miércoles, 19 de marzo de 2008

Las peripecias del ADN y los locos fotones.


La liga que une a un conjunto de mensajes enviados y reenviados a través de la internet (con patrocinio de personas de buenas intenciones pero con malos hábitos de investigación), es en ocasiones un conjunto de Cantor, un atractor extraño, un ente matemático de dimensión no entera y en contadas ocasiones se convierte en una auténtica y verdadera singularidad espacio-temporal (favor de tomar este párrafo como una jocosa exageración).

Dicho en otras palabras, es un asunto difícil de entender, bizarro para comprender y bastante enredado para seguirle la pista.

Bueno, esto pasó con un mensaje enviado y reenviado al menos un millar de veces, cuyo título es "ADN y Emociones" (también suele aparecer como AND y Emociones), que medra en los ambientes de los Grupos de Yahoo.

La primera vez que me topé con este engendro de mensaje, supuse que era de la autoría de Greg Braden, porque así lo decía el mensaje. Pero cuando investigué más encontré cosas sorprendentes, aun para un escéptico redomado como Yomero.

En primera instancia descubrí dos errores garrafales que tienen relación con la física de la luz. Repruduzco la introducción y tres párrafos del el texto original, así como mi comentario inmediatamente después.

A continuación tres asombrosos experimentos con el ADN que prueban las cualidades de autosanación del mismo en consonancia con los sentimientos de la persona, como fue reportado recientemente por Gregg Braden en su programa titulado Sanando Corazones/Sanando Naciones: La Ciencia de La paz y el Poder de La Plegaria.

EXPERIMENTO #1

El primer experimento fue realizado por el Dr. Vladimir Poponin un biólogo cuántico. En este experimento se comenzó por vaciar un recipiente (es decir se creo un vacío en su interior) y luego lo único que se dejó dentro fueron fotones (partículas de luz). Se midió la distribución de estos fotones y se encontró que estaban distribuidas aleatoriamente dentro del recipiente. Este era el resultado esperado.

Error 1. Se menciona que en un recipiente (no se explica qué tipo de recipiente) se ha creado vacío (no se menciona el nivel de vacío) y que sólo se han "dejado" fotones de luz" en su interior. Incluso se dice que se "midió" la distribución (supongo que espacial) de dichos fotones, aunque no se menciona qué instrumento se utilizó para este maravilloso efecto.

Esto es una falsedad puesto que los fotones, aunque concebidos como partículas o paquetes de energía luminosa, no pueden existir por sí mismos dentro de un "recipiente", pues se mueven a la velocidad de la luz y cuando interaccionan con los materiales, como la pared del supuesto recipiente, son fácilmente absorbidos, deflectados y normalmente se pierden, a menos que haya una fuente de luz (o radiación) que los genere.

Afirmar que se han dejado unos fotones en un recipiente, como si fuesen granos de arena o moléculas de gas, demuestra un grave desconocimiento de la física, y constituye una flagrante mentira pseudocientífica.

Entonces se colocó dentro del recipiente una muestra de ADN y la localización de los fotones se midió de nuevo. En esta ocasión los fotones se ORGANIZARON EN LÍNEA junto al ADN. En otras palabras el ADN físico produjo un efecto en los no físicos fotones.

Después de esto la muestra de ADN fue removida del recipiente y la distribución de los fotones fue nuevamente medida. Los fotones PERMANECIERON ORDENADOS y alineados en donde había estado el ADN. ¿A que están conectadas las partículas de luz?
Error 2. Se menciona que al introducir ADN (supongo que es una muestra de ácido desoxirribonucléico) en el recipiente con "fotones" (obviamente vacío), éstos se alinean, como si fuesen soldaditos. Los fotones sólo se alinean en la luz coherente, como la que producida por los emisores LASER, y escapan a una velocidad de 300 mil km sobre segundo, en línea recta, y no como una doble hélice como la del ADN. El ADN es incapaz de alinear fotones a esa velocidad.
Gregg Braden dice que estamos impelidos a aceptar la posibilidad de que existe un NUEVO campo de energía y que el ADN se está comunicando con los fotones por medio de este campo.
Conclusión. El supuesto "nuevo campo de energía" es una verdadera patraña, a la luz de la evidencia de los errores cometidos.

____________________

Sin embargo, haciendo mi tarea, y siguiendo el hilo de las supuestas patrañas de Gregg Braden, recorrí el sitio oficial de este personaje, sin encontrar el artículo referido en su versión en inglés. Sólo en el apartado de referencias técnicas está la mención del trabajo de Poponin.

Accedí a esa liga y me encontré con que el trabajo, aparentemente serio, lleva el título de "The DNA phantom effect" (o en mi mejor traducción: el efecto fantasma del ADN). Es una lástima que sólo esté disponible en esa liga como texto, pues se mencionan varias tablas que me hubiesen gustado ver. La descripción es muy técnica pero difiere totalmente de lo que se afirma en el multimencionado artículo.

Buscando más me encontré con un sitio que menciona el experimento y resultados de Poponin, vistos desde otro ángulo. Esta nueva referencia se parece mucho al artículo que nos atañe, aunque está en inglés. Aquí se encuentra, desde mi punto de vista, el origen del craso error que se ha arrastrado hasta lo que se ha publicado, en versiones iguales. Está tendenciosamente insinuando que los fotones se han encerrado en un tubo. Esto es el origen de la falsedad, pues el experimento original no lo menciona así.

Lo que se menciona en el original de Poponin es que se hace bombardear una muestra de ADN con luz láser coherente de baja frecuencia. Una vez que se retira la muestra de ADN, al parecer queda una especie de huella o fantasma de ese ADN, detectada mediante un "laser photon correlation spectrometer" (espectrómetro de correlación de fotones láser). De eso se trata el experimento, de irradiación de ADN con luz laser (que atraviesa un tubo de vidrio) y la detección de los patrones de dispersión antes, durante y después de la exposición del ADN (no dice en qué forma estaba el ADN). El artículo no está orientado a relacionar el ADN con las emociones

Este último texto NO tiene autor, ni fecha, ni referencias que puedan ser consultadas, parece poco serio y muy tendencioso. Desde mi punto de vista, este es el origen de las falsedades, un artículo escrito por alguien que gusta de torcer lo que se publica con seriedad, para hacerlo pasar como cierto o verídico, y que tiene la intención plena de sorprender incautos. Por supuesto que Gregg Braden no es el autor de esta barbaridad. Los escritos de su autoría tienen otro estilo, como se puede ver en su página:
http://www.greggbraden.com

Así que, para mala fortuna de todos los implicados, un artículo serio de Poponin, torcido por una persona anónima con intenciones totalmente malsanas, quizás manoseado por otras personas y traducido pobremente por un (¿una?) tal Abjini Arraiz, llega a manos de personas con buenas intenciones pero con escasa voluntad de dudar, que lo publican confiando en la seriedad de la fuente.

Yo cometí el error, y lo reconozco abiertamente, de pensar que en realidad Gregg Braden ERA el autor de la falsa nota, sin consultar más. Le debo unas disculpas a él y también a quienes critiqué en su momento por haber publicado ese galimatías de texto, por haber sido tan duro en mis comentarios y tan crédulo en cuanto a esta supuesta autoría.

Como conclusión, Gragg Braden NO escribió ese galimatías del ADN y las Emociones. El autor es anónimo y al parecer sólo hizo su "gracia" para colgarle a Braden un sucio milagrito de desinformación.

Otro elemento a considerar es que el experimento 2 se lo achaca a "los militares" sin dar más referencias. Como he dicho antes, la falta de referencias no invalida lo escrito, simplemente imposibilita la búsqueda de elementos para verificar la certeza de las afirmaciones ahí contenidas. Un buen investigador siempre dará las referencias que le den sustento a sus afirmaciones, incluso si se trata de sus propios experimentos.

He criticado mucho la forma irresponsable con la que se publican textos de dudosa procedencia, como el multi referido, y yo caí en ese mismo juego al enfocar mis ataques de escepticismo en alguien que NO era el autor.


2 comentarios:

Eugenio Manuel Fernández Aguilar dijo...

Gran artículo, sí señor. Me gusta lo que he visto en este blog. A mi también me gusta luchar contra errores conceptuales y pseudociencias.

Ven a verme cuando quieras, pasa sin entrar. Y, si lo deseas, apúntate en mi lista de los que no conocemos a gente con poderes paranormales.

J.M.Calama dijo...

Deberías leer directamente al Dr. Poponin en vez de opinar acerca de lo que terceros han escrito de lo que oyeron a su vez a otros terceros (haz honor a los buenos hábitos de investigación en vez de utilizar la crítica fácil, si fueras investigador habrías ido a las fuentes, Garaiev y Poponin).
Greg Braden explica con metáforas para las masas, que no muchos tienen el don de hacer metáforas de temas tan difíciles como lo es la física, de modo que el vulgo pueda entender un poco lo que hay detrás. Pero obviamente, no somos niños de colegio, sus trabajos divulgativos no se pueden tomar como referentes exactos de ningún experimento.
Garaiev, para darte un poco de luz, estudió la superconductividad del ADN, y como afecta el ADN a la luz del entorno midiendo los patrones de interacción, y ruido de fondo con/sin ADN presente, y no si el ADN hace que un grupo de fotones se ponen a bailar la samba al unísono, y vaya cada uno por su sitio si el ADN no está, por Dios, que hasta aquellos a los que se le cuenta la metáfora saben que es una metáfora, y que lo que hay detrás es algo mas complejo que no alcanzan a comprender de otra manera!!!

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.