficie. En este polémico debate sobre el espesor del hielo, Greenberg señala, "por sí misma, la elaboración de modelos de transporte de calor en Europa es demasiado incierta para discriminar definitivamente entre una capa convectiva delgada o una capa convectiva gruesa de hielo". Sin embargo, sobre la base de una serie de características geológicas observadas desde las imágenes de las misiones Voyager y Galileo, muchas de las cuales se reproducen en el libro, afirma Greenberg efusivamente que sólo una delgada concha es coherente con las crestas observadas, las características cicloidales y lo caótico del terreno de Europa, todo lo cual puede explicarse a través de la dinámica de mareas.

Aunque en ocasiones Greenberg adopta un tono exacerbante al describir las diferencias con los científicos sobre lo que él llama el tren del hielo espeso, su motivación parece noble. Teme que "las mentes más brillantes de los jóvenes podrán salir de la ciencia si perciben que recompensa a algo diferente de una buena investigación". Él considera que los datos apuntan a una cáscara delgada de hielo, pero que los poderes políticos han marginado a esta interpretación y a los científicos que abogan por ella. Cuando habla de su propio trabajo, Greenberg generosamente da mucho crédito a sus ex alumnos, colegas y postdoctorandos.

En
Desenmascarando Europa, Greenberg logra transmitir una historia, no de héroes y villanos, sino de la subida y la caída de las ideas y la manera en que algunas fueron aceptadas por razones que tal vez van más allá del sustento empírico. En la obra previa de Greenberg, Europa la luna de océano (Springer, 2005), que es de alcance similar pero dirigida a un público de investigación, la historia política no es particularmente apropiada. En su último trabajo, ofrece un tratamiento accesible y bien definido-en-la-ciencia-popular, en el que la política tiene una narrativa más pertinente, aunque obviamente sesgada hacia su propia perspectiva. Greenberg utiliza el humor para equilibrar el tono, como en su sugerencia para que el lector compre una segunda copia del libro sólo para recortar las imágenes y hacer las reconstrucciones geológicas, mientras que lee la primera copia.

Las mareas son el tema recurrente del tratamiento de Greenberg - que "conecta las órbitas de las lunas de Júpiter con la geología de Europa, con la creación de entornos potencialmente aptos para la vida". Sólo un breve capítulo se refiere a la posibilidad de una biosfera; más detalles sobre la química de la Europa conocida habrían sido bien recibidos. Sin embargo, su tratamiento de la dinámica de las mareas es exhaustivo.

Europa aún no ha mostrado ser un arma humeante, al igual que los penachos de hielo de Encélado, para indicar que es geológicamente activa hoy en día. Esto ha dejado a la comunidad geológica planetaria mirando la escasez de imágenes de Europa, pensando qué es lo que revelan las características de la superficie sobre su interior. Hace siglos, los geólogos comenzaron a adoptar el mantra uniformizante de "el presente es la clave del pasado". En el flujo y reflujo de la ciencia planetaria, con flujos de datos marcados por misiones que son demasiado escasas, a menudo nos encontramos luchando por descifrar la geología presente, mucho menos la del pasado.

Desenmascarando Europa proporciona un amplio y atractivo recuento del pasado y presente de Europa, y establece el escenario para las muchas preguntas que serán respondidas por las misiones futuras, en la medida que continuemos nuestra búsqueda de vida más allá de la Tierra.

1 comentario:

Dr. Acula dijo...

Españoles, franceses, alemanes, italianos...¿qué no?
Jajaja, just kidding.
Un post muy interesante, como siempre. Este asunto de la vida fuera de la tierra me parece muy atractivo aunque me declaro un perfecto neófito. Me daré a la tarea de investigar un poco al respecto.
Keep 'em coming.

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.