lunes, 16 de junio de 2008

Se identifican varios planetas de tamaño mediano


Desde el NY Times
Por DENNIS OVERBYE
Traducción: KC


Hay un montón de nuevos territorios en el cosmos, pero nada en donde se pueda colocar un campamento - aún.

Alrededor de un tercio de todas las estrellas similares al Sol en nuestra galaxia albergan planetas de tamaño modesto, según un estudio anunciado lunes por un equipo de astrónomos europeos.

En una reunión celebrada en Nantes, Francia, Michel Mayor del Observatorio de Ginebra y su grupo presentaron una lista de 45 nuevos planetas, que van en masa desde un poco más grande que la Tierra hasta aproximadamente el doble de masivo que Neptuno, de un conteo de unas 200 estrellas.

Todos los planetas orbitan sus estrellas en 50 días o menos, bien dentro del tiempo correspondiente a la órbita de Mercurio, que ocupa 88 días para ir alrededor del Sol, y bien dentro de la distancia para freír a cualquier criatura con vida.

Entre esta abundancia hay un raro sistema triple-planetario de "super-Tierras" alrededor de la estrella HD 40307, a unos 42 años luz de distancia en la constelación de Pictor. Los planetas son aproximadamente cuatro, siete y nueve veces la masa de la Tierra y tienen periodos orbitales de 4, 10 y 20 días, respectivamente.

El Dr. Mayor llama a estos descubrimientos "sólo la punta del iceberg" en un comunicado de prensa del Observatorio Europeo Austral en Garching, Alemania.

Las teorías de formación de planetas, el doctor Mayor dijo en un correo electrónico desde Nantes, sostienen que los planetas más pequeños como super-tierras y Neptunos deben ser numerosas. "Pero, evidentemente, es una grata sorpresa al ver que con nuestros instrumentos tenemos la sensibilidad para detectar esa población", dijo.

Los astrónomos dijeron que los nuevos resultados indicaron que cuando sus instrumentos fueron lo suficientemente sensibles como para detectar planetas incluso más pequeños, tales planetas estarían allí para ser encontrados.

Sara Seager, una teórica planetaria en el Instituto de Tecnología de Massachusetts quien fue una de las organizadoras de la conferencia de Nantes, dijo en un correo electrónico, "Hemos tenido siempre la esperanza de que planetas de baja masa son comunes - para aumentar la oportunidad de que una Tierra análoga exista alrededor de una estrella cercana. "

En una concisa declaración, los principales rivales del doctor Mayor, un grupo de cazadores de planetas dirigido por Geoff Marcy de la Universidad de California, en Berkeley, y Paul Butler de la Carnegie Institution de Washington, dijeron que estaban haciendo su propio estudio, que se terminaría en el plazo de un año.

"Nuestro estudio comprobará el informe de Suiza, sobre el punto de que el 30 por ciento de las estrellas tienen super-Tierras o Neptunos orbitando más cerca de lo que Mercurio hace del Sol," dijo el grupo en un mensaje de correo electrónico.

El Dr. Mayor y su equipo descubrieron el primer exoplaneta orbitando una estrella regular, conocida como 51 Pegasi, en 1995. Ese planeta, aproximadamente de la mitad de la masa de Júpiter, recorre alrededor de su estrella herméticamente en un órbita con período de cuatro días. En los años transcurridos desde entonces, unos 270 exoplanetas han sido descubiertos, muchos de ellos al igual que el original, los llamados hot Jupiters, en un letal y abrasador abrazo con sus estrellas.

Parte de la razón de que tales sistemas inusuales hayan sido encontrados primero es que el método de detección está sesgado hacia la búsqueda de grandes planetas cerca de sus estrellas. Ambos grupos, el del Dr. Mayor y el del Dr. Marcy utilizan lo que se llama el método wobble, para deducir la presencia de un planeta de la que se aprecia el remolcador vaivén gravitacional que da a su estrella mientras la orbita. Cuanto más masivo es el planeta y más cerca está, más grande y más notable es el efecto remolcador que imparten.

El efecto remolcador perturba la la velocidad de la estrella relativa a la Tierra por lo menos unos cuantos metros por segundo en el caso de una super-Tierra. Esto causa un periódico cambio en la longitud de onda de la luz de la estrella.

En los últimos años, el grupo del doctor Mayor ha utilizado un espectrógrafo especial conocido como Harps (High Accuracy Radial Velocity Planet Searcher o Buscador de de planetas por velocidad radial de alta precisión), en un telescopio en el Observatorio Europeo Austral en el sitio de La Silla, Chile, para detectar esas pequeñas variaciones en estrellas.

"La detección de planetas con masas de la Tierra alrededor del 2 de masas (¡tal vez menos!) es posible", dijo el Dr. Mayor en un mensaje de correo electrónico.

Para hacerlo mucho mejor, los astrónomos tendrán que ir al espacio.

Aproximadamente una de cada 14 estrellas alberga un enorme planeta gigante como Júpiter o Saturno, estimó el doctor Mayor. Si, de hecho, uno de cada tres alberga Neptunos o super-Tierras, es una situación atractiva para los astrónomos y para otros que les gustaría algún día encontrar un lugar habitable, o incluso a alguien que vive allí afuera.

La Dra. Seager comparó la búsqueda con un gigantesco juego de Sudoku. "Cada vez que colocamos un número clave", dijo en un mensaje de correo electrónico, "damos un gran paso para terminar: la búsqueda de planetas habitables y la comprensión de qué tan raro o común en realidad es nuestro sistema solar".

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.