martes, 29 de julio de 2008

La edad de un cráter en la Luna lo hace atractivo como sitio para base lunar


El fechado del cráter Shackleton sugiere que puede ofrecer suministro de hielo.

Un pedazo de terreno sobre la Luna es mucho más viejo de lo que se había pensado anteriormente, lo que significa que hubo más tiempo para que se acumulara el hielo de agua. La conclusión, basada en el análisis de los datos de la
misión SMART-1, hace que el cráter sea un sitio muy atractivo para una colonia lunar, según los científicos detrás del estudio.

El
cráter Shackleton tiene 20 kilómetros de largo y se asienta cerca del polo sur de la Luna. Se vislumbra como un sitio para una base lunar, ya que su parte inferior hay sombra permanente - una condición previa para el almacenamiento de hielo, si es que existe allí. Por el contrario, el borde del cráter parece beneficiarse casi todo el año del sol, indispensable para cualquier base con energía solar.

Los científicos bajo la dirección de Paul Spudis del Instituto Lunar y Planetario en Houston, Texas, han utilizado imágenes de la
sonda SMART-1 de la Agencia Espacial Europea, para determinar la edad del cráter mediante un cuidadoso recuento de los más pequeños cráteres de impacto a su alrededor. "Hemos encontrado que es mucho más viejo de lo que se había pensado anteriormente," dice el miembro del equipo Ben Bussey del Laboratorio de Física Aplicada de Laurel, Maryland.

El Sistema Solar está lleno de desechos que bombardean todos los cuerpos dentro de sus límites, aproximadamente al mismo ritmo, por lo que contando los cráteres y observando la manera en que se superponen puede dar una indicación de la edad. Anterior estimaciones de la edad del cráter oscilaba entre menos de mil millones a 3,300 millones de años.

Pero las imágenes más detalladas obtenidas mediante el experimento AMIE de la SMART-1 permitieron que el equipo estimara la edad del Shackelton aproximadamente en 3,600 millones de años. El trabajo está publicado en Geophysical Research Letters1.

Inicio de un hogar

Esta es una buena noticia para los seres humanos, pensar en quedarse en la Luna durante un tiempo. "Tiene mucho más tiempo posible para acumular hielo", dice Bussey, "y más de mil millones de años es factible para acumular una cantidad significativa".

Hay todavía debate sobre si el hielo podría haber sido llevado a la Luna por cometas, o entregado por el viento solar
rico en hidrógeno, reaccionado con el oxígeno en las rocas de la superficie, para producir películas delgadas de agua.

La teoría de
Bussey, que un cráter de más edad ha permitido que más hielo se acumule, sólo se sostiene si el hielo llegó a la Luna en los cometas, dice Manuel Grande de la Universidad de Gales, Aberystwyth, Reino Unido, que trabajó en la misión SMART-1. Una fuente de viento solar podría depositar hielo, pero en tal lentitud que las pérdidas en gran escala anularían su acumulación.

La presencia de agua en la Luna todavía no se ha demostrado concluyentemente, añade Grande. Sin embargo, La
sonda Lunar Prospector de la NASA encontró evidencias de hidrógeno en ambos polos en 1999. "Parece perverso pensar que hay hidrógeno sin que sea agua", dice Grande.

Los próximos datos provendrán de la agencia espacial japonesa y su misión Kaguya, que inició en septiembre de 2007, dice Bussey. Otras
misiones futuras de investigación de la Luna incluyen el Orbitador Lunar Reconnaissance de la NASA, que ahora espera su lanzamiento a principios de 2009 después de una reciente demora. La Agencia Espacial de la India lanzará la nave Chandrayaan-1 en septiembre, con instrumentos a bordo para trabajar en experimentos de geología y química de la superficie lunar, especialmente en los polos. "Entre [estas misiones] esperamos que se haga un mapa de los lugares más prometedores que tengan hielo", dice Bussey.

Desde Naturenews.
Por
Katharine Sanderson
Traducción: KC
Imagen
NASA/JPL/USGS

1 comentario:

Anónimo dijo...

Organizaciones tan prestigiosas como la NASA usan SUSE Linux Enterprise Server para operaciones informáticas de alto rendimiento en los más importantes supercomputadores.

Superordenadores de todo el mundo están funcionando con SUSE Linux Enterprise Server de Novell(R) y prueba de ello es que, de acuerdo con TOP500, proyecto que sigue y detecta tendencias en informática de alto rendimiento (HPC: High Performance Computing), SUSE Linux Enterprise es actualmente la solución de Linux favorita de los mayores superordenadores HPC.

De este modo, de los 50 superordenadores más importantes del mundo, el 40 por ciento están funcionando con SUSE Linux Enterprise, incluyendo los tres más importantes:

* IBM eServer Blue Gene del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore,
* IBM eServer BlueGene/P (JUGENE) del Centro de Investigación de Jülich (Alemania), y
* SGI Altix 8200 del Computing Applications Center, en Nuevo México.

Gracias a una oferta de software de código abierto económica y de alta calidad y hardware de bajo coste, Novell y sus partners permiten disfrutar de las mismas funcionalidades informáticas de alto rendimiento de las que se benefician los superordenadores a empresas y clientes del denominado segmento mediano de distintos sectores, como el manufacturero, el de la investigación o las entidades académicas.

Clientes como Audi, la división de Supercomputación avanzada de la NASA, MTU Aero Engines, el Instituto de Tecnología de Tokio, Porsche Informatik, la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad de Tecnología de Swinburne y Wehmeyer están utilizando superordenadores y clusters de ordenadores con SUSE Linux Enterprise Server para gestionar cargas de trabajo de misión crítica con tiempos de parada mínimos.

En el caso de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA, tres de sus superordenadores funcionan con SUSE Linux Enterprise de Novell. Estos equipos se utilizan para evaluar si tecnologías de próxima generación cumplen los requisitos científicos y técnicos, programas de lanzamiento y funcionamiento de sus sistemas de control, así como para el soporte de iniciativas de operaciones espaciales, científicas y aeronáuticas de la NASA. Además, el próximo superordenador de la NASA, cuya finalización está prevista para este verano, también funcionará con SUSE Linux Enterprise Server y, cuando esté instalado, será uno de los mayores sistemas SGI Altix ICE, equiparable al actual tercer superordenador más potente del mundo.

“En la NASA trabajamos para resolver algunos de los desafíos más complejos de la ciencia, por lo que es fundamental contar con un sistema operativo que nos permita lograr el más alto nivel de funcionalidad informática. Cuando elegimos un sistema operativo, nuestras dos principales consideraciones son el rendimiento y la flexibilidad. Contar con el sistema operativo adecuado nos permite superar los límites del rendimiento informático e introducir nuevos niveles de innovación en nuestros programas espaciales, científicos y aeronáuticos”, afirmó William Thigpen, engineering branch chief de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA.

El ámbito de la informática de alto rendimiento también supone una oportunidad para los partners de Novell. Así, empresas como Appro International, Atipa Technologies, Cluster Resources, HP, Penguin Computing, SGI y Teradata están incorporando SUSE Linux Enterprise Server a las soluciones informáticas de alto rendimiento que suministran a sus respectivos clientes.

SUSE Linux Enterprise lleva siendo líder del mercado de la informática de alto rendimiento durante más de una década, un liderazgo basado en la potente herencia técnica de esta distribución.

“SUSE Linux Enterprise se ha convertido en el sistema operativo HPC de referencia gracias a sus capacidades de rendimiento y escalabilidad, y a la amplia variedad de software de fuente abierta y herramientas de desarrollo disponibles. Al aprovechar las ventajas de los servidores estándar y grupos de ordenadores que están funcionando con SUSE Linux Enterprise, los clientes y colaboradores pueden crear e instalar los mejores productos y aplicaciones de tipo HPC del mundo”, afirmó Carlos Montero-Luque, vicepresidente de Gestión de Producto de Soluciones de Plataforma Abierta de Novell.

Estadística de Top 500 por familia de Sistema Operativo - Junio 2008

Estas son las principales conclusiones de la lista con el Top-500 de supercomputadores mundiales, publicada hoy desde la Conferencia Internacional de Supercomputación que se celebra en Dresden. Según el informe el gigante azul ha fabricado 210 de los 500 sistemas, incluidos cinco de los diez primeros, encabezados por el Roadrunner, el supercomputador del Departamento de energía estadounidense que recientemente ha superado la barrera del petaflop, siendo además uno de los que tienen mayor eficiencia energética. El segundo fabricante por número de sistemas en el top es HP con 183 y Sun Microsystem puede presumir de la fabricación de cuatro de los diez primeros. Por procesadores, Intel domina el 75 de los sistemas y el 90% de los que integran de cuádruple núcleo, utilizados en la mitad de las máquinas. La mayor parte de los sistemas contienen entre 2049 y 4096 procesadores, más del doble que hace seis meses. En cuanto a sistemas operativos se impone SUSE Linux Enterprise de Novell, que gobierna nada menos que 20 de los 50 primeros, incluyendo los tres superordenadores más potentes. La lista contiene una incorporación significativa por lo poco usual que es ver un “Windows” en este tipo de sistemas. En concreto en el puesto 23 un Windows HPC Server 2008, que además es la primera vez que corre sobre hardware de IBM. Por países, Estados Unidos aloja a 257 máquinas, Reino Unido 53, Alemania 46, Francia 34, Japón 22 y China 12.

Y nosotros podemos disfrutar de todo ese poder con nuestro humildes PCs y openSUSE!.

Fuentes:

* Top500.org
* The Inquirer ES - IBM, Intel y SUSE Linux dominan la supercomputación mundial

Link de la noticia:

http://www.theinquirer.es/2008/06/18/imb_intel_y_suse_linux_dominan_la_supercomputacion_mundial.html

Escepticismo Activo

Grupos de Google
Suscribirte a Escepticismo activo
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Recientes ciudadanos de Higadolandia

Se ha producido un error en este gadget.