martes, 24 de junio de 2008

Para los buscadores de vida extraterrestre, nuevas razones para tener esperanza

Desde el NY Times

Por NATALIE ANGIER
Traducción, resumen y comentario final: KC


Brillen, brillen, todas ustedes, estrellas

Con sus Tierras, Neptunos y Martes.

Yo les canto un hola a través del vacío

Para su Plutón.. digo... plutoide.

Sea cual sea el nombre, las leyes lo demandan

Eres una estrella. Muéstrame tu planeta.

Para aquellos de nosotros que aún lloramos por la desaparición de la franquicia "Star Trek" y su visión del cosmos como un club nocturno multicultural y ocasionalmente letal, el anuncio hecho la semana pasada sobre las muchas estrellas del tamaño del Sol en nuestra galaxia que están galardonadas con planetas del tamaño de la Tierra, fue, francamente, la tocada.

Los mundos recién detectados están demasiado cerca de sus estrellas paternas como para tener alguna posibilidad de albergar vida microbiana, incluso, por no hablar de nadie capaz de buscar a su jefe por el interfon. Sin embargo, el descubrimiento dio a los astrónomos y a los buscadores de extraterrestres un poco de esperanza. Por una razón, los planetas son alentadoramente compactos. En la última década, los astrónomos han encontrado unos 250 planetas extrasolares, pero la mayoría han sido prohibitivamente Jovianos: bolsas celestes de gas de las que se presume que no tienen superficie sólida, además de tener cientos de veces la masa de la Tierra. En el nuevo informe, Michel Mayor del Observatorio de Ginebra y sus colegas dijeron que habían encontrado 45 planetas que fueron sólo unas pocas veces tan masivo como nuestra querida base azul, lo que significa que, al igual que la Tierra, están hechas probablemente de roca.

El recuento también es proporcionalmente impresionante: aproximadamente una de cada tres estrellas contabilizadas mostraron signos de albergar planetas pedregosos, y otros investigadores realizando estudios similares dijeron que la cifra podría ser más parecida a una de cada dos. Y aunque los 45 planetas en la lista de Ginebra son todos "abraza-estrellas", como un astrónomo lo describió, con periodos orbitales de 2 a 50 días - incluso Mercurio necesita de casi tres meses para circunnavegar el Sol - los investigadores confían en que otros planetas rocosos quedan por ser encontrados en distancias más terrícolas de sus soles.

Para algunos teóricos, los nuevos resultados prácticamente garantizan la existencia de otros mundos parecidos a la Tierra.

"Supongamos que usted tiene una tribu, y los miembros más notables son los guerreros, porque son aventureros, que deambulan por ahí, son los primeros en ser ubicados", dijo Douglas N.C. Lin, profesor de astronomía y astrofísica en la Universidad de California, Santa Cruz. "Pero usted sabe que por cada guerrero, hay una familia detrás de él".

El Dr Lin continuó, "Así como puedes extrapolar el tamaño de la población a mayor profundidad en los bosques a partir del número de guerreros, así la presencia de estas super Tierra de período corto, implican que hay grupos de otros planetas más lejos". Planetas potencialmente agradables para la vida. "Me imagino que una gran parte de las estrellas similares al Sol, quizás más del 10 por ciento, tienen planetas habitables alrededor de ellas", dice el Dr. Lin.

Ya sean habitables o abominables, los planetas son ineludibles. "Ustedes hacen una estrella, ustedes probablemente van a obtener planetas", dijo Seth Shostak, un científico de alto nivel en el Instituto SETI en Mountain View, California "Son como los programas que vienen gratis cuando usted ordena una computadora".

Cuando una nube de polvo y gas se colapsa para hacer una nueva estrella, girando más rápidamente y más rápidamente mientras se encoge, la competencia de las fuerzas de gravedad, la presión y la rotación es la causa de que algunas de sus regiones centrales se aplanen en un disco, más bien como la falda de una patinadora que vuela en círculos, mientras junta sus brazos al cuerpo para girar más rápido. Los planetas a su vez se condensan del polvo, gas y hielo de ese disco central, en secuencias que los investigadores han comenzado a modelar. En opinión del Dr. Lin, la evolución planetaria es una especie de asunto Darwiniano, mientras los embriones planetarios compiten entre sí para agrandarse con metales pesados del disco como "alimento", mientras que luchan para no ser consumidos por un hermano o arrojados hacia la estrella madre.

Si abundan los planetas, los científicos sospechan que la vida abunda también, al menos de la especie microbiana. Después de todo, dijeron, la vida surgió aquí con relativa rapidez, tal vez 800 millones de años después del nacimiento de la Tierra por condensación - y luego permaneciendo en forma unicelular en los siguientes tres millones de años o más.

Ansiosos por identificar otra Gaia, los astrónomos tienen grandes esperanzas en la nave espacial Kepler que se lanzará en febrero próximo. Kepler tendrá un enfoque diferente en su exploración de planetas, dice la doctora Sara Seager. Kepler hará un seguimiento de 100,000 estrellas durante cuatro años, lo suficiente como para detectar el cruce ocasional de cualquier planeta con órbita como la nuestra. "Se asemeja a la gran edad de la exploración del siglo 16," dice Shostak Dr. "Identificaremos las estrellas que tienen planetas", y lo que es más importante, "la fracción de esos planetas que son pequeños planetas terrestres".

Con ese amplio atlas planetario en la mano, podemos seleccionar los lugares más propicios para el envío de sondas: los planetas que están relativamente cerca, y más cercanos en especie al que mejor conocemos. Podemos buscar los planetas rocosos que siguen trayectorias estables, que estén cubiertos con nubes de vapor de agua que indican océanos líquidos por debajo, y pudiera ser, oxígeno atmosférico, la voz de una biósfera. "El oxígeno es tan reactivo que no debe estar en la atmósfera a menos que sea producido por algo así como la fotosíntesis," dijo la Dra. Seager. "Es un gran indicador de la vida."

Es posible que nunca visitemos estos mundos en persona, pero quien sabe lo que podamos manejar mediante proxys. "Podríamos enviar algo del tamaño de una pelota de golf", dijo el Dr. Shostak: "Podríamos enviar algo con ojos, narices, orejas y manos robóticas, todos los sentidos que hacen cosas interesantes". Que podamos vivir mucho y prosperar, con nuestra segunda cabeza en las estrellas, pero nuestros pies mortales seguros sobre el suelo.
___________________________
Comentario final.

Existe una gran diferencia entre este tipo de búsqueda, sistemática, inteligente, apoyada en los más recientes desarrollos de la ciencia y la tecnología, con pocos pero significativos avances, y las aseveraciones extremadamente arbitrarias y dogmáticas de los pregoneros del fenómeno ovni con la hipótesis extraterrestre. O como los supuestos contactados, abducidos y hasta aconsejados por seres provenientes de las estrellas.

Lo más fácil para los charlatanes es tomar las palabras de gente que se quema las pestañas en una actividad de investigación científica seria y adoptarlas como bandera de fe para crear sus universos alternativos, como fuente de las "realidades". que tanto presumen conocer No me extrañaría que a partir de estos descubrimientos surjan pregoneros que reclamen el contacto psíquico o físico de habitantes de estas super tierras.

Ya veremos.

Imagen: desde NY Times por Serge Bloch

No hay comentarios:

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.